Los dos muy bravos, muy hablantines. Pero, ¿podrá Julio César Jr. con “Maravilla” Martínez y viceversa?

 

Falta poco menos de tres semanas. Dicen que será uno de los encuentros pugilísticos más esperados por la afición. El “hijo de la Leyenda”, Julio César Chávez Jr., se enfrentará con el argentino Sergio “Maravilla” Martínez por el título de peso medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Ambos han lanzado sus primeros golpes: sus declaraciones, insultos y amenazas han acaparado la atención de la prensa del deporte, pues ya hasta se comenta que el encuentro dentro de lo que cabe se ha convertido en “personal”.

La pelea se ha calentado desde hace mucho tiempo. Y se ha puesto más tensa después que el “Junior” derrotó por nocaut técnico a Andy Lee, el pasado mes de junio. Luego que los jueces dieran el visto bueno de la victoria, el sinaloense tomó el micrófono y lanzó el reto a Martínez.

Prometió mandar a dormir al sudamericano. “Cerrarle la boca”.

No sólo fue el único. La “Leyenda” también volcó contra Sergio.

Espero que Martínez no corra como gallina, que no corra como vieja. Quería la pelea, entonces que pelee”.

“Maravilla”, no dudó en responder vía Twitter:

“Le daré a Chávez la peor golpiza que haya recibido, así que es mejor no hablar mucho porque Julio irá demasiado lejos y dañará su integridad física”, comentó el argentino a un portal de boxeo.

El enfrentamiento tendrá lugar en la arena del Thomas and Mack Center de Las Vegas. Los dos tiradores se han proclamado de cabo a rabo como el mejor libra por libra.

“Maravilla” tiene 37 años de edad y suma 53 duelos. 49 peleas las ha ganado, de las cuales 28 han sido por KO; sólo ha perdido dos veces, una de ellas por la vía rápida.

En la otra esquina se encontrará “Junior”, quién tiene 26 años y se ha enfrentado 47 veces, ha ganado 46 encuentros, 32 por nocaut y sólo en una ocasión ha perdido.

El pasado 11 de julio, ambos boxeadores estuvieron en Las Vegas para promocionar la pelea la comisión aprovechó para hacerles pruebas antidoping, en las cuales ambos salieron limpios.

Sin embargo, Sergio Martínez dijo que deberían hacer exámenes sanguíneos, pero después se retractó porque aseguró que no quería perder la oportunidad de derrotar a Chávez.

En noviembre del 2009 el monarca mexicano dio positivo por furosemida en una prueba antes de la pelea contra Troy Rowland. Fue suspendido siete meses.

Luego, en la promoción de la pelea en la Ciudad de México, el pasado mes, los dimes y diretes estuvieron en los dos mandos completos incluyendo a representantes, promotores,entrenadores y demás.

Por un lado, Pablo Sarmiento, entrenador de “Maravilla” aseguró que el 15 de septiembre el cinturón volverá a las manos del “verdadero campeón”.

Luego, Chávez padre acusó al equipo sudamericano de hablar “mierda” en contra de su hijo.

Pronto llegó en turno de Martínez, donde lo que más destacó fue su regalo para la “Leyenda”, pues le obsequió una mamila.

Chávez Carrasco no tardó en defender a su padre: mostró el biberón a las cámaras y dijo que era curioso, pues “un bebé” derrotaría al tirador argentino. Pronto, aseguró responderá con otro obsequio un día antes de la pela: “es una falda que dice Maravilla y unas zapatillas para que se suba al ring a bailar”.

Además, José Sulaimán, presidente del CMB comparó el combate con grandes batallas del pasado.

“Esta pelea es de la naturaleza de una Alí contra Frazer, Durán con Leonard o Hearns contra Hagler. Los insultos que se han dicho son superficiales, esto se ha vuelto un asunto personal, la moneda está en el aire y que gane el mejor”, declaró el líder del CMB.

A mediados de este mes de agosto, Sergio aseguró que el actual campeón de peso medio estaba lesionado, y eso lo ponía en seria desventaja. No obstante, el defensor respondió que ya no tenía la molestia en su puño derecho, y agregó en la red del microblogging:

La semana pasada, los dos púgiles estuvieron cara a cara en el programa estadounidense Face Off donde se dijeron de todo.

Las declaraciones han sido el comienzo de una batalla que tendrá un posible fin el próximo día de conmemoración de la Independencia de México, mientras tanto, dejamos un poco de todos los golpes verbales que ambos han dicho.

“Maravilla”

No sé a quién agradecerle, si a Julio padre o hijo, porque no sé quién va a pelear. Si quiere reconocer Chávez a su hijo tiene que sacarle una foto ahorita porque no lo va a reconocer, le voy a ganar por paliza.

No sólo voy a recuperar el Campeonato Mundial de las 160 libras, sino que voy a seguir demostrando que soy uno de los mejores libra por libra.

Voy a dedicar este combate a todos los futbolistas argentinos y les prometo un gran espectáculo.

Le voy a hacer daño, castigarlo con dureza y el combate finalizará antes del décimo  asalto.

Esto es un duelo que no solo abarca el terreno profesional sino también un toque personal, un toque de orgullo, ninguno de los dos quiere perder.

“Junior”

Echándole huev a todo […] hay que ganarle al hocicón de Maravilla.

Todo lo que tengo lo he ganado con mi esfuerzo y trabajo en el gimnasio y cuadrilátero.

Estoy listo, me prepararé bien duro para que el 15 de septiembre me establezca como un auténtico campeón.

En futbol respeto a los argentinos, pero en boxeo siempre los mexicanos hemos ganado.

¿A dónde se va a meter después de que le gane?


Leer más sobre este autor


Publicaciones anteriores de


1 comentario en "Los dos muy bravos, muy hablantines. Pero, ¿podrá Julio César Jr. con “Maravilla” Martínez y viceversa?"

  1. asi o mas clarito 27/08/2012 a las 10:19 pm · Responder

    Que jodido esta el boxeo mundial para que estos dos palookas se autonombren los mejores del mundo, CARLOS MONZON los paraba de cabeza a los 2 en la misma noche y que decir de SUGAR LEONARD, MARVIN HAGLER, THOMAS HEARNS,MANTEQUILLA NAPOLES, Y NO ME REGRESO MAS EN EL TIEMPO, PORQUE ALLI ESTABA SUGAR RAY ROBINSON Y TANTOS OTROS GRANDES PELEADORES, Y quien puede dudar de la senilidad de JOSE SULAIMAN al comparar esta pelea con la de ALI-FRAZIER.

Deja un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".

comm comm comm