Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).– Familiares de los 11 detenidos en el marco de las movilizaciones por Ayotzinapa del pasado 20 de noviembre, y quienes quedaron en libertad la mañana de este sábado luego de que un juez determinó que no existen elementos en su contra, exigieron la renuncia del Procurador General, Jesús Murillo Karam, y pidieron la reparación del daño para sus familiares.

En una conferencia de prensa ofrecida en la explanada del Palacio de Bellas Artes, familiares de Tania Ivonne Damián, Hillary González y Liliana Garduño, y una representante de Lawrence Maxwel, informaron sobre la liberación de los detenidos y denunciaron la poca información que las autoridades les han brindado al respecto. Indicaron que no se sabe cuándo llegarán a la Ciudad de México.

Edgar Garduño, hermano de Liliana, una de las detenidas, indicó que en algún momento el Procurador Jesús Murillo Karam dijo que “si nuestros familiares no eran procesados él renunciaba, pues ahora le pedimos su renuncia”, exigió.

En la explanada de Bellas Artes, desde el día de ayer se han llevado a cabo varias actividades culturales para protestar por la detención de los jóvenes.

Esta mañana, las once personas que se encontraban presas en penales de alta seguridad se les dictó el auto de libertad por falta de pruebas en su contra.

Siete hombres que se encontraban presos en el penal de alta seguridad de Villa Aldama, Veracruz, salieron de las instalaciones alrededor de las 16:00 horas de este sábado y fueron recibidos por sus familiares; en tanto al chileno Laurence Maxwell fue trasladado a la estación migratoria de Veracruz. Las tres mujeres presas también ya abandonaron el penal de Nayarit.

Abogados de la organización Cauce Ciudadano, quienes llevaron el caso de los detenidos, informaron esta mañana vía Twitter que el Juzgado Decimoséptimo de Distrito con sede en Xalapa, Veracruz, resolvió el auto de libertad por la falta de elementos en contra a los 11 detenidos por los delitos de tentativa de homicidio, motín y asociación delictuosa.

El pasado 20 de noviembre, 11 jóvenes fueron detenidos acusados de los disturbios ocurridos al final de la manifestación en el marco de las protestas por la desaparición de los 43 normalistas. Al finalizar la movilización, en el Zócalo capitalino un grupo de personas arrebató vallas del Palacio Nacional, y arrojó cócteles molotov a la policía.

Sin embargo, los detenidos, acusados de participar en las agresiones, negaron haber realizado actos violentos. Sus familiares y diversas organizaciones civiles denunciaron irregularidades en su detención y en su proceso jurídico.

Los 11 detenidos fueron trasladados desde el sábado pasado a penales de alta seguridad en Veracruz y Nayarit.