Hong Kong se viste de fiesta para celebrar un año más el torneo de rugby a 7

 

Hong Kong, 25 mar (EFE).- Hong Kong se vistió de fiesta este fin de semana para acoger el máximo evento deportivo del año en la isla, la sexta edición de las series mundiales del torneo de rugby a 7 y que miles de aficionados siguieron en el estadio principal de la antigua colonia.

La jornada electoral de este domingo en Hong Kong se vio amenizada por el torneo, que atrajo a aficionados disfrazados de almirantes, policías de Nueva York, “cheerleaders” o toreros, un variopinto grupo que celebró durante los últimos tres días el encuentro social más sonado de la antigua colonia británica.

El día se tornó especialmente positivo para los seguidores de la selección española, que se impuso a Japón por 17-12 en las semifinales del torneo, logrando de esta manera una de las tres plazas que la International Rugby Board (IRB) puso en juego en la cita asiática.

En el apartado femenino, la selección española de rugby a 7 se impuso a la china por 12-7 en la final de la Copa de Plata de las series mundiales, pese a no lograr entrar en la categoría de oro después de caer derrotada en su primer encuentro en el torneo ante Estados Unidos.

La atmósfera festiva y carnavelesca -no faltaron aficionados disfrazados de superhéroes o personajes de Los Increíbles- rodea los encuentros que durante esta época del año se celebran en Hong Kong, atrayendo a miles de aficionados de todas partes del mundo, en especial de Inglaterra, Nueva Zelanda y Australia.

El torneo de rugby a 7 de Hong Kong es uno de los más importantes del panorama internacional y, sin duda, el acontecimiento estrella de la antigua colonia británica, que el año pasado recibió más de 20.000 visitas internacionales.

Según explicó a Efe Jhon Lee, un financiero británico que se desplazó a Hong Kong para asistir a los partidos, los ‘sevens’ de Hong Kong son una cita ineludible para cualquier aficionado al rugby por la fiesta y el buen ambiente que rodean a los encuentros deportivos.

La ciudad se prepara durante meses para estos tres días de celebraciones y fiesta en los que Hong Kong cuelga el cartel de agotado en todos los establecimientos hoteleros de la ciudad.

Debido a la masiva afluencia y ante el escaso número de entradas que se ponen a disposición del público general, y que las grandes compañías financieras compran por adelantado para regalar a sus empleados y mejores clientes, la reventa se convierte en otra práctica emblemática de este evento.

Aunque no es sólo la reventa la fuente extra de ingresos durante estos días -que acaban siendo unos de los más fructíferos del año para hacer negocios en Hong Kong-, ya que cientos de fans se quedaron a las puertas del recinto deportivo después de que la policía confiscara medio millar de entradas falsas a las puertas del estadio.

La mayor parte de estos tickets ilegales habían sido adquiridos en páginas webs extranjeras, por los que se habían pagado entre 1.500 y 3.000 dólares de Hong Kong (entre 145 y 300 euros).

El torneo de Rugby Siete de Hong Kong, que dura tres días y concluye hoy, supone la sexta etapa del circuito mundial deportivo de 2012 y cuenta con la particularidad de desdoblar el certamen en dos desde un comienzo, ya que sólo 12 de los 24 equipos juegan por el Oro.

Por otro lado, la selección argentina, que competía en la categoría principal del torneo, perdió en cuartos de final ante la selección de Fiji por 19 puntos de diferencia, mientras que la de Uruguay, que competía en la misma categoría que España, logró sólo una victoria de los tres partidos disputados.


Leer más sobre este autor


Publicaciones anteriores de


Deja un comentario

comm comm comm