Vestidos y alborotados
En días pasados el exfiscal Santiago Nieto declinó regresar a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), argumentando que ya no existían condiciones para poder ejercer su labor con libertad de acción. Esto pese a contar con el apoyo de senadores de diversos partidos quienes pedían una votación abierta a la hora de definir si debía ser o  no removido del puesto. Sin duda la decisión de Nieto cambiará el panorama para la dependencia que estaba bajo su cargo, y por supuesto para los políticos involucrados con su salida de ella. Al respecto en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “el infeliz final de la comedia que desató el dubitativo Santiago Nieto y exhibió la baja catadura de medio centenar de senadores llevó al coordinador de la bancada perredista, Luis Sánchez, a reconocer: ‘Nos quedamos vestidos y alborotados; nos quedamos sin materia de trabajo (…). No hay más que hacer’, apechugó. Y el sábado, su compañera panista de viaje Mariana Gómez del Campo acogió la misma metáfora: ‘¡Nos dejó vestidos y alborotados!’. Metafóricamente, pues, el efímero ‘fiscal carnal’ que adoptaron los frentistas (PAN-PRD-MC, secundados por Morena) les quitó el andamio en que representaron la patética pantomima y, con la pena: si bien los dejó alborotadísimos, no quedaron vestidos, sino graciosa y merecidamente encuerados. A su vez, al desistir de la insensata petición de ser reinstalado, el ex titular de la Fepade insiste en la necedad de que su despido fue ilegal. Para su infortunio, sin embargo, ahora deberá enfrentar las demandas penales de sus afectados y a la Visitaduría General (asuntos internos) de la PGR por su vacilante y confuso desempeño”.

Sobre la salida de Santiago Nieto de la Fepade, en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “primero la PGR dijo, en un comunicado oficial, que Santiago Nieto se iba como fiscal especializado para la Atención de los Delitos Electorales por haber violado el Código de Conducta. No especificó cuándo ni cómo. Tanto en entrevistas como en un texto escrito en El Universal, dijo que el fiscal “nombró montos y fuentes de financiamientos a diversos partidos políticos y candidatos independientes que debió mantener en estricta reserva, conforme dispone la Constitución Política y el Código Nacional de Procedimientos Penales”. ¿Candidatos independientes? ¿No era todo esto por la entrevista a Reforma? En su comunicación al Senado del mismo 20 de octubre, Elías Beltrán no menciona el Código de Conducta, sino el artículo 218 del Código Nacional de Procedimientos Penales. En ninguna de sus apariciones públicas, ni en su texto ni en sus comunicaciones oficiales, Elías Beltrán ha señalado con precisión a qué se refiere. A qué caso, a qué declaración. Todos hemos especulado que se trata de aquella entrevista a Reforma, ¿Pero lo de los candidatos independientes? ¿Montos? Todo es opaco. Y luego, Santiago Nieto. Un día después de que el Senado había acordado un momento democrático y de rendición de cuentas, con la aparición de Elías Beltrán y el propio Nieto frente al pleno, Nieto se raja. Podría haber declinado frente al pleno, podría no haber declinado […]. Si hubo otro tipo de amenazas, no lo sabemos. Él ya se va. En su adiós hizo cuentas de sus resultados. Las sentencias condenatorias son 3.5 por ciento —sí, 3.5— de las averiguaciones previas abiertas por la Fepade durante su gestión. No que alguna vez hayan corrido a nadie por ser ineficaz en la PGR. Así arrancamos 2018. Entre un encargado de despacho opaco y sin titular de una Fepade de por sí ineficaz”.

El efecto Monreal
Luego de que se hiciera evidente el distanciamiento de Ricardo Monreal con Morena y su líder nacional Andrés Manuel López obrador, producto de la inconformidad del zacatecano con el método para definir al coordinador de partido en la capital del país, esta inconformidad parece repetirse en otros estados. Ante ello en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “hace cuatro meses que Andrés Manuel López Obrador no habla con Ricardo Monreal. El diálogo entre los dos personajes fue cortado por el tabasqueño un par de meses antes de definirse, a través de encuestas, la ‘Coordinación’ de Morena en la Ciudad de México, que ganó Claudia Sheinbaum […].  Pero el viernes pasado, durante una gira por el país, Andrés Manuel, […] le lanzó un llamado público al político zacatecano distanciado de Morena: ‘Le voy a pedir a Ricardo Monreal que siga con nosotros, lo voy a buscar para convencerlo, que siga con nosotros, que no se vaya. Que no le haga el servicio a los de la mafia del poder’, dijo entre aplausos de sus seguidores. Luego, en un video en sus redes sociales, confirmó que ahora sí quiere platicar con Monreal, pero aclaró que la candidatura ya tiene dueña […]. ¿Qué cambió para que López Obrador bajara de su pedestal para convocar a un diálogo al que él mismo se negó los últimos meses? Varias razones: la primera, que los sondeos internos de Morena confirmaron una caída de 7 puntos de su virtual candidata, sobre todo después del sismo del 19 de septiembre y de la crisis que la delegada de Tlalpan enfrentó por el Colegio Rébsamen […]. Pero no fue la única causa. Las expresiones de inconformidad con las encuestas para definir ‘coordinadores’, que comenzó Monreal, se esparcieron a otros estados […]. El riesgo de que el ‘efecto Monreal’ y su rebelión cundieran en Morena fue otra razón para decidir buscarlo. Sobre todo porque López Obrador sabe de los contactos y reuniones que el zacatecano ha tenido con Ricardo Anaya y Dante Delgado, para hablar de una posible candidatura del Frente Ciudadano a Jefe de Gobierno. Sabe también que, incluso desde Los Pinos, buscan abrirle paso a esa candidatura y que hoy sólo falta el ‘sí’ de dos personas, Miguel Ángel Mancera y Alejandra Barrales, para que Monreal abandere esa coalición que sí compite con Morena y Sheinbaum por el gobierno de la ciudad. Y finalmente, otra causa detrás de la búsqueda repentina de diálogo de Andrés Manuel con el político […] tiene que ver con las investigaciones federales contra sus aliados del PT […]. Es decir, que el asunto va en serio y es parte de un embate directo desde el gobierno contra el proyecto lopezobradorista”.

En tanto en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “por cierto que en CDMX, ante los devaneos de López Obrador por Ricardo Monreal, la precandidata Claudia Sheinbaum corrió a mostrar músculo dentro de Morena. El sábado encabezó una reunión con los candidatos de su partido al Senado, Martí Batres y Citlalli Hernández; y con el mismísimo Andrés Manuel López Beltrán, junior de ya saben quién, como para dejar en claro que no tiene intención de cederle su lugar a Monreal”.

AMLO: el teflón raspado
La alianza entre Morena y el PT, pone en riesgo el discurso anticorrupción de Andrés Manuel López Obrador, así lo asegura en El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, quien escribe que: “a nueve meses de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador ha decidido apostar su imagen de candidato anticorrupción a favor de los dirigentes del Partido del Trabajo. Frente a la investigación de la PGR por el presunto desvío de 100 millones de pesos de recursos públicos de Nuevo León a cuentas personales de Guadalupe Rodríguez Martínez, fundadora del PT y esposa de su líder nacional, Alberto Anaya, López Obrador fijó postura: es una persecución política del gobierno de Enrique Peña Nieto por el apoyo petista a Morena. ‘Los vamos a defender’, anunció en un tuit […]. El PT ya aprobó ir en alianza con Morena al 2018 para la elección presidencial, las legislativas y las estatales de Gobernador. Va con López Obrador. Es un partido que sigue por estatutos la ‘Línea de masas’ de Mao Tse Tung […]. Se alía según le convenga con el PRD, con Morena, con el PRI o con el Partido Verde, y en sus 27 años de vida ha tenido una dirigencia colegiada siempre encabezada por Alberto Anaya e integrada por los mismos: los hermanos González Yáñez, Ricardo Cantú y Pedro Vázquez. Anaya ha sido en ese lapso dos veces senador y cuatro diputado federal. Ha sido el máximo líder de un partido que ha recibido casi diez mil millones de pesos de financiamiento público […]. De 2009 a 2017 ha recibido casi 4 mil millones de pesos etiquetados por el Congreso para esos Cendis. En 2015, más de 900 millones de pesos para ese propósito […]. En la elección federal de 2015, la votación que obtuvo no le alcanzaba para mantener su registro nacional. De última hora, una maniobra de la Secretaría de Gobernación le salvó la vida. Dos años después, regresó a los brazos de Andrés Manuel. Es indudable que el gobierno federal se sintió traicionado tras salvarle el registro y que la investigación puede tener motivaciones políticas, pero también es indudable que el caso trae datos duros de una operación de burdo robo al erario […]. La imagen de candidato anticorrupción de López Obrador va acumulando lastres por su defensa de personajes implicados en escándalos. La apuesta por la honestidad de los dirigentes del PT parece de alto riesgo. Optó de nuevo por la teoría del complot y la defensa a ultranza de los señalados. Confía en que sigue teniendo teflón. Siento que ese teflón ya está muy raspado. Ya no es lo mismo que antes”.

En tanto en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “el ex Presidente Vicente Fox le echó tierra a Andrés Manuel López Obrador a través de su cuenta de Twitter, argumentando que el morenista no puede ‘asegurar ni paz ni amor como su compa Maduro’, y concluyó su crítica denominando a AMLO ‘Lopitos’”.

Cátedra de Corrupción
En México, la corrupción y la impunidad no sólo son una constante, sino que toma rostro en funcionarios públicos que en lugar de cumplir con sus obligaciones de impartir justicia, favorecen la ilegalidad. Al respecto en El Universal, el periodista Ricardo Raphael, escribe que: “la tardanza de la justicia es otra forma de la injusticia. Si los juzgadores no aplican la ley de manera rápida y expedita, favorecen la suerte de los criminales y perpetúan la impunidad. Pero en México la justicia es un animal perezoso a la hora de perseguir a los privilegiados. Apenas la semana pasada la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ratificó la suspensión del juez José Guadalupe Luna Altamirano, un hijo predilecto del Poder Judicial, que durante años corrompió sus funciones como magistrado y, sin embargo, recibió un castigo desproporcionadamente ligero […]. La primera irregularidad que el Poder Judicial se atrevió a denunciar en el comportamiento del juez Luna Altamirano ocurrió en el año 2008, cuando […] decidió ofrecer una conferencia de prensa para atacar públicamente a la juez que había impuesto cinco años de prisión en contra del hijo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, Iván Archivaldo Guzmán […]. Esta intervención llamó la atención porque, al denunciar públicamente a una colega responsable de un caso tan delicado, puso en peligro su vida. Este mismo magistrado revirtió posteriormente la decisión judicial y liberó a Iván Archivaldo […]. El CJF sancionó por primera vez a Luna Altamirano en el año de 2009, separándolo de sus funciones durante tres largos meses. Sólo eso: una suspensión de tres meses y luego volvió a ocupar su cargo hasta la siguiente suspensión. A este Consejo le tomaron otros cuatro años para convencerse de que el magistrado había, en efecto, cometido irregularidades graves durante su gestión […]. Luna fue titular del Tribunal Unitario en Material Penal y desde ahí pudo hacer de las suyas sin que su comportamiento errático, corrompido e ilegal fuera notado. Este juez tuvo en sus manos durante su carrera expedientes muy delicados como la extradición a Argentina de Ricardo Miguel Cavallo, que no concedió. También protegió al ex Presidente Luis Echeverría Álvarez, a Sandra Beltrán Ávila y liberó a otros varios criminales. Cuando finalmente la PGR procedió en contra suya, la mayoría de los posibles delitos habían prescrito, así que las acusaciones originalmente presentadas por el CJF se diluyeron. Con todo, la Judicatura insistió con mantener la suspensión para evitar que, a pesar de tanto, el magistrado regresara campante a ocupar su asiento. Luna apeló esta segunda suspensión, pero la semana pasada los ministros de la SCJN confirmaron la decisión de dejar a este señor fuera del Poder Judicial”.

En más sobre sobre la corrupción en México, en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “en los primeros ocho meses del año, la Auditoría Superior de la Federación ha presentado 78 denuncias de hechos ante la Procuraduría General de la República. Pero en 2017, a diferencia de años anteriores, las mayores denuncias han sido por irregularidades en el manejo de los recursos públicos por parte de municipios, aunque destacan las denuncias contra universidades públicas e instituciones federales por la simulación de servicios y contratación de empresas fantasma. De las 78 denuncias, siete fueron contra universidades públicas. ¡Lo que nos faltaba! Maestros en el desvío”.

Marchas del PT
Ante las acusaciones de corrupción contra los dirigentes del Partido del Trabajo (PT), en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “la dirigencia nacional del PT organiza una marcha para presionar al gobierno federal para que aclare las investigaciones que realiza contra varios dirigentes, entre ellos la esposa de Alberto Anaya, María Guadalupe Rodríguez, por un supuesto manejo ilegal de recursos públicos. Nos dicen que don Alberto ha convocado a sus huestes en el centro de Monterrey la tarde de este lunes para iniciar una marcha por varias calles de la ciudad”.