El más reciente informe de la DEA no reconoce la existencia de cárteles de origen estadounidense, pero sí señala que los mexicanos dominan el mercado de drogas en su país y prevé se fortalezcan en el futuro próximo.

Especialistas consultados critican que para Gobierno de Estados Unidos es más fácil “mantener el imaginario de un monstruo llamado México, y sus cárteles” que combatir su consumo interno de drogas.

También agregan que la estrategia emprendida por la actual administración de federal sobre el control de las organizaciones “sigue siendo darwinista. Los grandes se comen a los chicos y perdura el Cártel que afianza el nuevo pacto del sexenio. En concreto, para Peña eso significa afectar a los sinaloenses y ver crecer al Cártel Jalisco Nueva Generación, conjuntamente con sus aliados, algunos tan salvajes como los Beltrán-Leyva que han vuelto a repuntar en el informe de la DEA”.

Ciudad de México, 27 de octubre (SinEmbargo). — El más reciente informe de la Administración para el Control de Drogas (DEA) advierte que los cárteles mexicanos continuarán su crecimiento, ante esa aseveración  especialistas critican la falta de responsabilidad de los Estados Unidos en el combate al narcotráfico.

El director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Pedro Salazar Ugarte consideró una “simulación” los esfuerzos de Estados Unidos por asumir un liderazgo regional contra el narco.

“Por ejemplo, frente al tema de los beneficiarios económicos de estas operaciones, el dinero que generan las drogas son muchos millones de dólares, que seguramente no se quedan solo de este lado de la frontera”, expuso Salazar.

El más reciente informe anual de la DEA acusa a las organizaciones criminales mexicanas de dominar el tráfico de drogas, pone especial preocupación por la aumento de la disponibilidad de heroína en los últimos 7 años.

Ayer, el Presidente Donald Trump declaró la epidemia de consumo de opioides como “emergencia nacional”. En 2015 hubo las 12 mil 989 muertes por sobredosis de esta heroína, y el 93 por ciento de la heroína analizada por la DEA tuvo como lugar de origen México.

“No hay una promoción de conciencia preventiva en términos de que el consumo de drogas en Estados Unidos es la razón de miles de muertos en México. Debatir en Estados Unidos cómo la afecta hacia el exterior su sobredependencia de fármacos, sustancias químicas etcétera no es, el tema preferido de discusión. Es más fácil mantener el imaginario de un monstruo llamado México, y sus cárteles, como el responsable de la inundación de drogas en Estados Unidos”, señaló el consultor de seguridad internacional David Martínez-Amador.

El informe apunta que en México la célula delictiva Guerreros Unidos trafica la heroína entre los estados del suroeste y este del país. Ciudades como Pittsburgh y Chicago son los destinos finales del tráfico de esta droga por parte de diversos cárteles.

De metanfetamina, el informe acusa que se produce en “súper laboratorios” en México. Su principal destino es Nueva York. Y de mariguana, señala a México de ser la principal fuente, en la frontera sur de Estados Unidos se decomisaron 800 mil el año pasado.

La guerra en México en contra de las drogas ha cobrado la vida de miles. 2017 apunta a ser el año más violento en la historia del país. Foto: Cuartoscuro

Los esfuerzos de decomiso de drogas en Estados Unidos son limitados. La DEA expone que en la frontera con México se aseguraron mil 695 kilogramos de heroína en la frontera con México.

Mientras que los decomisos de cocaína, en el que el mayor productor es Colombia, y México el principal traficante, se tradujeron en 10 mil 839 kilogramos decomisados.

“El año pasado, 2016. Colombia incautó 363 toneladas de cocaína, casi 400 toneladas. Las patrullas fronterizas en Estados Unidos incautaron 10 toneladas. ¿A quién le falta compromiso en la lucha contra las drogas?”, cuestionó Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación en Colombia.

Estados Unidos es uno de los principales promotores de la lucha reactiva contra el narcotráfico en Latinoamérica. Y en privado, también.

La conversación telefónica sostenida por el Presidente Enrique Peña Nieto y Donald Trump –el 27 de enero de este año– exhibió el ofrecimiento de tropas estadounidenses para luchar contra los “bad hombres” de México.

“Hay una estrategia de enfrentamiento de las drogas bajo una lógica de carácter policial, militar, represora, que se nos impone a nosotros y que creo que tiene consecuencias muy serias. Si le agregamos la variable gravísima de su política en materia de venta de armas, pues tenemos un problema estructural que proviene desde el norte y que lamentablemente, depende de decisiones que nosotros no podemos alterar”, alertó Salazar.

LOS MÁS INFLUYENTES

El informe de la DEA identifica a seis cárteles como los de mayor influencia en Estados Unidos.

“Los cárteles mexicanos estarán más propensos a mantener la influencia dominante sobre el mayoreo de la importación y la distribución de mariguana, cocaína, mentanfetamina y heroína en los mercados de los Estados Unidos en el término cercano”, expone el documento.

El Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto dio continuidad a la estrategia de su antecesor para combatir el tráfico de drogas y contabilizó 87 mil 778 homicidios en los primeros cuatro años de su sexenio, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) que aún no registran lo que va de 2017.

“Dada la imposibilidad de controlar a todas las organizaciones, el gobierno federal aplica quizá si un lassez faire [dejen hacer, dejen pasar] a nivel del tránsito de la droga, pero sobre el control de las organizaciones la estrategia sigue siendo darwinista. Los grandes se comen a los chicos y perdura el Cártel que afianza el nuevo pacto del sexenio. En concreto, para Peña eso significa afectar a los sinaloenses y ver crecer al Cártel Jalisco Nueva Generación, conjuntamente con sus aliados, algunos tan salvajes como los Beltrán-Leyva que han vuelto a repuntar en el informe de la DEA”, expuso Martínez-Amador.

LOS CÁRTELES MEXICANOS EN EU

Al Cártel del Pacifico, con predominio en Sinaloa, la DEA le asocia con la exportación de drogas a las ciudades de Phoenix, Los Ángeles, Denver y Chicago, mismas que son cruzadas por la frontera en California, Arizona, Nuevo México y el oeste de Texas.

Al Cártel de Juárez, con base en Chihuahua, con el tráfico de mariguana a El Paso, Texas; Columbus, Nuevo México; y Ojinaga, Texas.

Al Cártel Jalisco Nueva Generación con tráfico de mentanfetamina a California desde Guadalajara y Tijuana; así como el trasiego a las ciudades de Nueva York y Atlanta.

Al Cártel del Golfo, de Tamaulipas, con el envío de cocaína a través del Valle del Río Grande con destino a Houston Texas.

A los Zetas con principal base en Nuevo Laredo con trasiego de diversas drogas a través de Falcon Lake, Texas; Dallas, Texas; Nuevo Orlaeans, Luisiana.

Y al cártel Beltrán Leyva, que opera en Guerrero, Nayarit, Morelos y Sinaloa con distribución a Phoenix, Los Ángeles, Chicago y Atlanta.

¿Por qué estos grupos no generan la violencia en Estados Unidos que crean en los países latinoamericanos?

“Es un comportamiento irracional generar violencia en el mismo espacio donde se encuentra el mercado más importante de consumo. Además que, frente a un reacción brutal del gobierno federal los cárteles no tendrían mayor oportunidad. Sin embargo, la violencia como variable interviniente no es aplicable en Estados Unidos porque Estados Unidos no es un punto de cruce (tránsito) sino el destino final”, explicó Martínez-Amador.

ADEMÁS