El crecimiento de homicidios dolosos, robos y violaciones está fuera de proporción en San Luis Potosí y Soledad. La realidad objetiva echa abajo la justificación favorita de Gobierno y Ayuntamientos: “hay más delitos porque hay más gente”, dicen. No es así: la incidencia delictiva va a pasos más rápidos y amplios que la estadística poblacional.

Por Iraís Valenciano

San Luis Potosí/Ciudad de México, 26 de octubre (Pulso/SinEmbargo).- La inseguridad en San Luis Potosí es un tema constante. En las oficinas, chats, cafés, restaurantes, comidas familiares y redes sociales se escuchan, escriben y leen comentarios, opiniones e historias sobre asesinatos, hechos de sangre, golpizas, amenazas, robos y extorsiones.

También hay quienes retoman lo que dicen el Gobernador o el Alcalde capitalino ante esos sucesos delictivos; “fans” y detractores se enfrascan en discusiones vía Facebook sobre de quién es la culpa o qué nivel de Gobierno tiene la razón.

Sin embargo, la percepción de inseguridad no obedece sólo a opiniones o consideraciones subjetivas. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó el pasado 15 de octubre que 85 de cada 100 habitantes de la capital potosina observan una ciudad poco segura. La pregunta es: ¿hay razones para que los ciudadanos tengan miedo?

DETERIORO A TRAVÉS DEL TIEMPO

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública presenta mes con mes las cifras delictivas del país. En el caso de San Luis Potosí, un conteo de los delitos ocurridos entre enero y septiembre de 1997 evidencia que en ese entonces, el número de homicidios dolosos era de 196 en todo el estado. Diez años después (2007) la cifra disminuyó a 107, pero del 1 de enero al 30 de septiembre de 2017 la cifra disparó a 354 asesinatos con dolo.

Las violaciones también han ido en aumento: 142 entre enero y septiembre de 1997; 317 en ese mismo lapso pero del 2007 y 354 en lo que va del presente año.

Otro delito que se ha elevado considerablemente es el secuestro: Hace dos décadas no se reportó ningún caso; en 2007 (de enero a septiembre) hubo tres denuncias por ese delito y en los primeros nueve meses del 2017 suman ya 21.

Y ya que se habla de secuestros, vale la pena analizar lo que ha ocurrido en los últimos cinco años a nivel estatal: En el 2013, 19 personas fueron privadas de su libertad, todas ellas en la capital potosina. Durante el año siguiente se contabilizaron 13 casos, de los cuales 11 ocurrieron en la ciudad de San Luis Potosí, uno en Valles y otro en Moctezuma.

En el 2015 la cifra ascendió a 21 denuncias y fue evidente que los secuestradores ampliaron su radio de acción, pues 10 casos ocurrieron en la capital potosina, uno en Ahualulco, dos en Ciudad Valles, 5 en Soledad, dos en Villa de Arriaga y uno en Villa de Ramos.

Ya en el 2016 no fueron 6, sino 13 los municipios en los que ocurrieron 26 secuestros: SLP (8 casos), Soledad (1), Valles (2), Matehuala (1), Rioverde (2), Ciudad Fernández (1), Ébano (2), El Naranjo (2), Mexquitic (2), Salinas (1), San Vicente Tancuayalab (1), Santa María (1) y Villa de Ramos (2).

La situación en lo que va de este año no es alentadora, pues en nueve meses se tienen ya reportados 21 secuestros en 12 municipios: San Luis Potosí (5), Valles (1), Rioverde (2), Ébano (2), Salinas (1), Santa María del Río (1), Catorce (1), Tamazunchale (1), Tamuín (2), Tancanhuitz (1), Venado (3) y Villa de Reyes (1).

De un total de 100 secuestros en todo el estado en los últimos cinco años, más de la mitad (53) se registraron en la capital potosina.

Foto: Pulso de San Luis Potosí.

SLP Y SOLEDAD, “PROMISORIOS” PARA LOS DELINCUENTES

El estado potosino contaba hasta el más reciente censo del Inegi, con dos millones 717 mil 820 habitantes. De ese total, más de la mitad (el 55.33 por ciento) vive en los cinco municipios más poblados de la entidad y en los cuales se enfocó este análisis elaborado por Pulso: SLP (824 mil 229 ciudadanos), Soledad de Graciano Sánchez (309 mil 342), Ciudad Valles: (177 mil 022), Matehuala (99 mil 015), Rioverde (94 mil 191).

El Gobernador Juan Manuel Carreras López dijo en su más reciente informe de actividades que “en San Luis Potosí y Soledad se cometen siete de cada 10 delitos y 8 de cada 10 de los considerados de alto impacto”.

El alcalde capitalino Ricardo Gallardo Juárez emitió la semana pasada un posicionamiento tras la difusión de un reportaje en Televisa. En dicho texto el presidente municipal enfatizó que: “Sin el ánimo de disminuir mi responsabilidad, es necesario precisar que el hecho de que la mayoría de los delitos ocurran en Soledad de Graciano Sánchez y San Luis Potosí obedece a una cuestión estadística-poblacional, no es difícil comprender que dichos municipios concentran a más de la mitad de la población de todo el Estado y por ende, que la probabilidad de que se cometan delitos en dichas demarcaciones sea mayor”.

Tanto Carreras como Gallardo tienen razón, es entendible que en los municipios con más habitantes ocurran más delitos, lo que no es normal es que si se hace un comparativo de las cifras delictivas entre enero y septiembre de 2015 –antes de la toma de posesión del Gobernador y los alcaldes actuales- y el mismo lapso pero de 2017, en la capital potosina, pero sobre todo en Soledad –sí, los dos más poblados del estado- hay delitos que han aumentado 100, 300… ¡y hasta más de 800 por ciento!

Si bien hay otros municipios en donde se observan alzas estratosféricas en términos porcentuales, no es lo mismo un 340 por ciento porque las denuncias aumentaron de 5 a 22, que cuando ya son cientos o incluso miles las víctimas, por ello se puso el foco en las ciudades más pobladas.

Pero para mayor claridad, a continuación se analizará delito por delito.

Foto: Pulso de San Luis Potosí.

DELITOS PATRIMONIALES

En este rubro se incluyen abuso de confianza, daño en propiedad ajena, extorsión, fraude y despojo.

A nivel estatal la cifra de delitos patrimoniales al comparar enero-septiembre de 2015 con enero-septiembre de 2017 aumentó 41por ciento. En Matehuala el alza fue de 5 por ciento; en San Luis Potosí, de 35 por ciento (de 2 mil 037 denuncias a 2 mil 759), en Rioverde, 109 por ciento (de 77 casos a 161) y en Ciudad Valles incluso hubo un descenso, de 156 reportes a 117.

¿Y Soledad? Ahí, de 100 delitos patrimoniales cometidos entre enero y septiembre de 2015, la cifra se elevó drásticamente a 540 en lo que va de 2017, es decir, creció un 440 por ciento.

Foto: Pulso de San Luis Potosí.

PARA LAS MUJERES, MÁS AGRESIONES

Ninguno de los cinco municipios revisados reportó disminución en la incidencia de violaciones. Por el contrario, la incidencia han ido en aumento. Este año causó conmoción un caso en particular: el ataque sexual ocurrido a bordo de un camión de transporte de personal en el municipio de Soledad.

El presunto responsable, quien dejó a su víctima con severas lesiones en su cuerpo ya fue detenido.

Si las denuncias de este delito que tanto indigna a la sociedad se traducen a cifras, el aumento a nivel estatal de 2015 a 2017 fue de 73 por ciento. Rioverde registró un alza de 100 por ciento, es decir 7 casos entre enero y septiembre de 2015 y 14 en el 2017; Ciudad Valles, 163 por ciento (de 8 subió a 21); Matehuala, 250 por ciento (2 a 7).

En el caso de la capital potosina el aumento fue de 46 por ciento, al pasar de 107 violaciones en 2015 a 156 en 2017, mientras que en Soledad se elevó 39 por ciento, de 23 a 32 casos.

Foto: Pulso de San Luis Potosí.

VIOLENCIA LESIVA

En el conteo oficial de lesiones dolosas o culposas, ya sea con arma blanca, arma de fuego u otros objetos, se detalla que el alza del 2015 al 2017 fue del 70 por ciento a nivel estatal.

Solo tres de los cinco municipios analizados quedaron por debajo de ese porcentaje: Rioverde, con un incremento de 28 por ciento; Matehuala, 29 por ciento y Ciudad Valles, 67 por ciento.

En el caso de la capital potosina, el incremento en el número de lesiones denunciadas pasó de mil 036 entre enero y septiembre de 2015 a mil 801 en el mismo lapso pero de 2017, es decir, un 74 por ciento más.

También en este rubro “destaca” Soledad, pues de 130 denuncias en 2015 pasó a 535 en 2017, lo que representa un 312 por ciento de aumento.

Foto: Pulso de San Luis Potosí.

ROBO A INSTITUCIONES BANCARIAS

En el caso de esta categoría que engloba hurtos a bancos, casas de bolsa, casas de cambio, transporte de valores y otros relacionados con transacciones bancarias sucedió un caso curioso: Durante todo el año 2013 no se denunció ningún atraco en el estado; en 2014 hubo tres: San Luis Potosí (1), Soledad (1) y Tamuín (1). En 2015 solo uno en la capital potosina.

Sin embargo en el 2016, el primer año de los alcaldes actuales. la cifra se disparó a 21 robos, uno de ellos en Matehuala y los otros 20 en la capital potosina.

Ya en el 2017 la cifra hasta septiembre nuevamente disminuyó a tres: uno en Ébano, uno en Soledad y uno en Tamasopo. No obstante, ya en el reporte de octubre se deberá contabilizar también el robo ocurrido la semana pasada en la capital potosina, donde 10 hombres armados amenazaron a clientes y despachadores de una gasolinera, para después invertir casi cinco minutos en jalar con una camioneta un cajero automático y llevárselo. Ninguna patrulla pasó por ese sitio durante el atraco.

Foto: Pulso de San Luis Potosí

HOMICIDIOS, UN FOCO ROJO

Los asesinatos, en especial los dolosos son un tema que lastima mucho a la sociedad, sobre todo porque en los últimos años se han visto casos con tal saña que causa terror, aunado a los feminicidios que ya obligaron a la activación de la alerta de violencia de género en varios municipios potosinos.

¿Y qué dicen las estadísticas sobre este delito? A nivel estatal el incremento total de homicidios fue de 281 (164 de ellos dolosos) entre enero y septiembre de 2015, a 541 (354 dolosos) en el mismo periodo pero de 2017. Ello significa un alza de 93 por ciento en la cifra total de asesinatos y 116 en lo que corresponde a los dolosos.

Rioverde mantuvo la cifra de 12 asesinatos durante 2015, 2016 y 2017. En el primero de esos años 4 asesinatos fueron dolosos, mientras que en 2017 se contabilizaron 5 con esa característica.

Matehuala registró 18 asesinatos en 2015 (6 dolosos) y 30 en 2017 (23 dolosos), es decir, un aumento de 67 por ciento (283 por ciento en los dolosos). Ciudad Valles pasó de 15 homicidios en 2015 (13 dolosos) a 34 en 2017 (20 dolosos), lo que arroja un alza de 127 por ciento (54 por ciento en los dolosos).

En el caso de la capital potosina, en 2015 se denunciaron 125 asesinatos, de los cuales 59 fueron con dolo; en el 2017 el número subió a 196 homicidios (57 por ciento más). De estos últimos, 122 fueron dolosos (equivalente a un aumento de 107 por ciento).

Y nuevamente Soledad fue uno de los municipios con más incremento porcentual, pues de 19 personas asesinadas en 2015 -todas ellas con dolo-, en 2017 la cifra aumentó a 66 asesinatos, 52 de los cuales fueron dolosos. ¿Qué significa eso en porcentaje? Un alza de 247 por ciento en la cifra total de homicidios y de 174 por ciento específicamente en los dolosos.

Foto: Pulso de San Luis Potosí

EL ESCANDALOSO AUMENTO DE LOS ROBOS COMUNES

Quienes han sido víctimas de los ladrones saben de sobra el enojo y la indignación que causa perder en un instante no solo las pertenencias por las que se han esforzado, también pierden su tranquilidad.

Por ello, los robos domiciliarios, de vehículos, a transportistas, a peatones y los atracos en negocios son de los delitos más agraviantes. Y por desgracia, las cifras de incidencia en los últimos años son escalofriantes.

Antes de la toma de posesión del Gobernador y los alcaldes (enero-septiembre de 2015) se contabilizaron cuatro mil 343 robos en todo el estado, casi 62 por ciento de ellos se registraron en la capital potosina y Soledad.

En 2017 la cifra estatal subió un 98 por ciento hasta llegar a 8 mil 602 atracos. De ellos, más del 82 por ciento ocurrieron… en San Luis Potosí y Soledad.

¿Y dónde está lo preocupante? Al desmenuzar los datos de los cinco municipios con más habitantes se observó lo siguiente: Ciudad Valles reportó 31 por ciento menos robos (de 280 a 193). Un porcentaje similar se detectó en Matehuala (de 498 a 342). Rioverde aumentó un 1 por ciento, al pasar de 157 atracos a 158. Hasta ahí todo va relativamente normal…

La capital de San Luis Potosí contabilizó dos mil 466 robos domiciliarios, a peatones, a negocios y de vehículos en 2015. En 2017 la cifra alcanzó niveles preocupantes, con cinco mil 508 casos, es decir, 123 por ciento de aumento.

Pero aquí viene lo peor: en Soledad, se denunciaron 158 atracos en 2015. En los primeros nueve meses de 2017, se reporta un total de ¡mil 535 robos!, ello significa un aumento de 872 por ciento… sí, casi 900 por ciento más robos ocurren con la actual administración.

Declaraciones, justificaciones, deslindes, interpretaciones y promesas de actuación por parte de las autoridades están a la orden del día pero los números no mienten. Si tú eres una de las personas que percibe que la inseguridad en San Luis Potosí va al alza, por lo visto, tienes razón.