Su “nombre de guerra” es Dakota Rose. En las redes sociales se le conoce como KotaKoti, o @dakotakoti en Twitter. Se trata de una adolescente de 18 años, según datos que ella misma ha publicado.

KataKoti es, puede decirse, el último fenómeno espectacular de Internet: blogs, Facebook, Twitter, medios –principalmente asiáticos– la han convertido en una imagen viral con presencia global.

En particular, las fotos subidas a Facebook han logrado un efecto viral en internet. Es una sensación mediática sobre todo en Asia, aunque, en teoría, ella es norteamericana. Hay pocos datos.

Se le cataloga como una cosplayer, palabra que proviene de costume play y es una tendencia que surgió en Japón alrededor de los años 70. Esta tendencia consiste en imitar mediante vestuario, peinado y maquillaje a personajes de alguna serie, videojuego, comic, entre otros.

Rose se ha exhibido como el clon de una “Barbie en la vida real” por su delgadez, unas facciones aparentemente perfectas, pestañas propias de un personaje de anime o manga, ojos azules grandes e impactantes, labios finos, nariz sin falla alguna y mucho, mucho maquillaje.

Ella afirma, y así parece, que no hay retoque en Photoshop.

En su cuenta de Facebook, Kota Koti Dakota publicó una serie de fotografías donde no da más datos sobre su nacionalidad.

También ha subido videos en YouTube. Koti publicó varias “guías” sobre cómo maquillarse y vestirse para adquirir este look de los “otakus” o personas fascinadas con la cultura japonesa.

Tampoco es claro si se trata de una campaña viral global para posicionar una marca. De serlo, ha sabido aprovechar el gusto por las “lolitas” que existe en la red de redes.

Como sucede con estos fenómenos, eso se sabrá después –si es campaña–, mucho después, cuando este rostro aparentemente “natural” e “inocente” esté colocado en la mente de los consumidores potenciales a los que va dirigido.