Internet

Internet

Ciudad de México, 28 junio (SinEmbargo).- El inminente estreno de Lovelace, la película protagonizada por Amanda Seyfred (Pennsylvania, 1985), devuelve al centro del interés mediático a Linda Susan Boreman, nacida en Nueva York en 1949 y muerta a causa de un accidente automovilístico Los Ángeles en 2002, a los 53 años.

Su trágica desaparición aumentó la leyenda que rodeó su figura tras convertirse en un estandarte de la revolución sexual en los Estados Unidos, luego de Garganta profunda, el primer filme pornográfico hardcore de la historia, sacudiera las buenas conciencias en los 70.

Eran los tiempos del Watergate, cuando la sociedad estadounidense entendió que un Presidente también podía mentir, una pérdida de inocencia que de todos modos no impidió la dimisión de Richard Nixon en 1974.

Aunque los pobladores de la nación más poderosa del mundo, inmersos en la Guerra Fría y en el boicot olímpico, no estaba para sustos, recibieron de buen grado el filme de Gerard Damiano protagonizado por Linda Lovelace (nombre artístico de la Boreman) y Harry Reems (1947-2013).

No sólo el filme se convirtió en el más popular en la historia del cine porno, ocupando por ejemplo la portada de la revista Time, sino que también resultó el más rentable, con 47 mil dólares de inversión contra 600 millones recaudados.

Los actores, que recibieron una magra paga por su trabajo, nunca pudieron superar el estigma de la película y poco más hicieron luego de su participación en Garganta profunda, también la forma que los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein bautizaron a su investigación sobre el caso Watergate.

LOS 21 AÑOS, LOS 1250 DÓLARES

Cuando hizo el filme, Linda Lovelace tenía 21 años, una película de porno aficionado en su haber y el deseo de convertirse en una estrella de cine convencional, un sueño que jamás pudo cumplir.

Por su trabajo en Garganta profunda cobró 1250 dólares, una brizna en el mar de oro que hizo millonarios a los productores del filme.

Fue la autobiografía Ordeal lo que le dio a la atractiva mujer una fama extraordinaria.

Allí no sólo contaba las técnicas de felación utilizadas empleadas en la película que todavía es referencia del género, sino también los abusos de que había sido objeto por parte de su primer marido, Chuck Traynor, quien muchas veces la obligaba a punta de pistola a filmar ciertas escenas, acusaciones que nunca fueron demostradas.

De hecho, Traynor (1937-2002), fue una importante figura en la industria del porno, contra la que Linda luchó toda su vida haciendo causa común con los grupos feministas.

UNA VIDA DIFÍCIL

Linda Susan Boreman nació en Nueva York el 10 de enero de 1949 y aunque fue famosa, más lo hizo por el lado oscuro de la celebridad y su desempeño en el mundo de la pornografía, una actividad que le dejó secuelas graves de salud –tumores a causa de las inyecciones de siliconas, por ejemplo- y no pocos problemas emocionales y psicológicos.

Internet

Internet

En 1970 contrajo hepatitis a causa de una transfusión sanguínea y en 1987 salvó su vida con un trasplante de hígado.

En 1974 se casó con Larry Marchiano, padre de sus dos hijos y de quien se divorció en 1996.  En 1980 publicó Ordeal, la feroz autobiografía en donde pudo verse que su vida era de todo menos armoniosa.  También compartió numerosas veces sus vivencias en foros y escribió un nuevo libro llamado Out of Bondage (1986).

El 22 de abril del 2002 Linda Lovelace falleció a causa de  las heridas ocasionadas por un accidente automovilístico que la había dejado en coma 19 días antes.

LINDA LOVELACE, LA PELÍCULA

Para muchos jóvenes el nombre de Linda Lovelace les parecerá tan extraño y ajeno como un examen de matemáticas.

Sin embargo, la EleEle es famosa por haber proporcionado las claves en la iniciación sexual de muchos padres y abuelos, convirtiéndose en la estrella del cine porno por antonomasia.

El filme, que durante el gobierno de Richard Nixon en los Estados Unidos despertó las iras de los sectores conservadores, fue luego un símbolo de la libertad de expresión al ser defendida su difusión por parte de celebridades como Jack Nicholson, Gregory Peck y Warren Beatty, entre otros.c

Foto: Especial

Foto: Especial

La ascendente actriz Amanda Seyfried, a quien vimos en In time, junto a Justin Timberlake, recrea su vida en un filme donde Peter Sarsgaard encarna a Chuck Traynor, el marido cruel de Lovelace y que veremos a fines de agosto.

La película está dirigida por Rob Epstein y Jeffrey Friedman que se hacen cargo de un guión escrito por W. Merritt Johnson y Andy Bellin, basado en el libro The Complete Linda Lovelace, una biografía escrita por Eric Danville que se publicó en 2001, un año antes de la muerte de la estrella porno.

No es la única que se realice en torno a ella, pues también está en marcha Inferno: A Linda Lovelace Story, una cinta que iba a estar protagonizada por Lindsay Lohan, pero que finalmente  hará  Malin Akerman, con Matt Dillon dando vida a Traynor.