Si el Club Pumas genera –sólo por venta de jugadores– una buena cantidad de recursos, ¿por qué el equipo no le da nada a la Universidad Nacional Autónoma de México, de la cual lleva el nombre? El Patronato es ejemplo de opacidad.

pumas01
Ciudad de México, 29 de abril (SinEmbargo).– En casi 59 años de existencia el equipo de futbol Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM) le ha dado a su afición siete campeonatos del futbol mexicano, dos trofeos Campeón de Campeones, tres copas Campeones de la Concacaf, entre otros palmares. Pero a la UNAM como institución, aunque la lleva en el nombre, le ha quedado a deber.

Según lo dicho por el Patronato del Club Universidad AC, las finanzas del equipo están sanas, pero no se tiene registro de cuánto han aportado a la Máxima Casa de Estudios y esto no se divulga a la comunidad, ya que el Patronato es quien maneja el dinero, por lo que no se le consideran recursos públicos.

De la simple venta de jugadores en el periodo de Víctor Mahbub como presidente del patronato de Pumas el equipo recibió una cantidad aproximada a los 346 millones de pesos, según datos de los medios internacionales a los cuales fueron vendidos. Esto sin contar lo recaudado por publicidad, boletaje, venta de ropa deportiva ni las aportaciones de los socios del patronato.

Por el uso del estadio, por ejemplo, existe un contrato entre el Club Universidad AC y la UNAM, el cual se limita solamente a un buen mantenimiento, pero la universidad no recibe una renta.

NACE UNA MÁQUINA DE DINERO

El 11 de julio de 1975, el entonces rector de la institución, Guillermo Soberón Acevedo, decidió separar al equipo de futbol de su presupuesto para que esto no significara una carga económica para la UNAM, pero el plan de negocios les salió mal.

Fue entonces que creó el patronato mediante un contrato entre la Universidad Nacional Autónoma de México y el Club Universidad AC, donde algunos egresados ayudarían a administrar al equipo.

frase01De acuerdo con los estatutos del Patronato, en el Artículo I se consigna: “Sin percibir ningún fin lucrativo y de acuerdo con lo que establece el convenio firmado con la Universidad Nacional Autónoma de México, la asociación tiene objeto esencial colaborar material y económicamente con la Universidad Nacional Autónoma de México al fomento y progreso del deporte en los términos que más convenga a dicha finalidad impulsando la práctica y desarrollo de los mismo en beneficio de la juventud…”.

La figura principal seguiría siendo el Rector, pero la administración la tendría el Patronato, integrado por un presidente, el Consejo de Administración, el Consejo Técnico Administrativo y una serie de socios que a decir de uno de ellos, quien prefirió el anonimato, rondan ahora en los 250.

Su manera de funcionar económicamente está establecida en el artículo 9 de dichos estatutos, donde dice: “Del total de los ingresos que perciba la asociación se deducirán los costos y gastos para realizar sus actividades y el remanente que así resulte en perjuicio de las reservas y en su caso lo determine la asamblea general se cederá íntegramente a título gratuito a la UNAM…”.

TOTAL OPACIDAD

victor_mahbub
En el artículo 37 de los estatutos mencionan que el presidente del Patronato debe ser renovado cada dos años, teniendo derecho a una sola reelección, pero la administración de Víctor Mahbub se alargó dos años más, simplemente porque no llamaba a asambleas generales ordinarias.

Los estatutos también establecen que al menos deberá realizarse una asamblea por año durante los primeros 4 meses, Mahbub sólo celebró tres: en mayo de 2008, junio de 2009 y septiembre de 2011.

A pesar de ello, cuando Mahbub Matta dejó la presidencia hizo hincapié en la recuperación económica del club con un remanente superior a 14% en 2010, pero como para entregar los recursos a la UNAM debe tenerse la autorización de los asistentes a la asamblea, esto nunca se llevó a cabo.

Y se pudiera pensar que los recursos excedentes fueron utilizados para contratar jugadores, pero no: en los primeros cuatro años de Víctor Mahbub al frente del Patronato no se contrató a nadie externo al club.

EL PENOSO CASO DE PABLO BARRERA

pablo_barrera01
En febrero de este año, el ex jugador de Pumas Pablo Barrera Acosta confesó a la prensa mexicana que en 2010 la directiva auriazul no le pagó un peso por su transferencia al West Ham United de Inglaterra. La condición para dejarlo ir del equipo de la UNAM al de la Liga Premier era que renunciara a su porcentaje por la venta.Según el futbolista, las palabras de Víctor Mahbub Matta, entonces presidente del Patronato de la UNAM, fueron: “Me planteó el tema así: ‘Mira, si te quieres ir, no te voy a dar nada. Si quieres pelear, pues no te vas a ir’. Fue el presidente Mahbub quien me lo dijo”.

En el futbol mexicano, en las transferencia de carácter definitivo –es decir, una venta–, al jugador le corresponde 10% del monto de la operación.

“Me dolió mucho, sentí muy feo que una institución como Pumas te hiciera esto, la verdad nunca me lo imaginé”, declaró Barrera en su momento.

UNA NUEVA ERA… Y TODO SIGUE IGUAL

aspe_borja
Desde marzo de 2012, Jorge Borja Navarrete dirige el Patronato del Club Pumas y fue, casi un año después, el pasado 15 de marzo, cuando a puerta cerrada se entregaron las primeras cuentas a los socios en lo que fue su primera Asamblea General.

Al salir, varios socios externaron su molestia a los medios ya que, por cuestiones de seguridad, Borja Navarrte y el vicepresidente deportivo Alberto García Aspe no dieron a conocer los sueldos de los últimos tres técnicos ni el ingreso exacto por los jugadores vendidos.

Otro asunto que sólo maneja el Patronato y no la UNAM como institución, es los relacionado con la porra Puma.

Dicha porra oficial fue creada hace 15 años y hoy es uno de los grupos de apoyo más importantes y numerosos del futbol mexicano, conformada por alrededor de 8 mil integrantes, de los cuales sólo 2 mil 919 está registrados en el Club Universidad Nacional AC.

Al inicio eran unos pocos los que abarrotaban la zona del Palomar en el estadio de Ciudad Universitaria. Era un puñado de fieles aficionados que pagaban su boleto, jornada tras jornada, para alentar a los Pumas… se hacían llamar La Rebel.

Atraían la atención de todos pues, como pocas veces se había visto en el futbol mexicano hasta entonces, estos jóvenes estaban de pie todo el partido alentando a su equipo, con grandes banderas y bengalas de colores.

Con los meses, la expectativa sobre este grupo fue creciendo a la par de su número de integrantes y con ello su poder para presionar por apoyos a la directiva del club. Llegó el momento en que eran miles y tuvieron que ser reubicados en la zona del Pebetero del estadio de CU… y fue ahí donde surgió el monstruo.

PORRISTAS, DE AFICIONADOS A MAGNATES

salvador_reyes
Por las filas de La Rebel han pasado personajes como Santiago Reza, alias “El Masko”; Mario Cruz, “El Che” y el mítico “Gonzo”, quien falleció en 2003. Pero hay un nombre que se mantiene desde 1998: Salvador Reyes Contreras, alias “El Nariz”, actual líder indiscutible de la porra quien pasó de ser un aficionado del montón a ser un magnate del futbol.

El apoyo de la directiva inició con 90 boletos gratis para entrar al estadio de Ciudad Universitaria, después incluyeron camiones para movilizar a la porra a otros estadios de la República Mexicana y finalmente boletos gratis para los partidos de visitantes.

Desde el principio y hasta la fecha, Salvador Reyes y su hermano Gabriel, “El Abuelo”, lucran con estos apoyos: revenden los boletos regalados, en ocasiones cobran los viajes en camión y venden alimentos y bebidas durante los trayectos a otros estadios.

Si eres “amigo”, el viaje y la entrada al estadio son gratis; si no, debes pagar entre 500 y 800 pesos, dependiendo la importancia del partido.

frase02

Arriba del camión la situación no es distinta, todo representa negocio. A un lado del chofer, el grupo cercano a “El Nariz” ubica una hielera con cerveza, refrescos y aguas. También hay mezcal, caña o tequila, y no falta quien te ofrezca marihuana. Todo para que el camino sea “placentero” hasta Pachuca, Chiapas, Monterrey o cualquier lugar donde se lleve a cabo el partido.

Por ello no sorprende que en la jornada 10 del presente torneo en un retén previo al partido Puebla–Pumas, los policías hayan encontrado cervezas y marihuana en los camiones de la porra auriazul.

Pero el negocio perfecto se cerró para “El Nariz” durante el periodo de Arturo Elías Ayub como presidente del Patronato de Pumas, quien, según el periódico Reforma, le otorgó en 2004 una licencia al líder de la porra para utilizar el logo deportivo de los Pumas en ropa y calzado para comercializarla.

A la par, Salvador Reyes registró la marca “Orgullo Azul y Oro” y “La Rebel” ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), con vigencia de mayo de 2004 a 2014 bajo el número de expediente 615525, y se dedicó a fabricar productos con el nombre de la porra.

Por si fuera poco, en aquél momento la afición Puma estaba en constante crecimiento, mucho de esto debido al Bicampeonato obtenido por el equipo lo que convirtió la venta de artículos en un éxito total.

frase03

Es por ello que actualmente cada vendedor que utiliza las frases: “La Rebel” y “Orgullo Azul y Oro” en las prendas está obligado a darle un porcentaje a “El Nariz”, de lo contrario estaría incurriendo en el delito de piratería.

En Pumas el negocio sí existe. Hay registros de sumas millonarias por venta de jugadores y algunos líderes de la porra ganan dinero utilizando el logotipo del equipo de la UNAM para vender sus propios productos. Pero, ¿cuánto de estos recursos realmente llegan a la Máxima Casa de Estudios? La falta de transparencia con la que se maneja el Patronato hace que estos datos no se den a conocer, ni siquiera a los socios que integran el Club Universidad AC.

pumas_cuadro01

pumas_cuadro02

pumas_cuadro03