Este es un capítulo del libro Días de Radio. Historias de la radio en México, que publicó Tintable y la Secretaría de Cultura. Este libro, de Gabriel Sosa Plata, en coautoría en varios textos con Perla Olivia Rodríguez Reséndiz, Alberto Esquivel y Felipe León López, relata lo sucedido con la radiodifusión desde sus transmisiones experimentales en 1919 hasta el 2016: el periplo de las estaciones comerciales, el surgimiento de la radio gubernamental y la de uso público, la radio comunitaria, y se observa su transición de los programas en vivo a la de la música de discos o digital, de los grandes radioteatros a las pequeñas cabinas radiofónicas. Desde cuatro perspectivas: historia general, historias de radiodifusoras, de programas y de la evolución tecnológica del medio, la obra también analiza la legislación y la respuesta que ha dado este medio a coyunturas particulares: la segunda guerra mundial, el proyecto educativo de José Vasconcelos y de algunos de sus sucesores, la censura, la intromisión de la política, su uso social y el meramente de esparcimiento.

El recorrido incluye el desenvolvimiento de AM y de FM, y el recuento de su surgimiento gracias a varias personalidades, como Constantino de Tárnava, y la evolución de ciertas emisoras como Radio Educación, la XEX, Radio Femenina, Radio Mil, la XEW, La Pantera, La Sabrosita, Rock 101, Radioactivo (que fue de los primeros en entrar a Internet), así como el de ciertos programas que han marcado a diversas generaciones de audiencias y el gran papel que ha desempeñado en situaciones como la segunda guerra mundial y los sismos de 1985. También se hace un repaso de personajes que han conformado opinión pública como Jacobo Zabludovsky o, en otro lado del espectro, Carmen Aristegui. El libro, además, está ilustrado con fotografías, que son documentos indispensables para comprender esta historia.

Por Gabriel Sosa Plata y Alberto Esquivel Villar[1]

Ciudad de México, 30 de julio (SinEmbargo).– Radio Femenina (XEMX) ha sido uno de los proyectos más novedosos en la historia de la radio: una estación operada exclusivamente por mujeres en una época de importantes cambios sociales y tecnológicos, aunque con una programación que poco reivindicaba o promovía los derechos humanos de las mujeres y más bien reforzaba los estereotipos existentes en los años cincuenta.

Dos hechos fundamentales enmarcaron el nacimiento de “Radio Femenina”: la aparición de la televisión y el derecho de las mujeres a votar y ser postuladas como candidatas a puestos de elección popular.

Si bien la televisión, todavía en 1952, no llamaba mucho la atención de las agencias de publicidad por lo poco popular que resultaba el medio ante los elevados precios de los televisores, su nacimiento reforzó la idea, manejada en años anteriores, de que la radio sería desplazada por el nuevo medio.[2] De ahí que al iniciar la década de los cincuenta, varias estaciones radiodifusoras realizaran fuertes inversiones para ampliar y modernizar sus instalaciones. Tal fue el caso, por ejemplo, de la XEB, que en 1953 “construyó un ‘teatro estudio’ y reconstruyó el que ya poseía con el objeto de atraer mayor cantidad de público a sus programas” o bien la XEOY, Radio Mil, “que invirtió 190 mil pesos en la reparación y acondicionamiento de sus instalaciones”.[3]

De igual manera, los propietarios de estas estaciones introdujeron algunas innovaciones a sus empresas “para hacerlas más rentables”. La XEW decidió en 1953 transmitir las 24 horas del día y Radio Mil, en 1954, de las 5 a las 3 de la mañana del siguiente día, para captar a un mayor número de anunciantes. Otro fue el caso de las estaciones pequeñas que ante la imposibilidad de hacer más inversiones en sus instalaciones, trataron de modificar parcial o totalmente su programación para hacerla más atractiva y obtener mayores recursos. Ésta fue la situación de la XEMX que con su nueva administración rompió de manera radical con el formato anterior (Radio Club, la voz del amateur, en la que se daba espacio a representantes de clubes y asociaciones), a pesar de su originalidad.

Obviamente que el desplazamiento de la radio por la televisión jamás llegó a ocurrir por las peculiaridades publicitarias de cada uno de estos medios, pero la idea de que así fuera, contribuyó a crear proyectos novedosos como el de Radio Femenina.

Fue uno de los proyectos más novedosos en la historia de la radio, sin embargo, reforzaba los estereotipos. Foto: AGN, Archivo fotográfico de los Hermanos Mayo.

El otro acontecimiento que pudo haber influido en el surgimiento de esta radiodifusora fue la modificación del artículo 34 de la Constitución Política, que permitió a las mujeres votar desde 1952. Como se recordará, desde finales de la década de los años cuarenta, cada vez era más fuerte la idea de reconocer el derecho de las mujeres al voto y a ser postuladas como candidatas a puestos de elección popular. Incluso desde 1946 el Congreso había aprobado su derecho a hacerlo en elecciones municipales, pero fue durante su campaña como candidato a la Presidencia de la República, cuando Adolfo Ruiz Cortines prometió “iniciar ante las Cámaras las reformas legales necesarias para que la mujer disfrute de los mismos derechos políticos que el hombre” si la votación le favorecía.[4]

El 10 de diciembre de 1952, una semana después de iniciada su administración, Ruiz Cortines cumplió su promesa. Ese día envió al Congreso la iniciativa de ley que modificaba el artículo 34 de la Constitución Política:

Artículo 34: Son ciudadanos de la República los varones y las mujeres que teniendo calidad de mexicanos reúnan, además, los siguientes requisitos:

I.- Haber cumplido 18 años siendo casados, o 21 si no lo son;

II.- Tener un modo honesto de vivir.

Después de las deliberaciones correspondientes en la Cámara de Diputados, de haber sido aprobada por la Cámara de Senadores el 24 de diciembre de 1952, por las legislaturas de los 28 estados entonces existentes, y de nuevo por los diputados, el artículo 34 constitucional tuvo plena vigencia desde octubre de 1953.

Si bien es cierto, como se aprecia, que Radio Femenina comenzó a funcionar antes de aprobarse definitivamente el artículo 34, había un contexto político que pudo haber influido en quienes deseaban crear un producto original, novedoso, que llamara la atención de los anunciantes. Y nada mejor que aprovechar la polémica desatada por la posible incorporación de la mujer a la vida política de México.

Esta labor correspondió al odontólogo Fernando González Oviedo[5] y a su socio Luis Martínez Vértiz, entonces principal accionista de la compañía Salinas y Rocha (de la cual era director general) y de la radiodifusora XEPH (que compró en 1949). Con la experiencia adquirida en la PH, comenzaron a trabajar, a reclutar personal para su nueva empresa. Una de las primeras en acudir a probar suerte fue Adalea Vázquez, actriz de radionovelas de la XEW y ganadora en 1951 de un concurso de actuación organizado por el entonces Departamento Central y Bellas Artes, quien así lo recuerda:

Fui, pasé las pruebas y me quedé a trabajar en Radio Femenina. Realicé mis pruebas en 1951; al año siguiente se echó a andar la estación. Las pruebas consistían en leer algo, para escuchar tu voz. Luego la calificaban Cuca Escobar (de Perrín, la que se convertiría en gerente de la difusora) y el Dr. González Oviedo. Muchas hicimos las pruebas; pocas nos quedamos. Nos mandaron a la Secretaría de Educación Pública. Ahí nos entregaron el Reglamento. Lo estudiamos. Presentamos nuestro examen. Nos entregaron nuestras credenciales, y empezó a transmitir, un año después, Radio Femenina.[6]

El 14 de marzo de 1952 nació la XEMX Radio Femenina, desde sus estudios ubicados en Reforma No 20, con un horario de transmisión de las 7:00 a las 0:30 horas. Su identificación eran unas campanas que tocaban la entrada de la inmortal canción de Agustín Lara: “Mujer, mujer divina…”, pero también se utilizó la grabación de las voces de unas cotorritas. Por eso, y por el micrófono utilizado con la forma de un ave semejante, se le llamó “La jaula de las cotorras”. Transmitió con mil watts de potencia.

El 14 de marzo de 1952 nació la XEMX Radio Femenina, desde sus estudios ubicados en Reforma No 20. Foto: AGN, Archivo fotográfico de los Hermanos Mayo.

Como gerente fue nombrada Cuca Escobar de Perrín, esposa del connotado actor y epigramista Tomás Perrín, pero más conocida en el medio radiofónico como “Cuca, la telefonista”, por sus actuaciones en uno de los exitosos programas de la XEW. Cuca, además de actriz, también fue una brillante enfermera que incluso “fue el brazo derecho del Dr. Morones Prieto, secretario de Salud”, según revelaciones de su hija, la doctora Teresa Escobar Rhode.[7]

El día de la inauguración, con la presencia de representantes de agencias de publicidad, radiodifusores y empresarios de la industria, Cuca recibió los micrófonos de manos del señor Agustín García López, secretario de Comunicaciones, y, emocionada (según narran los cronistas), dirigió lo que fueron las primeras palabras en la emisora:

Inicio en esta forma las labores como una capitana de nave y es motivo de satisfacción poder lanzar al aire por estas iniciales el mensaje a todas las mujeres del Continente americano; si el éxito se logra en el futuro, sería motivo de orgullo y si no, cuando menos ya estaban fincados los cimientos de una nueva actividad en la cual la mujer podría desarrollarse o cuando menos otras personas seguirán con la idea iniciada.[8]

Radio Femenina comenzó así una intensa vida de siete años, que se distinguieron por lo novedoso de sus programas elaborados por y para las mujeres. Varias fueron las emisiones de mayor éxito:

—”Vamos a la plaza”, bajo la conducción de Susana Castaneira.

—”Páginas del diario de una mujer sin nombre” con la intervención de Cuca Escobar, Coralito Perrín, María del Carmen Feria y diversos actores. Se transmitía de lunes a viernes de las 19:45 a las 20:00 horas.

—”El Rosario”, programa dialogado con Rosa Elvira Cano y el cuadro de actores de la XEMX. Su horario de transmisión de 10:00 a 10:15 horas, los lunes, miércoles y viernes.

—”Realidades de México”, considerado “la editorial de la estación”, pues se daban a conocer puntos de vista sobre problemas de la época.[9]

Años después aparecieron:

—”Celebridades femeninas”, producido por Socorro Peñaloza. en el que narraban las biografías de las grandes figuras de la historia, con música de fondo de conocidas orquestas sinfónicas. Horario: 21:30 a 22:00 horas.[10]

—”Paisajes de Francia”, con la producción de Sofía Chener. Fue patrocinado por la embajada de Francia para la colonia francesa que radicaba en México. Se transmitía de las 18:00 a las 18:30 horas.[11]

—”Compositores de México”. La producción estuvo a cargo de Dolores Guzmán. Durante la emisión fueron entrevistados los más destacados compositores de México. Horario: de 21:00 a 21:30 horas.[12]

—”La hora sentimental”, de lunes a sábado de 22:00 a 23:00 horas, en el cual se leían poemas con música de fondo.[13]

—”Lo más besable de México”, cuyo principal atractivo consistía en “premiar al auditorio con viajes a Acapulco, cenas con los artistas más populares y más”.[14]

Pero quizás uno de los programas más recordados, de más fama de Radio Femenina durante sus primeros meses de vida fue la de “La pareja ideal”. La emisión que en realidad fue sólo un concurso, tenía por objetivo “encontrar en México la pareja de novios más perfecta” que representara a la juventud mexicana y que estuviese próxima a celebrar su boda. Para ello, organizó, conjuntamente con la estación XEPH y un diario capitalino, una encuesta a fin de recibir solicitudes y cumplir con esa tarea. Javier Sorondo, Tomás Perrín y Goyton Petros, componían el jurado calificador.

“Si un dolor le molesta, Mejoral es la respuesta”. Foto: AGN, Archivo fotográfico de los Hermanos Mayo.

Según testimonios recogidos por la prensa de aquellos años, se inscribieron un elevado número de parejas. Una de ellas estaba formada por Raúl MacGregor y Tere Gutiérrez Vázquez, él estudiante del IPN y ella de la UNAM, quienes se hicieron acreedores al segundo lugar. Muchos años después, en septiembre de 1992, fue entrevistada al respecto la galardonada, ahora ya con dos doctorados en geografía, autora de diversos libros en la materia, ex directora en dos ocasiones del Instituto de Geografía, vicepresidenta de la Unión Geográfica Internacional y Mujer del Año 1984:

Mi esposo murió hace diez años. Fue un gran conocedor del campo mexicano en el aspecto de plagas. Era entomólogo: disecaba insectos. Nos conocimos durante la secundaria. Él estudió biología en el Poli y yo geografía en la UNAM. Duramos siete años de novios…

Yo oía mucho radio. Pura Córdova fue una voz excepcional. Recuerdo un programa de tangos que se transmitía por las tardes. Un día escuché que se iba a realizar el famoso concurso de la “Pareja Ideal”. Nosotros estábamos preparando nuestra boda. Mi esposo quería comprar un microscopio, el cual valía un dineral, y acordamos entrar al concurso, con la ilusión de ganar e invertir ese dinero en la compra del microscopio. A la familia de mi esposo no le hizo mucha gracia la idea. La mía no dijo nada.

Nos inscribimos. Nos llamaron a una entrevista. Habló mi esposo. Lo hizo muy bien. Te prometían el pago de la boda, casa y coche. A mí también me hicieron algunas preguntas; sin embargo, se dirigían más al hombre y le ponían mayor atención. Yo insistí en nuestra idea de comprar el microscopio.

Se realizó el concurso. El programa de radio, donde se definía a la pareja ganadora, lo llevaban Cuca Escobar y Tomás Perrín. Recuerdo que Cuca y Tomás no sabían cómo hacer para que nosotros ganáramos. Esa fue mi sensación. Pero ganó otra pareja. Creo que él estudiaba medicina. Se habló mucho, durante el concurso, de que la pareja triunfadora tenía que desfilar dentro de un coche descubierto, con la propaganda de la “Pareja ideal”, por una de las avenidas principales del centro de la ciudad. Y así se hizo.

Al poco tiempo de que sucedió esto, me hablan de la radioemisora de parte de la familia Perrín. El doctor Tomás Perrín, padre de Tomás, quería conocer a mi esposo. Tenía una sorpresa para nosotros. Esta fue el microscopio. Cuca había intercedido por nosotros. Así, vimos realizada nuestra gran ilusión. Tiempo después nos encontramos a la pareja ganadora, y nos dijeron que no les habían dado nada de lo prometido. Al final de cuentas los que salimos ganando, gracias a Cuca Escobar, fuimos nosotros.”[15]

El concurso, como se aprecia en las palabras de la doctora Gutiérrez, fue tan exitoso, que incluso mereció no sólo la felicitación de importantes revistas conservadoras de la época por “fomentar el matrimonio y elevar así el nivel moral de nuestro pueblo”,[16] sino también de la Iglesia católica, pues otro de los objetivos de “La pareja ideal” era celebrar el día 15 de agosto como “El día del matrimonio”. Las palabras expresadas por Cuca Escobar son elocuentes:

Esta campaña mereció la felicitación de nuestros más altos gobernantes y la bendición del excelentísimo señor arzobispo de México, quien manifestó ante nuestros micrófonos, estar dispuesto ese día (el 15 de agosto), a celebrar gratuitamente los matrimonios de todas aquellas parejas que no hubieran podido unirse por dificultades económicas, y dio su más amplio apoyo a esta idea que tiende a consolidar el matrimonio en México, y a esa fecha que, al exaltar al matrimonio, exalta la simiente y el baluarte de nuestra patria. Esta fue nuestra trascendental conquista del mes de agosto.[17]

Además de “La pareja ideal”, Radio Femenina realizó durante sus primeros seis meses de vida, diversas actividades sociales que contribuyeron a elevar la aceptación por la emisora. Un balance elaborado por la misma Cuca Escobar, detalla que en este periodo se ofrecieron, sólo en el primer mes, los servicios de “seis clínicas médicas infantiles, dos maternidades, una clínica dental y… de eminentes médicos internistas y ginecólogos, así como cien becas para niñitos pobres en un magnífico colegio. Todo esto, con un carácter absolutamente gratuito”.[18] En mayo, abrieron los micrófonos de la radiodifusora para que el público enviara saludos “a sus madrecitas” y “fue así como vinieron… desde un reo —que pidió permiso especial para enviar un mensaje de amor a su madrecita angustiada— hasta los niñitos de un orfanatorio que elevaron dulces canciones a las madres de otros niños que, por tenerlas, eran más felices que ellos”.[19] En junio, se promovió un homenaje a Hortensia López, luchadora social, y, finalmente, en septiembre, una campaña de apoyo a la Granja de los Niños de San Antonio Acolman, consistente en la recolección de semillas para el sembradío de flores, y en la que “…el pueblo de México nos respondió una vez más en forma conmovedora y superando nuestros cálculos más optimistas. Este día 30 (de septiembre) en que precisamente se cierra esta campaña, muchos miles y miles de camotitos de gladiolos y muchísimos pies de rosal, fueron entregados a estos niñitos pobres que así tendrán una extraordinaria fuente de producción que asegura el porvenir de ellos y de muchos chiquitines más…”.[20]

Es importante mencionar que además de estos programas y de la labor social que impulsaba, Radio Femenina intentó realizar radionovelas. Se hablaba de que Marisa Garrido sería la directora y Lotería Nacional el patrocinador, pero el proyecto nunca se llevó a cabo. No obstante, las acciones realizadas hasta ese momento eran suficientes para que la XEMX lograra adquirir cierta notoriedad y, por supuesto, mayores recursos económicos, pues ya en septiembre de 1952 había logrado multiplicar ocho veces su facturación, desde el día que comenzó a transmitir.[21]

Una de las características que también fueron fundamentales para llamar la atención de los anunciantes, eran las voces. En efecto, tal como se describe en el relato de Adalea Vázquez, la selección del grupo de locutoras que integraría la radiodifusora, fue muy competida. Muy pocas aspirantes lograron pasar las pruebas, muy femeninas o dulces. Además de Cuca Escobar y de Adalea Vázquez, hicieron locución Susana Castaneira, Mary Muñoz Ledo, Dolores Muñoz Ledo, Rosa Elvira Cano, Mimí Bechalini, Magdalena Ruvalcaba, Mery Barquín, Josefina Maldonado, Nelly Salvar (quien tenía el último turno), Xóchitl Stella[22] y Teresa Escobar Rhode (Coralito Perrín), a quien le debemos el siguiente testimonio:

Tratábamos de que la gente que nos compraba tiempo tuviera en sus anuncios, como fondo, música guapachosa, o muy agradable o muy romántica. Anunciábamos con una voz muy dulce para que la gente no se olvidara de una. Mimí Bechalini era una de nuestras máximas estrellas. Era una extraordinaria improvisadora. Tenía un excelente control remoto desde La Gran Sedería. Si había un problema técnico, ella lo arreglaba. Teníamos voces tan bonitas que constantemente recibíamos llamadas de señores que nos querían conocer. Les dábamos las gracias. Les pedíamos que nos siguieran escuchando. Teníamos prohibido aceptar cualquier situación inapropiada procedente de nuestro público. Rosa Elvira Cano tenía una de las mejores voces. Xóchitl Estela (Stella) fue la voz oficial de Radio Femenina. Fue una gran actriz de radio.[23]

En cuanto a las operadoras, éstas fueron las señoritas Carmen Domínguez, Silvia Castellanos, Josefina Maldonado, María del Carmen Feria y Graciela Martínez, quienes para desempeñar su tarea tomaron un curso especial.

Radio Femenina tuvo dos gerentes y dos sedes. En el primer caso, Cuca Escobar, renunció a los seis meses de inaugurarse la estación para dedicarse exclusivamente a su familia (pronto iba a dar a luz) y en su lugar se quedó Lilia Castro, quien llevó esa responsabilidad en los años siguientes, hasta antes de que la emisora fuera vendida.[24] En cuanto a sus instalaciones, éstas se trasladaron de Reforma No 20, a la calle de Morelos No 58, piso 12, al lado de la estación XEPH (también propiedad del señor Luis Martínez Vértiz y del doctor Fernando González). Este cambio tuvo lugar en febrero de 1955 y generó reacciones curiosas en la prensa:

No se le perdona al Sr. Luis Martínez Vértiz, Gerente de Radio 590 y Radio Femenina, nos cambie de domicilio a estas chicas que durante tres años se acostumbraron a sus estudios del Paseo de la Reforma, muy femeninos e inspiradores para estas mujercitas, quienes ahora tendrán que estar dominadas por las miradas indiscretas de ‘Los Feos’ de Radio 590. [25]

Pero más allá de “las miradas indiscretas” de los feos de la 590, lo cierto es que hay coincidencia que, a partir de ese momento, Radio Femenina no fue la misma. A fines de ese año renunció Teresa Escobar (Coralito Perrín Escobar) y paulatinamente lo fue haciendo el personal original hasta que fue vendida y luego de dos años cambió de giro.

Sin embargo, todavía a Radio Femenina le tocaría vivir una última y gran experiencia en su nueva sede.

En julio de 1956, esa estación y la XEPH (Radio 590) intentaron realizar un complicado experimento que consistía en transmitir simultáneamente diversos programas, turnándose en el uso del sonido, es decir, como si se tratara de un sonido estereofónico.[26] Los autores de esta idea fueron dos chilenos, de apellidos Montenegro y Cecchi, quienes aseguraron haberla ensayado exitosamente en Perú y en Chile. Para comprobar la viabilidad del experimento, era necesario contar con dos receptores, uno de ellos sintonizado en 590 y el otro en los 1380 KHz, colocados a cierta distancia y en cierta posición. Desafortunadamente nunca se conocieron con exactitud los resultados de este experimento, pero, según Ernesto Mendizábal, técnico que tuvo a su cargo la transmisión, la prueba “(enseñó) otros aspectos en el manejo de la radiodifusión, y se tiene pensado buscar nuevos sesgos, reflejos, ecos y sonido más puro”.[27]

A fines de 1958, Luis Martínez Vértiz, ya con diez años de experiencia en la radiodifusión, tomó la decisión de vender sus dos estaciones: XEPH-Radio 590 y XEMX-Radio Femenina. Según el licenciado Guillermo Salas Peyró, entonces presidente del Núcleo Radio Mil, ello se debía a que Martínez Vértiz quería dedicarse íntegramente a sus otros negocios, esto es, la empresa Salinas y Rocha y sus sembradíos en el estado de Querétaro. De esta manera, “vio la fórmula más adecuada de deshacerse de algo que a él le gustaba mucho, pero que en cierta medida no le producía lo que sus otros negocios”, y vendió las radiodifusoras.[28] Fue así como la Red México, entonces conformada por tres estaciones: XEB, XEPH y XEMX con 25 afiliadas en provincia en 1956, se deshizo.[29] Radio Femenina continuaría funcionando con el mismo formato por un año más, hasta diciembre de 1959 que fue transformada en Radio Eco.

Antes de finalizar esta historia es interesante precisar la justificación que llevó a la nueva administración acabar con el proyecto de una estación manejada y operada por mujeres:

La encontramos con una fórmula muy interesante que quizás ahora pudiera ser de éxito, pero en esa época —que no me oigan las mujeres— ellas todavía no figuraban, no tenían tanta influencia; de tal manera que sentimos que no era la fórmula adecuada para tener un buen auditorio. La transformamos y la convertimos en Radio Eco. Incluso le cambiamos hasta las siglas, y la identificación era un eco. Cambió la programación y las locutoras y operadoras se fueron saliendo; no es que las “despacháramos”, sino que como era una fórmula que ellas no entendían y no estaban muy de acuerdo, solas se fueron desapareciendo.[30]

_______

[1] Una primera versión se publicó bajo el título “La radio ‘femenina’ de Martínez y González” en Las mil y una radios. Una historia, un análisis actual de la radiodifusión mexicana, México, McGrawhill, 1997.

[2] Recuérdese que en 1952 ya estaban en operación tres canales de televisión: el 4 (de Rómulo O’Farrill, inaugurado en 1950), el 2 (propiedad de Emilio Azcárraga Vidaurreta, en 1951) y el 5 (de Guillermo González Camarena, en 1952).

[3] Mayores detalles sobre estas inversiones son analizadas en Mejía Barquera, Fernando, op.cit., pp. 189-192.

[4] Cit. pos. Mejía Barquera, Fernando, Un diario de contrastes, tomo III, México, El Nacional, 1991, p. 21.

[5] Fernando González Oviedo se graduó como odontólogo en México en 1939. Al poco tiempo de recibirse, trabajó para la empresa Colgate, en la que hizo programas sobre higiene bucal para la XEW. Fue productor de la histórica serie “La Tremenda Corte”, en la RHCK Cadena Azul de Cuba. También produjo “Memoria de un Hombre de Mundo” y “La Hora Intima de la Estrella” en aquel país. Al llegar a México, colaboró en la empresa Sydney Ross como productor. A él se le deben los famosos spots: “Mejor, mejora, Mejoral”, “si un dolor le molesta, Mejoral es la respuesta”, así como los programas “Almanaque Ross del Aire” y “La Hora mejor con Mejoral”, en los que participaron grandes artistas de la XEW. Trabajó también para Publicidad Salas y durante su estancia en esta compañía, conoció a Luis Martínez Vértiz, director de Salinas y Rocha, con quien se asoció para adquirir la XEPH (Radio 590) y después la XEMX (Radio Femenina). Poco después tomaron en administración la XEB, en la cual González Oviedo fue gerente de 1953 a 1955. Entró a laborar a Radio Cadena Nacional por varios años y tomó la decisión de independizarse, al crear su propia agencia de publicidad. Cfr. Zacatecas, Bertha, “F. González Oviedo, fabricante de estrellas”, en El Nacional, Espectáculos, 13 de mayo de 1991, p. 8.

[6] Zacatecas, Bertha, “La Radio Femenina de Adalea Vázquez” (entrevista), en El Nacional, Espectáculos, 13 de julio de 1992, p. 8.

[7] Zacatecas, Bertha, “Coralito y la vocación artística” (entrevista), en El Nacional, Espectáculos, 22 de junio de 1992, p. 8.

[8] Cit. pos. Rodríguez y Méndez, Rene, ” Radiolandiando”, en Radiolandia No 425, 21 de marzo de 1953, p. 2.

[9] Cano, José Antonio, “De charla con los elementos de Radio Femenina”, en Radiolandia
No 411, 10 de octubre de 1952, p. 4.

[10] Boletín Radiofónico No 52, 20 de enero de 1955, p. 4.

[11] Boletín Radiofónico No 76, 7 de julio de 1955, p. 4.

[12] Boletín Radiofónico No 85, 8 de septiembre de 1955, p.4.

[13] Boletín Radiofónico No 264, 12 de febrero de 1959, p. 4.

[14] Boletín Radiofónico No 281, 11 de junio de 1959, p. 3.

[15] Zacatecas, Bertha, “Teresa MacGregor, la pareja ideal” (entrevista), en El Nacional, Espectáculos, 21 de septiembre de 1992, p. 8.

[16] Gutiérrez, Jorge, columna “Kilociclos”, en Radiolandia No 405, 9 de agosto de 1952.

[17] Escobar, Cuca, “Adiós a Radio Femenina”, en Radiolandia No 411, 10 de octubre de 1952, p. 6.

[18] Ibidem.

[19] Ibidem.

[20] Ibidem.

[21] Ibidem. Por cierto, la comercialización de la estación se manejaba de una forma muy especial. Las locutoras, que eran a la vez productoras de sus programas, se encargaban también de vender tiempo, y proponer nuevas emisiones a la gerencia. Por ello, se decía que las tres horas que como locutoras les correspondían, tenían un toque totalmente personal.

[22] Xóchitl Stella fue la voz oficial de Radio Femenina y sobre su participación, hay un testimonio curioso de un periodista de la época: “La voz de Xóchitl Stella, es la que se escucha en cada corte de programa de ‘Radio Femenina’… ¿No lo cree?… ¡Tiene usted razón!… La grabación con el lema de esta estación está completamente rayada y distorsionada, pero no obstante, se sigue usando y la voz de Xóchitl no se parece ni por equivocación”. Gutiérrez, Jorge, columna “Kilociclos”, en Radiolandia No 399, 30 de mayo de 1952.

[23] Zacatecas, Bertha, “Coralito y la vocación artística” (entrevista), en El Nacional, Espectáculos, 22 de junio de 1992, p. 8.

[24] Aunque se corrió insistentemente el rumor de que regresaría a hacerse cargo de la estación, Cuca Escobar ya nunca volvió. Ella murió el 27 de enero de 1959.

[25] Rodríguez y Méndez, columna “Radiolandianda”, en Radiolandia No 499, 4 de febrero de 1955, p. 10.

[26] Recuérdese que fue hasta el año de 1966 cuando una estación de radio mexicana comenzó a transmitir con sonido estereofónico. Este honor correspondió a la XEOY-FM, hoy Morena FM 89.7, perteneciente al Núcleo Radio Mil.

[27] Boletín Radiofónico No 127, del 28 de junio de 1956, p. 5, y No 130, del 19 de julio de 1956, pp. 4, 7.

[28] Entrevista al Lic. E. Guillermo Salas Peyró, 17 de marzo de 1993.

[29] Mejía Barquera, Fernando, op. cit., p. 192.

[30] Entrevista al Lic. E. Guillermo Salas Peyró, 17 de marzo de 1993.