Andrés Manuel López Obrador, candidato de la izquierda a la Presidencia de México, cerró su campaña con una marcha del Ángel de la Independencia al Zócalo de la Ciudad de México, en un acto político multitudinario que, de acuerdo con cifras de medios, es la mayor de la que se tenga registro en la historia de la capital del país para un evento de este tipo.

Los organizadores de este evento estimaron que 1 millón 200 mil personas acompañaron a AMLO en su último acto proselitista de esta campaña, mientras que el candidato de la coalición de izquierda al Gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera, tuiteó que se calculó 1 millón 400 mil participantes. El diario El Universal habla de “cientos y cientos de sus simpatizantes”.

En su discurso, que cerró 90 días de actividades proselitistas rumbo a los comicios del próximo 1 de julio, comenzó agradeciendo a sus seguidores por su presencia en el acto. Ustedes, dijo, “son el motor del cambio verdadero, muchas gracias de todo corazón por estar aquí”.

“Con el apoyo de los ciudadanos de todo el país terminamos bien esta etapa por la transformación de México. Propios y extraños han reconocido que la nuestra fue  la mejor campaña, recorrimos todo el país y dimos a conocer este proyecto de nación… las plazas siempre se llenaron”, destacó el candidato.

“No tuvimos ningún incidente ni ningún rechazo de ninguna índole, todo se desenvolvió como lo planeado. No cancelamos ningún acto, a pesar de que nos transportamos en camiones, autos… y a pesar de que no utilizamos aviones y helicópteros de particulares”, añadió.

Reconoció el apoyo de Marcelo Ebrard, de Cuauhtémoc Cárdenas, de los dirigentes del partido del PRD, del PT, de Movimiento Ciudadano. Quiero destacar, expuso, que en esta campaña fue fundamental la presencia de Morena.

Es satisfactorio decir que a pesar del cerco informativo, se pudo llevar a todos la propuesta, nadie puede decir que no se enteró que hay otra propuesta, expuso ante miles que lo vitoreaban.

“Por eso ahora sabemos que estamos ante más de lo mismo o un cambio verdadero, y ese cambio es combatir la corrupción y poner delante la honestidad para convertirla en estilo de vida, pues nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes”, insistió.

También destacó su propuesta de un gobierno austero, para con ello hacer ahorros importantes y canalizarlo a la inversión, particularmente a la educación. Los trabajadores tendrán sueldos siempre por encima de la inflación, dijo.

Con el combate a la corrupción y con la austeridad republicana podemos financiar el desarrollo de México, sin necesidad de aumentar impuestos y sin endeudar al país, explicó.

El candidato de la continuidad propone aumentar el IVA y privatizar Pemex. Son claramente, añadió, dos visiones distintas. Nosotros podemos levantar a México con producción, trabajo y honestidad, administrando el presupuesto público con honradez y se distribuya con justicia.

Con eso vamos a rescatar al campo, prometió. Si no rescatamos al campo, no vamos a poder rescatar a México, destacó; vamos a lograr la soberanía alimentaria, agregó, al apoyar a los productores, que ahora están abandonados a su suerte.

“Aquí expreso que cumpliré el compromiso de quitar ese impuesto nuevo llamado el IETU”, dijo. Además prometió bajar los costos de la gasolina, el gas y la luz, pues en vez de privatizar Pemex su gobierno la usará como palanca de desarrollo, y por ello construirá cinco refinerías; se reconstruirá la industria petroquímica, que de manera deliberada se le convirtió en chatarra.

Y así como está la petroquímica, añadió, está todo. Necesitamos reconstruir al país, no va a ser fácil, pero tenemos que empezar a generar empleos, educación, salud y justicia, agregó.

Todo va a depender de limpiar a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad de corrupción. No va haber contratos de influyentismo, dijo. Además se iniciará una transición energética hacia las energías renovables, para no malgastar la herencia de las nuevas generaciones. Ningún proyecto, añadió, se autorizará si se afecta la ecología.

También se apoyará la actividad turística, porque tenemos mucha historia, cultura y bellezas naturales. Además ese sector produce muchos empleos.

Se terminarán las prácticas monopólicas en todos los sectores, en la telefonía, en loa bancos, en los alimentos, en los medios de comunicación. Se hará valer el Artículo 28 de la Constitución: no se permitirán las prácticas monopólicas y habrá competencia.

“Vamos a garantizar el derecho a la información, aclaro que no vamos a expropiar Televisa ni ningún medio de comunicación. Vamos a garantizar el derecho a disentir. Esa es la diferencia entre un sistema autoritario y uno democrático. En la democracia no puede haber pensamiento único”, destacó.

Por ello se van a entregar nuevas concesiones, todas las que sean posibles técnicamente, para radio y televisión, expuso.

Además se comunicará a todo el país con banda ancha y fibra óptica, para llevar la Internet a todos, para garantizar el derecho de los mexicanos a estar informados, y se terminará con la manipulación de los que controlan casi la totalidad de los medios de comunicación en el país.

En cuanto a las oportunidades de trabajo ofreció que se reactivará la economía y se crecerá al 6% anual, habrá 7 millones de nuevos empleos en el sexenio, y el salario estará siempre por arriba del salario mínimo.

Por eso vamos a cambiar la política económica, porque no ha funcionado en beneficio del pueblo, destacó.

“Al mismo tiempo en que se normalice la situación económica, que no ha sido normal en los últimos 29 años, vamos a atender el rezago que se ha acumulado para quienes no tienen oportunidades de estudio y trabajo”.

Vamos, desde el primer día, a incorporar a los jóvenes al trabajo y al estudio, dijo. Porque eso ha provocado, en buena medida, el problema de la inseguridad. Atendiendo a los jóvenes serenaremos al país. No atacaremos la violencia con la violencia, ni el mal con el mal… Mi compromiso es que ya no habrá guerra. No queremos que sigan habiendo más muertes. Se van a respetar los derechos humanos y se atenderá a los deudos de las víctimas. Para dejar atrás el flagelo de la violencia… Y lo lograremos con servidores públicos incorruptibles, con eficacia, con inteligencia y con perseverancia”, ofreció.

Además ejercerá una Presidencia itinerante, la sede de la República estará donde más se requiera, expuso.

También, dijo, vamos a sacar de la pobreza extrema a 15 millones de mexicanos, habrá atención universal a adultos mayores y habrá pensión universal para discapacitados.

La educación, añadió, será una prioridad. Dejará de ser un lujo y pasará a ser un derecho de todos los mexicanos. Se ampliará la infraestructura educativa en todos los niveles. Ningún joven que quiera ingresar a la universidad será rechazado, destacó. Vamos a ampliar las becas para estudiantes de maestría y doctorado, y crecerá el número de investigadores y científicos.

Volvió a agradecer a los millones de mujeres y hombres de todo el país, a los artistas y a los millones de activistas en la redes sociales.

“Repito, no me voy a divorciar del pueblo… ¡Vamos a ganar la Presidencia!”, dijo ante el grito de “¡Presidente, Presidente!”.

“La política no es asunto de los políticos, es asunto de todos, y voy a gobernar para el pueblo y con el pueblo… También voy a gobernar con el equipo de trabajo que va a formar parte del gabinete” y repitió, uno a uno, los nombres y los cargos de quienes conformarán su equipo.

Hemos trabajado con intensidad para volver a ganar la Presidencia de la república, las condiciones son inmejorables, tenemos organización y sobre todo contamos con el apoyo de ciudadanos independientes. Y también puedo asegurar que contaremos con el apoyo de priistas y panistas hartos de la corrupción, destacó.

Lo que más nos ha ayudado a sacudir las conciencias, dijo, ha sido el movimiento de los jóvenes. Ellos nos están dando un gran ejemplo, han dicho no a la simulación no a la impunidad ni el engaño. En estos días, en estos tiempos, ser joven es un gran orgullo y, gritó: “¡Qué vivan los jóvenes, qué vivan los estudiantes!”.

“Los patrocinadores de Peña pensaron que sería pan comido imponerle, que bastaba con una telenovela, pero la realidad es otra: la gente quiere un cambio verdadero que no podrán impedir ni con la guerra sucia, ni con la compra de lealtades, de conciencias y de votos… Nuestra última encuesta nos registra que estamos arriba y les digo esto se escucha, se siente, cada vez más se escucha más al grito en todos los actos: ¡Vamos a ganar, vamos a ganar!”

Sin embargo, destacó, no debemos confiarnos. En estos días, llamó a aplicarse a fondo; aunque no se puede hacer campaña hay que convencer a familia, amigos y compañeros de trabajo. Que cada hombre y mujer consciente invite a votar, que nadie se quede sin ir a votar el domingo, pidió.

La noche del domingo, añadió, habrá fiesta cívica nacional, adelantó. Seré un Presidente, dijo, que sólo tendrá como amo al pueblo de México.

 

AMLO VA DEL ÁNGEL AL ZÓCALO, QUE LO ESPERA LLENO; IZQUIERDA BUSCA MOSTRAR MÚSCULO EN SU BASTIÓN: EL DF