La empresa de telefonía móvil de Carlos Slim Helú comienza a resentir la presencia de AT&T, por lo que apostará a los servicios de televisión por cable, mercado en el que no ha crecido, al menos no en México.

MIERCOLES28DEOCTUBRE

Ciudad de México, 28 de octubre (SinEmbargo).– Los que se perfilan como los dos principales operadores de telefonía móvil parece han plantado las bases de su estrategia en 2015, lo que parece un año bastante agitado. América Móvil está en la búsqueda de quitarse la preponderancia del mercado, mientras que la estadounidense AT&T entrará de lleno al mercado mexicano con el objetivo de quitar del pedestal a la empresa de Carlos Slim Helú, que en el transcurso de este 2015 ha reportado las primeras pérdidas económicas en los últimos 14 años.

A dos años de la aprobación de la Reforma en Telecomunicaciones y Radiodifusión, analistas han señalado en reiteradas ocasiones que en lo que respecta a telefonía, los resultados de la reforma pueden calificarse como positivos en términos generales por la entrada de nuevos competidores, cuestión que se traduce en más oferta para los consumidores y la posibilidad de tener estos servicios a un mejor costo.

La empresa de Carlos Slim registró perdidas en México, uno de sus principales mercados, por debilidad económica del país, la incertidumbre por el alza de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos y la llegada de AT&T como una preocupación más. La operadora detalló que en México los ingresos totalizaron 68.1 mil millones de pesos, una disminución de 5.7 por ciento en comparación al trimestre anterior cuando la caída fue de 7.5 por ciento.

Otros factores que abonaron a la pérdida de ingresos, fue la eliminación del cargo en las llamadas de larga distancia y en otras tarifas que también se vieron afectadas. También, como lo explicó el analista de Ve por Más, Eduardo Hernández, debe considerarse un castigo por parte de los usuarios por insatisfacción con el servicio y en consecuencia, por la presencia de nuevos competidores.

“Si bien los efectos de la reforma aquí si fueron muy evidentes, la eliminación  del cargo en las llamadas de larga distancia les pegó muchísimo a las empresas en la parte de los ingresos, y aunque para 2016 esos efectos ya están considerados, lo que viene es ya la competencia directa con AT&T”, comentó Hernández en entrevista con SinEmbargo.

Las dos empresas entraron a la nueva legislación con escenarios diferentes. En julio de 2014, América Móvil fue declarada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) como Agente Económico Preponderante, con lo que queda obligada a emprender acciones para dejar de serlo.

AT&T avanzó con compras fuertes en México: ya contaba con Unefon y en 2014 concretó la compra de Iusacell y en 2015, la de Nextel, y obtuvo 10 millones de usuarios. Aunado a esto, está la inversión que realizó por 3 mil 250 millones de dólares, cifra que fue presumida por diferentes funcionarios en diferentes ocasiones.

Actualmente, el 66.9 por ciento del mercado de la telefonía móvil en México corresponde a Telcel, el 21 por ciento a Telefónica Movistar y el 12 por ciento restante a Iusacell, Unefon y Nextel, es decir a América Móvil, según cifras del IFT. Pero, de acuerdo con los estimados de la calificadora internacional Moody’s, AT&T podría arrebatar el segundo lugar a Telefónica en los siguientes tres años.

“La entrada de AT&T es un riesgo importante porque se trata de una empresa con mucho mayor capacidad para competirle directamente”, dijo al respecto Montserrat Antón Honorato, analista de Invex Banco.

América Móvil se encuentra a la espera de la renegociación de su condición de preponderante que se realizará en marzo de 2016. Durante estos dos años consolidó a su empresa de torres Telesite, una escisión de América Móvil que ofrecerá servicios de interconexión a través de 10 mil 800 torres.

En la última semana, tras la publicación de su reporte trimestral entregado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), anunciaron su as bajo la manga. Directivos de la empresa sostienen que si se le permitió a AT&T comprar a tres empresas de telefonía, las autoridades regulatorias deben dar el permiso a América Móvil de incursionar en la televisión de paga, al asegurar que ese también es un mercado necesitado de competencia.

Esto es, según lo dicho por la empresa, que el resto de los competidores, incluso AT&T y Telefónica, utilizan su infraestructura de torres de interconexión para ofrecer sus servicios.

“América Móvil no debe estar en una posición de subsidiar a nuestros competidores con tarifas de interconexión asimétricas y otras medidas regulatorias asimétricas. Adicionalmente, es esencial que se le conceda la concesión para ofrecer servicios de televisión de paga para seguir aumentado la competitividad en el mercado”, dice el reporte.

“América Móvil ha dicho que ya que cumplió con lo que pidieron y se puede analizar su situación para determinar si pueden ofrecer el servicio de televisión de paga. En caso de que se le aprobara, será un aspecto positivo al tratarse de un mercado en el que no ha podido crecer en  México, aunque en el resto de sus territorios sí tenga la oferta integral”, explicó Antón Honorato.

Durante el mes de noviembre comenzará la separación de Telesites, lo que dará pie a la renegociación de la preponderancia y podrían revertirse las leyes asimétricas impuestas a la empresa por ser Agente Preponderante, y al mismo tiempo se le abriría la puerta al mercado de la televisión, tanto pública como privada. En el reporte se considera a la posible  concesión, como esencial para la empresa.

Moody’s estima para América Móvil un crecimiento de entre 1 y 5 por ciento, por la reducción en las tarifas y la eliminación del roaming y del cobro de larga distancia, y señalan como riesgo latente un fallo regulatorio más severo.