De la pobreza a la opulencia; una mirada a las aulas del mundo por el fotógrafo Julian Germain

 

La educación de los niños y jóvenes es una de las principales preocupaciones de los gobiernos del mundo. Sin embargo, las estrategias de enseñanza suelen variar de un punto a otro del planeta dependiendo de la situación política y económica de cada nación.

La vida en las aulas es un reflejo del país en el que cada persona habita y crece. En ellas se transmiten los conocimientos, pero más allá de eso, son en donde se crea un legado de conocimiento; aunque, claro está, existen métodos muy diversos de enseñanza en todo el orbe.

El fotógrafo inglés Julian Germain se ha dedicado desde hace varios años a retratar la intimidad de los salones de clases en donde adolescentes e infantes adquieren sus conocimientos formales y forjan sus habilidades sociales. La visión de este artista retrata sin juicios la realidad existente en cada una de las aulas que visita, las cuales sirven como parámetro de las condiciones educativas de sus países.

A pesar de los rostros silentes de los alumnos y de que, en esencia, los salones de clases cuenten con los mismos elementos como pizarrones, sillas y mesas; los muros de cada recinto, así como la vestimenta y complexión de los estudiantes, delatan que hay aún mucha desigualdad en el mundo. No obstante, desde los impecables trajes de los estudiantes de una escuela privada rusa, hasta los techos trasminados de una primaria en Yemen, lo que persiste es el hambre de conocimiento.


Leer más sobre este autor


Publicaciones anteriores de


2 comentarios en "De la pobreza a la opulencia; una mirada a las aulas del mundo por el fotógrafo Julian Germain"

  1. Jenn666 28/09/2012 a las 4:22 am · Responder

    Impreionante trabajo, ¡Felicitaciones!

  2. vicente araiza 28/09/2012 a las 12:48 pm · Responder

    http://www.juliangermain.com/

Deja un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".

comm comm comm