Cine y literatura: la palabra está siempre presente en esta noche de Halloween, un día antes de la fiesta mexicana de muertos, donde se come pan, se levantan altares y se llama a los nuestros un poco más allá de las fronteras físicas. Stephen King no contento con Kubrick, Steven Bloch: el hombre que escribió Psicosis y Stephenie Meyer, la que sacó a los vampiros de sus sueños. Además, de lo nuevo del género, lo que está por leerse.

Ciudad de México, 28 de octubre (SinEmbargo).-El miedo se parece mucho a una película de terror, pero antes que nada a un libro que originó todas las historias. Pareciera ser que el 31 de octubre, la fecha de Halloween, se anticipa al Día de Muertos y que juntos nos hacen temblar en el rostro demencial de Jack Nicholson en la piel del psicópata Jack Torrance (¿alguien recuerda que fue Stephen King quien diseñó el personaje en El resplandor, la película homónima de Stanley Kubrick?).

Estrenado en 1980, el considerado filme “maldito” del célebre cineasta estadounidense abre la puerta a un mundo pleno de imágenes terroríficas, pero Stephen King todavía rechaza el filme.

Jack Nicholson como Jack Torrance. Foto: Especial

“Creo que El resplandor es una película hermosa con una imagen magnífica. Como ya he dicho, es como un precioso gran Cadillac sin motor en su interior. En ese sentido, cuando se estrenó, muchas críticas no fueron demasiado favorables y yo era uno de esos críticos”, dijo el bien llamado maestro del terror.

“Conocí a Kubrick y no hay duda de que era un tipo tremendamente inteligente. Hizo algunas de las películas que más han significado para mí, como ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú o Senderos de gloria. Creo que hizo algunas cosas magníficas pero era un hombre muy inusual. Me refiero a que cuando lo conocías, y cuando hablabas con él, era capaz de interactuar de una manera perfectamente normal pero nunca sentías que estuviese completamente ahí. Estaba dentro de sí mismo”, dice King.

Hay una cosa que pone loco a Stephen y es la calidad de loco de Jack Torrance. En la primera escena ya aparece como un hombre sacado de sí mismo, mientras que en el libro va adoptando poco a poco su desquicio.

Como sea, ¿hay algo que pueda pelear con la maravillosa película de Kubrick?: El libro de Stephen King, El resplandor.

LOS LIBROS DE MIEDO

El género de carniceros y asesinos en serie; caníbales, monstruos y personajes del bosque; venganza de la naturaleza y terror frente a fenómenos del medio ambiente; ciencia ficción; muertos vivientes; fantasmas y casas encantadas; personajes poseídos, demonios y diablos embaucadores; vudú, cultos ocultos y satánicos, vampiros y hombres lobo y mujeres monstruosas: todo está en los libros.

Robert Bloch, nacido en Chicago en 1917, fue un cuentista, novelista y guionista, conocido entre otras cosas por haber escrito Psicosis, cuna de inspiración para Alfred Hitchcock, en la película de 1960.

La silueta tenebrosa de Norman Bates, dibujada en el anochecer frente a la casa gótica que sirvió de motel a la desprevenida Marion Crane, marcó la irrupción del terror en la vida cotidiana y con ello un antes y un después en la historia de miedo. “En un agobiante clima del más clásico terror, Hitchcock pone en angustioso relieve dos de los tabúes más sólidos de la cultura occidental: el sexo y la relación maternal, la imperiosa necesidad de liberación de los instintos y el placentero cobijo de la madre, el conflicto entre el ansia de volar y el miedo a la libertad”, apunta el crítico español Ángel Lapresta.

Un asesino, un hacha, no sé, ¿lo pensamos?. Foto: Shutterstock

Lo cierto es que Bloch ya tenía vendido su libro antes de terminarlo y desechando ese ingrediente sobrenatural que condimentaba los cuentos de su primera etapa, planificó esta historia como un thriller moderno, muy realista y algo desquiciado.

Robert Bloch escribió más de veinte novelas por las que recibió premios como el Hugo, el Bram Stoker y el premio Mundial de Fantasía. Fue discípulo de H. P. Lovecraft, y colaboró con él en la escritura de Los mitos de Cthulhu.

Tiburón es una novela de Peter Benchley publicada en 1974, que da título a la historia que transcurre en una población costera de Estados Unidos y que hoy es un clásico del cine de horror de animales y la muestra de que el laureado cineasta estadounidense Steven Spielberg ya era bueno cuando no existían los efectos especiales. De hecho, el tiburón blanco que asuela a los turistas nunca aparece de cuerpo entero; era en realidad una máquina que solía estropearse con el contacto con la sal marina.

Peter Benchley (Nueva York, 8 de mayo de 1940-11 de febrero de 2006) es el hijo del escritor Nathaniel Benchley y participó en el guión de Jaws (su título en inglés), escribió más de 20 libros, todos ellos relacionados con el mar y sus criaturas.

Los dientes afilados de Anibal Lecter en El silencio de los inocentes, el cuerpo de Linda Blair en levitación sublime en El exorcista o el horror de Kirsty Cotton en Hellraiser constituyen también imágenes imperecederas de un género cinematográfico, pero todas ellas obedecen a libros iniciales, que dieron fama a sus autores.

El silencio de los corderos, traducción literal del inglés The Silence of the Lambs, pertenece a Thomas Harris, nacido en Jackson, Estados Unidos, que hoy tiene 77 años.  Inventó al psiquiatra controlador y perverso llamado Hannibal Lecter, de los que escribió cinco libros. 

Para dar vida al personaje de Hannibal Lecter el escritor tomó como modelo al médico de una cárcel de la ciudad mexicana de Monterrey. Así lo revela el mismo autor en el prólogo de la nueva edición de su famosa novela de suspenso, tan famosa.

Hannibal Lecter es como ese médico de Monterrey. Foto: Especial

En la década de los 60, Harris conoció al doctor Salazar cuando visitó dicha prisión para hacer una entrevista a uno de los prisioneros que se encontraba en la enfermería tras haber sido tiroteado cuando intentaba escapar.

“El doctor Salazar era un hombre pequeño, ágil y con el pelo de color rojo oscuro, había una cierta elegancia en él”, dijo Thomas Harris a The Times.

William Peter Blatty escribió el guión, pero su libro ya había sido suceso. Foto: Especial

El exorcista es de William Peter Blatty, quien murió a los 89 años a principios de 2017. En 1950, mientras estudiaba en la Universidad de Georgetown, el autor descubrió la historia de un chico de 12 años llamado Robbie, quién en la década de los cuarenta fue exorcizado por un grupo de sacerdotes en el estado de Washington, luego de ser diagnosticado como un caso de posesión demoníaca.

Este suceso fue muy popular en los Estados Unidos en aquella época y el hecho fue cubierto por los medios más importantes del país. Blatty tomó ese hecho y lo convirtió en una fascinante y terrorífica novela, que resultó un best seller instantáneo en 1971. El libro generó su polémica y el fenómeno aumentó dos años después cuando el escritor adaptó su obra para el cine. Ya han pasado casi 40 años y la novela sigue viva.

La novela sigue viva. Foto: Especial

El libro Hellraiser pertenece a Clive Barker. Fue publicada como novela breve en 1986.

En 1987 fue llevada al cine en el film Hellraiser, escrito y dirigido por el propio Barker, y pronto se convirtió en una saga filmográfica, actualmente compuesta por nueve partes y un plan de remake. En 1988 fue publicada por primera vez como novela, y en 1991 fue traducida al español.

Hellraiser, un monstruo conocido. Foto: Especial

Escritor, dramaturgo y escritor inglés, Clive Barker nació en 1952 y está considerado un maestro del cuento de terror y miembro de la New Weird de la literatura fantástica anglosajona.

Famoso por sus antologías de cuentos publicadas en los años 80 como Los libros de sangre, se le considera como uno de los renovadores del género de horror. Barker también colabora en proyectos dedicados al cómic, con varias novelas gráficas basadas en el mundo de Hellraiser y en el ámbito de los videojuegos, donde ha prestado su nombre y realizado guiones.

LOS ZOMBIS Y LOS VAMPIROS

“El zombi representa esa fuerza de lo ignoto de la que nos habla Canetti. Nada teme más el hombre que ser tocado por lo desconocido. El impulso de lo irrepresentable, el trazo sin figura que nos obliga a huir de la realidad, a repudiarla, a renegar de su cercanía grumosa pero indiferenciada. Lo inmediato que carece de nombre, la presencia que no acaba de concretarse en el sortilegio de la unidad, que no se refugia en el lenguaje, sino que se sostiene por una dispersión, entre los huecos y laberintos del verbo”, dice Jorge Fernández Gonzalo en su libro Filosofía Zombi, finalista del Premio Anagrama de Ensayo.

“El zombi es un personaje muy voluble que da bastante juego. Tiene una progresión histórica interesante y quizás es la única criatura de terror que nació en el cine, sobre todo a través de la producción fílmica de George Romero y no en la literatura”, explica Gonzalo.

Todos jóvenes, todos vampiros. Foto: Especial

Lo que no quita que la literatura se haya apropiado del zombi y sin ir más lejos aquí mismo, en nuestras letras, reinan como los que más. Festín de muertos es una antología de 18 historias de zombis, recopiladas por Raquel Castro.

“Estas mutaciones del zombi se me hicieron muy interesantes porque los autores le dieron actualidad desde distintas perspectivas: la violencia intrafamiliar, cuestiones de género, los narcos, las muertas de Juárez”, dice Castro acerca de su libro editado por Océano.

Near Dark o Viajeros de la noche, una cinta de 1987 que resultó un fracaso en la boletería pero que ha perdurado hasta nuestros días como un portentoso filme de culto, mezcla al western con el terror en un trabajo de enorme belleza visual de la cineasta Katherine Bigelow. Una banda de sonido formidable a cargo del grupo alemán Tangerine Dream completa una cinta cuyo remake acaba de ser postergado en beneficio de Crepúsculo, otra de vampiros que ha hecho explotar la taquilla en el 2008.

Y es que los vampiros están de moda, como plantea la periodista argentina Natalia Trzenko en un artículo publicado por La Nación. “Desde Nosferatu, de F. W. Murnau, hasta el Drácula de Francis Ford Coppola, los chupa-sangre fascinan y eso se traduce en rating, taquilla y tendencia. Así, con el enorme empujón de la saga de los libros creados por Stephenie Meyer, Crepúsculo, ahora los vampiros están en todas partes y se multiplican sin necesidad de morder a nadie”.

Crepúsculo es muestra clara de que los vampiros han vuelto a reinar y todo creció en los libros de Meyer, nacida el 24 de diciembre de 1973 en Connecticut, Estados Unidos, quien estudió en la Universidad Brigham Young en Provo, Utah, donde se graduó en Literatura Inglesa.

“Todavía puedo verlo. Era un sueño muy extraño, no había tenido ninguno así antes, ni lo he vuelto a tener. Estaba observando un prado perfectamente circular, en el que un chico y una chica mantenían una conversación. Ella no llamaba especialmente la atención, pero él refulgía al sol. Era guapísimo. Y era un vampiro. Le decía cuánto deseaba matarla y, aun así, cuánto la quería. Me desperté pensando: “¿Qué habrían dicho a continuación?” Lo escribí. Y fue realmente ese proceso de escribirlo lo que me enganchó. Escribí las diez primeras páginas, la mayoría con el más pequeño de mis hijos en el regazo, viendo Blues Clues por encima de mi hombro.”. Así nació Crepúsculo.

Pero vamos a lo que es contagioso y a lo que seguramente devendrá en películas: los libros de miedo nuevos, con la pluma en las páginas, listos para mordernos.

NOVEDADES DE HALLOWEEN Y PARA EL DÍA DE MUERTOS

La caricia de la bestia, de Cristina C.Pombo (Planeta)

En un bosque solitario, dos adolescentes son brutalmente atacados por un ser de una fuerza sobrenatural. En su declaración, ambos sostienen que el agresor es un zombi.

Mi querido asesino en serie, de Alicia Giménez Bartlett (Planeta)

Siguen apareciendo cadáveres y todo apunta a que nos hallamos ante un asesino en serie. El misterio está servido. ¡Qué miedo!

Silencios inconfesables (Serie Bergman 4), de Michael Hjorth (Planeta)

Una familia es hallada asesinada en su propia casa. La Unidad de Homicidios de Torkel Hölgrund se hace cargo del caso, una investigación que se complica aún más al descubrir el cadáver del que era el principal sospechoso del crimen.

Pandemia, de Franck Thilliez (Planeta)

Nada podrá evitar la epidemia. La humanidad está en juego. Tres cisnes han sido hallados muertos por una enfermedad desconocida en el norte de Francia

La mujer de ninguno, de Sergio Ferrara (Planeta)

Una novela sobre la muerte de uno de los consejeros de un banco envuelto en el escándalo de las tarjetas black. Una intriga adictiva que pone a prueba los límites entre ficción y realidad.

Nadie te oirá gritar, de Angela Marsons (Planeta)

En la oscuridad de la noche cinco figuras se turnan para cavar una tumba, un hoyo pequeño en el que entierran los restos de una vida inocente

La dama del pozo, de Daniel Sánchez Pardos (Planeta)

1854: Barcelona sigue prisionera de sus murallas. El hallazgo de un cadáver incorrupto puede ser la señal del fin de los tiempos

Latidos, de Franck Thilliez (Planeta)

Camille Thibault es una joven policía que sufre de horribles pesadillas desde que recibió un trasplante de corazón años atrás. En ellas aparece siempre la misma joven pidiéndole ayuda de forma desesperada.

Las lágrimas de Claire Jones, de Berna González Harbour (Planeta)

Un nuevo caso de la comisaria Ruiz que la enfrentará con sus miserias y sus miedos más inconscientes, y la empujará fuera de su ámbito habitual.

Música Nocturna, de John Connolly (Tusquets)

Un funcionario que descubre tras su jubilación una inquietante biblioteca; un matrimonio que desea ayudar a su hija, dotada de alarmantes poderes.

Restos mortales, de Donna León (Seix Barral)

Premio Pepe Carvalho 2016. Vuelve la gran dama del crimen.

Entrega número 26 de la exitosa serie del comisario Brunetti, la primera que aborda la ecología y los delitos contra el medioambiente.

It (Eso) Edición Película, de Stephen King (Penguin Random House)

¿Quién o qué mutila y mata a los niños de un pequeño pueblo norteamericano?
¿Por qué llega cíclicamente el horror a Derry en forma de un payaso siniestro que va sembrando la destrucción a su paso?

El juego de Gerald, de Stephen King (Penguin Random House)

En una cabaña aislada, desnuda y esposada a la cabecera de la cama. Jessie asiste inerme al macabro desenlace del juego erótico de Gerald, el hombre con quien ha convivido durante veinte años y que está tendido en el suelo junto al lecho.

Whats del más allá (Fantasmas vs Populares 1), de Rose Cooper (Penguin Random House)

Annabelle se acaba de mudar a una casa que está justo al lado de un cementerio y ahora ¡recibe whatsapps de fantasmas! Con la serie De miedo te la vas a pasar terrorífico. (A partir de los 9 años)

La tumba del terror (Misión Historia), de Timothy Knapman (Penguin Random House)

Usa tus conocimientos en historia para decidir el transcurso de la trama y completa la misión y conviértete en un mago de la historia. (A partir de los 9 años)

La fábrica del terror 2, de Ana María Shua (Penguin Random House)

La mejor y mas producida fabrica del terror es nuestra propia mente. De allí salen todas las Cosas que Dan Miedo: Monstruos horrendos, muertos, seres devoradores de carne humana, etc.

Apocalipsis island México, de Antonio Malpica (Océano)

Ha pasado un año y medio desde que surgió́ el primer brote del virus. Los zombis arrasaron con la Ciudad de México y solo algunos sobrevivientes se empeñan en permanecer en una urbe que tiene ya muy poco que ofrecer.

Principio y fin, de Antonio Malpica (Océano)

Sol y luna, luz y oscuridad, demonio y héroe, Orich Edeth y Er Oodak. De un lado el valor y la bondad, del otro el egoísmo, la ruindad. Posiciones opuestas en un mismo tablero que se disputan la Tierra desde milenios atrás.

Historias de miedo para contar en la oscuridad, del 1 al 3, más el volumen Más historias de miedo para contar en la oscuridad (libro electrónico), de Alvin Schwartz, Alvin y Brett Helquist (Océano)

Estas historias de miedo te llevarán en un viaje extraño y temible, donde la oscuridad o la niebla o la bruma o el grito de una persona o el aullido de un perro convierten lugares comunes en lugares de pesadilla, donde nada es lo que esperas.

El caso Eden Belwether, de Benjamin Wood (Duomo)

En El caso Eden Bellwether conoceremos a Oscar, un enfermero de una residencia de ancianos. Ha conocido a la seductora Iris Bellwether, estudiante de medicina, violonchelista e hija de la burguesía acomodada de la ciudad. ¿Quién es en realidad Eden Bellwether? ¿Un genio o un manipulador?