Daños en la instalación eléctrica del túnel "La Piedra". Foto: Cortesía.

Daños en la instalación eléctrica del túnel “La Piedra”. Foto: Cortesía.

Ciudad de México, 27 de septiembre (SinEmbargo).- Integrantes de la organización 29 Ejidos denunciaron que el paso de la tormenta tropical “Manuel” por Sinaloa dejó afectaciones en dos túneles de la Autopista Mazatlán-Durango, que sería inaugurada por el Presidente Enrique Peña Nieto el 17 de octubre.

La organización agrupa a ejidatarios de los estados de Durango, Sinaloa y Nayarit que desde hace un par de meses han denunciado el uso de materiales de baja calidad en este vía de comunicación emprendida en el sexenio de Vicente Fox Quesada (2000-2006), continuada en la administración de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) y que finalmente será inaugurada en este sexenio.

Esta vía consta de 230 kilómetros, une a Durango con Mazatlán y reduce el recorrido de 6 a dos horas y media. De acuerdo con información de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) tendrá un costo de 20 mil millones de pesos; durante la administración de Felipe Calderón fue catalogada como “la obra más importante del sexenio”.

La licitación pública de la autopista Mazatlán-Durango fue otorgada a las empresas Tradeco, Aldesa y Omega Construcciones, las cuales, según los inconformes, probablemente subcontratan a otras constructoras para la realización de la vía, ya que a lo largo de ella se ven firmas diferentes a las mencionadas.

El lunes, SinEmbargo publicó que los ejidatarios habían interpuesto amparos judiciales ante el daño que la construcción provoca a sus comunidades y la deficiencia de los materias utilizados para en la misma.

Los ejidatarios pugnan para que se les paguen a precios actualizados sus tierras que fueron expropiadas para la construcción de la autopista en 2002, y advirtieron que después del lunes 30 se septiembre, harían valer el amparo 137/2013 a favor del Ejido Pueblo Nuevo para detener esta obra.

Antes del paso del “Manuel” por Sinaloa y Durango, ya habían dado a conocer derrumbes, deslaves y desgajamiento de los cerros sobre la carretera.

Andrés Medrano Quiñones, campesino de Pueblo Nuevo y Filemón Alemán Valenzuela, presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Chavarría Nuevo, insistieron en que “cada día se pone más en evidencia que, como hemos dicho, la obra está siendo realizada con muy mala calidad y si ya se estaba cayendo aún antes de su estreno con las lluvias normales de la temporada, nos preguntamos ¿qué pasará cuando venga otro huracán y ya sufra el deterioro del servicio”.

LOS ESTRAGOS

Daños en el túnel "La Piedra" tras el paso de "Manuel". Foto: Cortesía.

Daños en el túnel “La Piedra” tras el paso de “Manuel”. Foto: Cortesía.

Fotografías tomadas por campesinos de los ejidos cercanos tras el paso de la tormenta tropical muestran cómo una roca de aproximadamente 12 toneladas cayó sobre la cubierta del túnel nombrado “La Piedra”, ubicado en el kilómetro 164+700, que le dejó un boquete de aproximadamente 2 metros de diámetro.

Ahí se observa cómo hay una fractura en la estructura de concreto donde varias varillas fueron destrozadas y salieron de la estructura que recubre el túnel, afectando, incluso, la estructura de iluminación del interior del subterráneo.

El otro desperfecto captado por los ejidatarios fue un derrumbe sobre la cubierta del túnel “El Fresno” en el kilómetro 139. En una imagen del 4 de septiembre se ve cómo ya había sufrido algunos daños y parte de la corteza del cerro estaba por derrumbarse; imágenes tomadas el 22 de septiembre, tres días después de que “Manuel” tocó tierra, se observa que ya trabajaban para quitar lo que se vino abajo.

Imagen de los derrumbes en cerros cercanos al túnel "El Fresno" el 22 de septiembre. Foto: Cortesía.

Imagen de los derrumbes en cerros cercanos al túnel “El Fresno” el 22 de septiembre. Foto: Cortesía.

La autopista Mazatlán-Durango está programada para ser inaugurada el día 17 de octubre sin que hasta el momento se hayan pagado las tierras a los campesinos afectados, mismas que fueron expropiadas desde 2002.

Valenzuela Alemán recordó que “desde el inicio de esta obra, en el sexenio de Vicente Fox, y pasando por el gobierno de Felipe Calderón, se realizó la construcción de una manera totalmente ilegal, constituyéndose en un despojo de nuestro patrimonio porque a la fecha los dueños de la tierra somos nosotros, los ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios afectados, ya que no se nos ha pagado”.

De acuerdo con un análisis realizado por la Secretaría Técnica del Comité Permanente de Control y Seguimiento de la Procuraduría Agraria, órgano de lo que fue la Secretaría de la Reforma Agraria, existe “ilegalidad de las construcciones escudadas en acuerdos de ocupación previa que carecen de la formalidad amparada por las leyes agrarias, así como la carencia de personalidad jurídica de quienes en su momento dijeron representar a la SCT”.

La primera falla reportada por los ejidatarios antes del paso de las lluvias fue una fractura de la carretera en la parte del voladero en el kilómetro 138, lo que motivó que la constructora Aldesa invadiera nuevamente los predios de los ejidos para hacer caminos adicionales sobre el bosque y tratar de hacer un apuntalamiento de la zona afectada.

Posteriormente se dio el desgajamiento o deslave de un cerro en el kilómetro 138+100 que abarca más de 100 metros de longitud y cubrió gran parte de la cinta asfáltica.

Durante el reciente paso del huracán “Ingrid” y “Manuel” por 24 entidades, el agua dejó al descubierto la mala calidad de los materiales que se habían utilizado en la construcción de la Autopista del Sol, en Guerrero, misma que se construyó durante el sexenio del Presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y que tuvo que ser rescatada por la administración encabezada por Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000).

Loe ejidatarios de los tres estados que recorre la Mazatlán-Durango han expresado su temor de que esta obra tenga problemas mayores a los que registró la México-Acapulco en lo que va de la temporada de ciclones.

“Esta carretera está hecha si no igual, quizá hasta peor que la México-Acapulco”, sentenció Andrés Medrano.

Durante el paso de estos ciclones, que hasta ahora han dejado un saldo de 139 muertos y 58 mil evacuados, también quedó de manifiesto que por actos de corrupción se permitió la construción de casas afectadas en barrancas o en zonas donde sus habitantes estaban expuestos a este tipo de fenómenos.

Deslave en el kilómetro 130+100. Foto: Cortesía.

Deslave en el kilómetro 138+100. Foto: Cortesía.

LA HERENCIA PANISTA

Los representantes de 29 ejidos esperan una respuesta de la Presidencia de la República, a la que le solicitaron, desde junio pasado, intervenir para resolver lo que las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón complicaron en torno a la propiedad, uso y reparación de daños de las tierras afectadas por la vía Mazatlán-Durango.

En un escrito dirigido y entregado a la Presidencia de la República, con fecha del 7 de junio pasado, solicitaron a Enrique Peña Nieto una mesa donde de diálogo en la que se les permita llegar a acuerdos para obtener el “pago de nuestra la tierra sin expropiación, en donde se construyeron autopistas y libramientos ya que la Ley Agraria así lo permite”.

También solicitaron con “carácter urgente reparar los daños ambientales, ecológicos, productivos y de salud provocados por la construcción depredadora en nuestras tierras (de) las autopistas mencionadas, así como la de dar cumplimiento a los acuerdos firmados con la SCT y empresas privadas de la construcción, para la rehabilitación y construcción de puentes y caminos laterales para la comunicación y circulación comercial, ganadera, de bienes y servicios comunitarios”.

Ejidatarios de Pueblo Nuevo denunciaron invación a sus tierras por parte de la constructora Aldesa. Foto: Cortesía.

Ejidatarios de Pueblo Nuevo denunciaron la depredación de sus tierras por parte de la constructora Aldesa. Foto: Cortesía.

Pérez Virgen, destacó “sólo deseamos que el actual gobierno resuelva lo que los otros afectaron; es decir, que enderece lo que Vicente Fox, Felipe Calderón y sus funcionarios enchuecaron, porque se pueden hacer las cosas bien, de manera ordenada y cumpliendo cada quien con lo que le corresponde y no lo hicieron”.

“Lo único que exigimos es el respeto a nuestros derechos, a nuestro entorno y a no ser discriminados por nuestro origen campesino o rural. Nos negamos a ser excluidos. Por el contrario, queremos ser incluidos”, expresaron los ejidatarios.

El documento fue firmado por representantes de 13 comunidades.

En él también solicitaron “auditar las finanzas que Banco Nacional de Obras (Banobras) autorizó y destinó a la Dirección de la SCT en Sinaloa, Nayarit y Durango para el pago de los bienes de los campesinos que perdieron sus aguas, bosques, cercos, norias, árboles frutales, maderables, de sombra, flora, fauna y tierras productivas”.