México, 25 Jun. (Notimex).- El director del Fideicomiso Centro Histórico, Inti Muñoz Santini, informó que la transformación que en los últimos años se hecho en 3.2 kilómetros cuadrados del perímetro A del Centro Histórico, ha permitido el repoblamiento de la zona.

En este sentido indicó que trabaja en coordinación con el sector privado e instituciones públicas en proyectos de vivienda en edificios que se encontraban en desuso o se utilizaban como bodegas.

Agregó que aunque el proceso de repoblamiento será lento por los años de estancamiento y crisis inmobiliaria, ya se tienen los primeros resultados del rescate del espacio público y recuperación del Centro Histórico.

Para este año, detalló, se prevé contar con una oferta de 200 departamentos que serán habilitados en 15 edificios que estaban abandonados.

De acuerdo con el censo de vivienda del año pasado, de 2005 a 2010 se revirtió el despoblamiento en el perímetro A del Centro Histórico en 8 por ciento, pues en 2010 se tenía una población de 34 mil habitantes, comentó.

Muñoz Santini señaló que se aplica una política de vivienda y trabajan en una nueva oferta inmobiliaria, donde se avanza con pasos certeros y permitirá en el corto plazo tener una amplia oferta de vivienda nueva, plural y accesible, en el marco del Programa Vivir en el Centro.

Explicó que el repoblamiento del Centro Histórico se debe a la generación de mejores condiciones de habitabilidad, infraestructura urbana, recuperación del espacio público y mejoramiento de las condiciones de seguridad, acciones que ha impulsado el gobierno local, lo que ha permitido avanzar en proyectos de vivienda.

Inti Muñoz explicó que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, la autoridad del Centro Histórico, el Instituto Nacional de Antropología y la delegación Cuauhtémoc trabajan para convencer a los propietarios de edificios vacíos y en desuso de esta zona de que los ofrezcan en renta o venta.

Destacó que el Centro Histórico cuenta con mil 800 monumentos o sitios de valor patrimonial.

Asimismo, dijo que en las modificaciones del Programa Parcial de Desarrollo Urbano aprobado en 2010 por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, se establecen los mecanismos que dan flexibilidad en el uso del suelo.

De esta forma se favorece el desarrollo de proyectos de vivienda en el Centro Histórico y una nueva reglamentación en las bodegas para determinar un porcentaje máximo del espacio que se puede ocupar en cada edificio.

Lo anterior facilitará que los proyectos para rehabilitar edificios que sean utilizados para vivienda cuenten con autorizaciones, permisos y licencias de manera rápida y expedita, cosa que antes no ocurría.

En tanto, organismos públicos, privados, federales y locales se han comprometido a apoyar el desarrollo de proyectos de vivienda que puedan financiar o asociarse.

El financiamiento para la rehabilitación de los inmuebles podrá ser otorgado por organismos públicos federales como el Infonavit, el Instituto de Vivienda capitalina, instancias mixtas, algunos bancos, la Fundación del Centro Histórico y empresas inmobiliarias.

Así, se generará un esquema mixto y un abanico de posibilidades para la adecuación de los inmuebles, además de que los propietarios que desarrollen obras de rehabilitación de los edificios recibirán incentivos fiscales que la ley establece.

Entre ellos está la exención durante el periodo de la obra de hasta 80 por ciento en el pago del impuesto predial.

En el caso de las bodegas en edificios que no fueron creados para vivienda u oficinas, de acuerdo al nuevo programa parcial urbano irán desapareciendo y limitando su tamaño.