El Sistema de Transporte Masivo y Teleférico del Estado de México dice no tener el proyecto ni el contrato ni la convocatoria del Mexicable. La dependencia que actualmente se encuentra a cargo del sistema de transporte informó que todo ese proceso estuvo en manos de la ahora extinta… Secretaría de Agua y Obra Pública. A más de 7 meses de su inauguración no queda claro cuál fue el esquema de financiamiento, qué empresas lo construyeron y por qué el proyecto les fue asignado.

Ahora será la Subsecretaría de Obra Pública, dependiente de la Secretaria de Infraestructura del Estado de México, la que deberá responder si ella tiene los documentos y en caso de que así sea, deberá informar si serán públicos o los reservará.

Ciudad de México, 25 de mayo (SinEmbargo).- Luego de siete meses de su inauguración, poco se conoce sobre el esquema de financiamiento del Mexicable, el primer transporte teleférico ubicado en el Estado de México. Se sabe que fue financiado en asociación público-privada, pero el contrato al día de hoy no es público.

SinEmbargo solicitó a través del Sistema de Acceso a la Información Mexiquense (Saimex) copia de la convocatoria del proyecto, la justificación, la licitación del proyecto que incluya el nombre de la empresa (o empresas) que lo construyó, el estudio de impacto ambiental, costo total de la obra y si el precio final fue el que se fijó en un inicio o aumentó.

Para conocer el proyecto del teleférico Mexicable, se ingresó la solicitud al Sistema de Transporte Masivo y Teleférico del Estado de México. Pero la respuesta obtenida explicó el error cometido por el solicitante, ya que el Sistema de Transporte Masivo y Teleférico del Estado de México no tiene la información del transporte.

La respuesta firmada por Mónica Raquel Ortiz Maravilla señaló que la información solicitada no era generada ni administrada ahí, por lo que no se tenía posesión de la misma.

El Sistema se declaró incompetente para dar respuesta porque la obra se licitó en su totalidad y se ejecutó a cargo “de la entonces” Secretaría de Agua y Obra Pública y que el Sujeto obligado es entonces, la Subsecretaría de Obra Pública, dependiente de la Secretaria de Infraestructura.

Peña Nieto y Eruviel Ávila durante la inauguración del Mexicable. Foto: Cuartoscuro

A inicios de 2013, el Gobierno estatal desapareció la Secretaría de Transporte para dar paso a una estructura compuesta por siete dependencias que quedan a un mismo nivel. Ahora, en su lugar, aparecieron la Secretaría de Movilidad, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Metropolitano, la Secretaría de Comunicaciones, el Sistema de Autopistas, Aeropuertos, Servicios Conexos y Auxiliares, el Sistema de Transporte Masivo y Teleférico, y la Junta de Caminos del Estado de México.

Luego de la respuesta que brindó el Sistema de Transporte Teleférico, SinEmbargo solicitó, ahora a la Secretaría de Infraestructura, la información relacionada con el Mexicable. Será en la primera semana de junio cuando ya se tenga una respuesta, que podrá ser el contrato y la información del proyecto completa o una notificación de reserva.

De acuerdo con las cifras iniciales, el Mexicable transporta hasta 26 mil personas por hora en 190 cabinas que recorren 5 kilómetros de San Andrés de la Cañada a la Vía Morelos en Ecatepec.

Desde ahí la vista es de tenderos, casas grises, fábricas, canchas de fútbol de tierra que gozaron de pasto un solo día, el día que el Presidente Peña Nieto, junto con Eruviel, inauguró el teleférico. Era pasto sintético que un día después fue retirado.

El recorrido total es de entre 15 y 20 minutos y significa un ahorro de 35 minutos de trayecto. Consta de siete estaciones y las cabinas tienen capacidad para seis personas sentadas y dos a pie. Inicia en la vía Morelos, a un costado de Cerro Gordo, recorre el pueblo de Santa Clara, cruza la autopista México – Pachuca y se adentra en la colonia Hank González, donde sigue su recorrido paralelo a la Avenida San Andrés, para finalizar en la región de La Cañada.

El esquema de financiamiento fue de inversión público privada, se dijo que fue de mil 700 millones de pesos (60 por ciento del sector privado y 40 por ciento de recursos federales y estatales) y generó 300 empleos directos en su construcción y 40 permanentes, según la información oficial.

EL PROYECTO DE APOLINAR MENA

El Sistema de Transporte Masivo y Teleférico ofreció en su respuesta una copia de la Gaceta estatal en la que se publicó el Convenio del Mexicable en 2013, donde se establece un tratado para la construcción, operación, conservación y mantenimiento del Sistema de Transporte Teleférico en los municipios de Naucalpan, Ecatepec, Ixtapaluca, Tultitlán y Cuatitlán.

Una “necesidad urgente” fue la que orilló a firmar un Convenio de Coordinación, a fin de establecer reglas de participación para la licitación del otorgamiento de la concesión para el Mexicable.

“Ahora bien, en razón de la urgente necesidad de poner en marcha el Sistema de Transporte Teleférico en los municipios de Naucalpan, Ecatepec, Ixtapaluca y Tultitñám-Cuatitlán y, derivado de la complejidad de carácter técnico, económico y social que reviste tan importante proyecto, resulta indispensable coordinar los esfuerzos de las Dependencias y Entidades Públicas que, por sus atribuciones, coadyuvarán en su ejecución”.

Ahí participaron la Secretaría del Agua y Obra Pública, a cargo de Manuel Ortiz García, esta entidad se quedó con las tareas técnicas, infraestructura y normativa para el desarrollo del Proyecto.

También se encargó de la contratación de quien realizó los estudios de prefactibilidad y el anteproyecto técnico del teleférico, llevó a cabo todas las etapas del procedimiento de licitación pública para la adjudicación de la concesión para la construcción, operación, conservación y mantenimiento del Servicio de Transporte Teleférico.

Aportó su capacidad orgánica, administrativa y técnica, incluyendo sus instalaciones y personal técnico calificado, los recursos técnicos y económicos y todos los necesarios para el desarrollo.

También aprobó el proyecto ejecutivo e informaría a la Secretaría de Comunicaciones, ejecutó todas las acciones necesarias de financiamiento, supervisó las obras hasta su culminación, ayudó en la liberación del derecho de vía necesario para la construcción de las obras relacionadas, fue la que emitió el anuncio de terminación de obra y factibilidad de inicio de operación total o parcial, dio seguimiento al título de concesión, sólo hasta la conclusión de las obras y la instalación del equipo necesario para su operación y funcionamiento y fue la encargada de la administración de los recursos.

Por su parte, la Secretaría de Comunicaciones, entonces a cargo de Apolinar Mena Vargas fue la encargada de la entrega los títulos de concesión, elaboró las bases de licitación y la definición del título de concesión para suscribirlo.

Finalmente, autorizó el inicio de operación del Sistema de Transporte Teleférico.

Por su parte, la Secretaría de Transporte facilitó el otorgamiento de la Concesión, instauró en los municipios beneficiados del sistema un programa integral de transporte para que el Mexicable sea un complemento de los sistemas tradicionales de transporte y dirigió y organizó las mesas de negociación con los grupos de transportistas “con inquietudes en el procedimiento de construcción y operación de este medio de transporte”.

Finalmente, el Sistema de Transportes Masivo y Teleférico, entonces a cargo de Andrés Castillo Mondragón (ahora a cargo de Jorge Israel Barreiro Estrada), sólo le tocó dar seguimiento al título de concesión del teleférico, de su operación, conservación y mantenimiento.

De acuerdo con ese documento, la implementación del Sistema de Transporte tipo Teleférico se pensó como una propuesta novedosa para los usuarios, sobre todo en zonas que presentan una “orografía accidentada, en cuyos caminos o calles falta la debida pavimentación o, en las que simplemente sus características técnicas no han permitido la creación de vitalidades o caminos que comuniquen eficientemente las zonas habitacionales ubicadas en este tipo de tipografía en la entidad”.

Entonces, la “naturaleza” del Sistema de Transporte Teleférico, se planteó para aprovechar las ventajas geográficas irregulares y montañosas con las que cuenta el Estado de México, y para “estar a vanguardia en el servicio público de transporte en el ámbito nacional e internacional”.

El documento agrega que el titular del Ejecutivo Estatal buscó a través del convenio, emprender las acciones para salvaguardar la dignidad humana de los usuarios de transporte, diversificando las posibilidades de movilidad urbana, “conforme a las condiciones geográficas y tecnológicas lo permitan”.

El Decreto 54 se formó para dar cabida al Sistema de Transporte Teleférico y se pensó que el proyecto daría pie a la inclusión de comunidades mexiquenses de difícil acceso con necesidad apremiante de movilización, para conectarlos con los sistemas de transporte masivo ya existentes; que se mejorará la calidad de vida de cientos de mexiquenses al acercarles un servicio público de transporte más eficiente; y que además como beneficio adicional, traería un crecimiento económico en la entidad, pues sería un generador de empleos, derivado de la facilidad que estará a disposición de la población mexiquense para desplazarse de un lugar a otro, cubriendo rutas que se pensaba eran extensas o complejas; las regiones tendrán la posibilidad de volverse más competitivas, al abatir los tiempos de acceso, lo que permitirá sean más productivas.