El ácido hialurónico: la esperanza contra el cáncer detrás de un roedor ciego y tratamientos antiarrugas

 
Foto: Wikimedia Commons

Foto: Wikimedia Commons

Ciudad de México, 27 de junio (SinEmbargo).- En una extraña especie de roedor africano podría encontrarse el secreto para la cura del cáncer. Así lo dieron a conocer un grupo de científicos de varios países investigaron una sustancia producida por este animal.

Rata topo lampiña, farumfer, ratopín rasurado o heterocéfalo, los nombres son variados, pero el conocimiento que se tiene sobre este animal típico del este de África es mínimo. No obstante, algunas de sus características lo colocan como el candidato ideal para la investigaciones contra el cáncer.

Según el estudio llevado a cabo por científicos de Estados Unidos, este pequeño roedor no sufre tumores gracias a una variante del ácido hialurónico (AH), la misma molécula que actualmente se emplea en inyecciones antiarrugas usadas en humanos, publicó la revista Nature.

“Este animal nos va a enseñar cómo ser inmunes al cáncer”, dice Andrei Seluanov, investigador de la Universidad de Rochester y coautor del estudio que describe el nuevo hallazgo protagonizado por este animal que, además de su sorprendente longevidad y ausencia de cáncer, es también insensible al dolor que causa el ácido en la piel.

Según el investigador, “el 95% de los ratones de laboratorio desarrollan cáncer y, en libertad, la tasa es del 75% porque los roedores son especialmente vulnerables a esta enfermedad”. Es por esta razón el ratopín, que vive hasta 30 años y no tiene cáncer, es un animal extraordinario para este tipo de investigación.

De acuerdo con los datos acumulados por otros equipos, basados en el estudio de mil 500 ratopines durante 25 años, sólo un heterocéfalo desarrolló cáncer, dice Seluanov.

Foto: Wikimedia Commons

Foto: Wikimedia Commons

“Mis estudiantes dicen que es como una salchicha con dientes”, dice Seluanov sobre estos roedores que lleva estudiando desde hace casi una década y que junto a investigadores en China e Israel, encontró al fin el compuesto responsable de la inmunidad de este animal a los tumores.

El ácido hialurónico es una cadena con átomos de carbono e hidrógeno que producen la mayoría de las células del cuerpo y cuya función, entre varias, es la de controlar el crecimiento de los órganos hasta su tamaño adecuado. Sin embargo, al contrario del ácido de este tipo que producen los ratones y los humanos, por ejemplo, la variante de la rata topo lampiña es una cadena mucho más grande y larga.

Hasta ahora se sabía que esa sustancia viscosa era la responsable de darle al farumfer elasticidad en su piel para arrastrarse por los túneles en los que vive. Sin embargo, ahora este estudio demuestra que la misma molécula también es responsable de bloquear el desarrollo de tumores.

Para reafirmar la hipótesis de Seluanov, el estudio demostró que cuando se elimina el ácido hialurónico del ratopín, sus células comienzan a dividirse sin control generando tumores como si fuera un roedor común y corriente.

Comprobado el efecto del AH, queda ver si su aplicación en humanos es viable para lograr el mismo efecto que en estos rodedores. No obstante, aunque llevará mucho tiempo, ya se usa en tratamientos. “La variante de esta sustancia producida en células evita, por ejemplo, que los huesos de la rodilla rocen unos con otros y ya se usa en pacientes con artritis”, explica Seluanov.


Leer más sobre este autor


Publicaciones anteriores de


2 comentarios en "El ácido hialurónico: la esperanza contra el cáncer detrás de un roedor ciego y tratamientos antiarrugas"

  1. lulú 27/06/2013 a las 7:29 am · Responder

    ¡¡¡Granier, la cámara te adora, sonríe!!!

    • Caos 27/06/2013 a las 1:50 pm · Responder

      jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja, buen chascarrillo Lulú, saludos

Deja un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".

comm comm comm