Desde el 15 de julio de 2015 al 5 de diciembre de 2016, la Comisión Nacional de Hidrocarburos ha celebrado licitaciones de 46 campos petroleros, en los cuales 49 empresas privadas han ganado, incluyendo 25 mexicanas. Una de las principales promesas de la Reforma Energética es la reducción del precio de gasolinas, gas LP y tarifas eléctricas gracias al aumento de producción de petróleo y gas. Sin embargo, a dos años de iniciado el proceso, las petroleras competidoras de Pemex sólo han producido 0.7 por ciento y la Empresa Productiva del Estado el 99 por ciento restante, por lo que se sigue importando.

Ciudad de México, 26 de febrero (SinEmbargo).– Uno de los principales objetivos de la Reforma Energética, la corona de las reformas del sexenio, es aumentar la producción petrolera para fortalecer las exportaciones, reducir la dependencia de lo energéticos importados y con ello mejorar los precios finales de las gasolinas, el gas LP y las tarifas eléctricas, ha dicho el mismo gobierno en reiteradas ocasiones.

Sin embargo, a dos años de que comenzó el proceso de licitación de campos petroleros, con solo cinco contratos aprobados, las petroleras privadas han producido solo un 0.7 por ciento de hidrocarburos y Pemex sigue acaparando el 99 por ciento, de acuerdo con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

Después de la firma de contrato, las empresas deben presentar su plan de exploración para luego tener un periodo de explotación de cuatro años (2015-2019).

Su director, Juan Carlos Zepeda, dijo durante un taller para prensa que esta producción todavía no se exporta por lo que el crudo es vendido a Pemex. El viernes la mezcla mexicana se vendió a 45 dólares el barril.

Desde el 15 de julio de 2015, en el marco de la caída de los precios del petróleo internacional, México abrió las puertas a la inversión privada luego del largo monopolio de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el sector energético.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos ha celebrado las primeras licitaciones para la exploración y extracción de 46 campos petroleros, los cuales han sido adjudicados a 49 empresas privadas (25 mexicanas). De ellas, 22 han ido individuales y 27 en consorcio con otras.

De acuerdo con datos de esta dependencia, cuatro compañías petroleras –que no son Pemex– produjeron mil 226 barriles diario en diciembre de 2016 y 12 mil 654 barriles desde mayo, cuando firmaron el contrato.

Pemex, ese mismo mes, produjo 2 mil 035 barriles de crudo diario y 2 millones 154 mil barriles diarios durante todo 2016. Importó 799.5 miles de barriles diarios y exportó 185.5 miles de barriles diario el año pasado.

De mayo a diciembre, en promedio la canadiense Renaissance Oil, las mexicana Lifting y Diavaz y la holandesa Canamex Dutch han producido 717, 625, 133 y 117 barriles diarios de petróleo, respectivamente.

Todas ellas produjeron en los campos terrestres ubicados en Veracruz, Tamaulipas y Chiapas que fueron adjudicados durante la licitación 3 de la Ronda Uno llevada a cabo el 15 de diciembre de 2015 y la firma del contrato se dio en mayo de 2016, con base en las estadísticas de la CNH.

Las otras petroleras que ganaron áreas terrestres para esta licitación no han producido. Se trata de las mexicanas Perseus, Grupo Diarcquo, Strata Campos Maduros, Sistemas Integrales de Compresión, Consorcio Manufacturero Mexicano, Geo Stratos, Grupo R Exploración y Producción, Sarreal y Construcciones y Servicios Industriales Global. La estadounidense Roma Energy Holdings también.

“HA SIDO UNA OPERACIÓN DE PAPEL”

La primera licitación celebrada el 15 de julio de 2015 fue un día histórico. México abría sus campos petroleros a la inversión privada luego de más de 70 años del monopolio de Pemex, hoy saliendo de problemas financieros.

Pero no han realizado ninguna visita a estos bloques ubicados en aguas no profundas cercanas a Tabasco y Veracruz.

“Ha sido una operación de papel porque los precios del petróleo no repuntan y no hay negocio”, afirmó el ingeniero e investigador económico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Fabio Barbosa Cano.

En 2014 el barril de petróleo internacional se vendía en 100 dólares por uno. Este año, pese a que ha repuntado ligeramente, sigue en 50 y 55 dólares.

El 30 de septiembre de 2015 se llevó a cabo la segunda licitación, donde se ofertaron áreas en aguas no profundas para extracción de hidrocarburos en el litoral de Tabasco.

Ganaron la italiana Eni Internacional y las estadounidenses Pan American Energy (con E&P Hidrocarburos) y Fieldwood, las cuales firmaron el contrato en noviembre de 2015.

Como petrolero, Fabio Barbosa ha visitado la mayoría de las áreas ofrecidas en la licitación tres de la Ronda Uno, celebrada en diciembre de 2015, pero “están intactas”. Aquel día 15 empresas ganaron 26 campos terrestres.

Un campo emblemático, ubicado en Macuspana, Tabasco y ganado por Geo Stratos, está “absolutamente abandonado, toda actividad está detenida; es una privatización congelada”.

Al contratista no le conviene perforar o sustituir tubería en la actual situación de precios del petróleo, dijo.

Finalmente, en diciembre de 2016 la Comisión Nacional de Hidrocarburos realizó la cuarta licitación de la Ronda Uno, en la cual se adjudicaron ocho áreas en aguas profundas, el plato más esperado.

En la Cuenca Salinas ganaron el consorcio Statoil-BP-Total, Carigali Mexico Operation y Sierra Offshore Exploration, y el de Murphy Sur-Ophir México Holdings Limited-PC Carigali México Operations-Sierra Offshore Exploration.

El Cinturón Plegado Perdido fue adjudicado a la China Offshore Oil Corporation, Total, Chevron, Pemex e Inpex.

ADEMÁS

 

 


También te puede interesar