El Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) llamó a analizar propuestas como el uso lúdico de la mariguana y el enfoque hacía otras drogas: “No es posible que sigamos viendo al usuario como criminal y que sigamos persiguiendo a los campesinos como si fueran los culpables de la pobreza en la que viven”, dijo.

Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).– El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Graue Wiechers, llamó a revisar y cambiar la estrategia en contra del narcotráfico pues ha generado más inseguridad y miles de muertos a 10 años de iniciada.

“Es hora de hacer un balance e, indudablemente, cambiar algo que estamos haciendo mal. Tenemos que hacer algo distinto”, dijo esta día el rector.

El representante de la Máxima Casa de Estudios de nuestro país señaló que el saldo de la estrategia emprendida contra los grupos del crimen organizado “no es el mejor” y recordó que ha dejado “150 mil muertos, 28 mil gentes desaparecidas y en algunos meses, como en julio de este año, se han registrado 20 mil decesos. Son los primeros años de esta confrontación”.

Dijo que durante esta guerra, el país ha pasado a ser un gran productor de cocaína y ha aumentado el consumo de drogas al interior, cuando anteriormente era un punto de tránsito.

“1.7 millones de jóvenes entre secundaria y bachillerato han probado las drogas, y algunos son adictos”, apuntó.

Aseveró que la misma ha traído la inseguridad y dejado de manifiesto la corrupción.

Criticó que este conflicto ha creado una mala imagen al país en el exterior, y que no ha sabido aprovechar el Tratado de Libre Comercio para impulsar su desarrollo.

Durante la inauguración del panel de discusión sobre la política de drogas, organizado por la UNAM y el Instituto Aspen en México, llamó a revisar las propuestas del uso recreativo de la mariguana, así como el enfoque hacía otras drogas:

“No es posible que sigamos viendo al usuario como criminal y que sigamos persiguiendo a los campesinos como si fueran los culpables de la pobreza en la que viven”.

Agregó además que la persecución de capos sólo ha generado la fragmentación de los cárteles y ejemplo de ello es que tan solo en el estado de Guerrero se estima que hay 50 grupos de narcotraficantes activos.

Por su parte, Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la Universidad expresó que el problema es muy complejo y que nadie tiene la solución única o mágica que pudiera resolverlo, sin embargo la apertura de la Universidad se presta para mostrar diferentes perspectivas.

Destacó el trabajo de Andrew Freedman, Director of Marijuana Coordination for the State of Colorado, encargado de regular el uso de la mariguana para mantener la salud pública.

Luis Astorga, miembro del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, también hizo énfasis en la actuación de Colorado y llamó a no inclinarse por un sólo modelo de regulación, sino analizarlo respecto al contexto sociohistórico de cada país, dependiendo de los objetivos que se quieran lograr.

Habló del caso de Uruguay, un modelo a partir del control del Estado, recordó que fue un modelo que se propuso en México. Crear un monopolio del Estado para las personas que lo necesitaran, a bajo costo; así como hospitales.

El investigador se cuestionó respecto a cómo aplicar un modelo de regulación abierto como el de Colorado, que sigue una lógica más apegada a la economía de Mercado, en un Estado con instituciones débiles.

“El tipo de intituciones que tenemos hacen dudar a las personas de la posiblidad de implementar y crear leyes” al respecto, mencionó Astorga Almanza.

Además señalo que sería ingenuo pensar que legalizando la mariguana en México será un golpe duro para las organizaciones criminales, cuyo mercado de la mariguana “no es el mercado principal”.

De cueardo con un estudio, la mayor parte de las ganancias de los cárteles mexicanos son principalmente por el contrabando de sobre todo de cocaína, en segundo lugar la heroína y metanfetamina.

“El día de mañana que los legisladores se decidan a promulgar una ley con todos los aspectos como en Colorado, ese mercado no termina ahi, es decir, todavia en Estados Unidos hay otros estados que la tienen ilegalizada y consumen esta mariguana de mas baja portencia, pero sigue habiendo un mercado”.

Continuó: “En téminos generales uno podria pensar que las ganacia bajarían, sin embargo sigue habiendo otras, el caso de las metanfetaminas y la heroína. Pensar que de manera baja se da un golpe fuerte a las organizaciones creo que no es realista. Lo que es realista es la cantidas de gente que no iría a la cárcel por consumo o por posesión simple de mariguana”, concluyó el investigador de la UNAM.


También te puede interesar