Una organización no gubernamental especializada en estudios de violencia, divulgó que 190 personas, desaparecen al día en Brasil, de acuerdo a informes recopilados de las autoridades.

Entre 2007 y 2016 se registraron 693 mil 76 denuncias formales de desapariciones, lo que da una media de 109 por día, aunque en 2016 las denuncias llegaron a 71 mil 796, unas 197 diarias. Foto: EFE

Río de Janeiro, 30 oct (EFE).- Unas 190 personas desaparecen cada día en Brasil, lo que arroja un promedio de ocho por hora, según datos divulgados hoy por la organización no gubernamental Fórum Brasileño de Seguridad Pública, especializada en estudios sobre la violencia con informes recopilados de las autoridades.

De acuerdo con el organismo, entre 2007 y 2016 se registraron 693 mil 76 denuncias formales de desapariciones, lo que da una media de 109 por día, aunque en 2016 las denuncias llegaron a 71 mil 796, unas 197 diarias.

La mayoría de los casos se registró en Sao Paulo, el estado más poblado y rico de Brasil, con 211 mil 965 denuncias en los últimos diez años, seguido de Río Grande do Sul, con 75 mil 214 casos, y Minas Gerais, con 52 mil 217.

Es la primera vez que son divulgados datos consolidados sobre desapariciones en Brasil, aunque los números pueden ser mayores debido a la falta de investigaciones, alerta la ONG.

La desaparición no es un crimen en Brasil por lo que la Policía sólo recibe las denuncias pero no abre investigaciones salvo cuando surgen sospechas de que detrás hay un crimen como homicidio o secuestro, por ejemplo.

“Nadie estuvo atento a este fenómeno más allá de lo que ocurrió en la dictadura militar (1964-1985), pero las desapariciones no dejaron de ocurrir”, alertó Olaya Hanashiro, consultora sénior del Fórum Brasileño de Seguridad Pública.

Según el organismo, la falta de interés sobre el asunto obedece a que no existe en Brasil un banco de datos de desaparecidos ni una acción coordinada de las autoridades para cruzar información sobre este asunto.

La coordinadora del Programa de Localización e Identificación de Desaparecidos de la Fiscalía en el Estado de Sao Paulo, Eliana Vendramini, presentó un recurso para exigir que la gobernación regional organice un banco de datos para poder tener cifras confiables sobre el problema.

Según Vendramini, por lo menos en el estado de Sao Paulo, el perfil promedio del desaparecido es un adolescente, negro y residente en los barrios de la periferia, lo que coincide con las características de las principales víctimas de homicidio en la región.

Pese a que las desapariciones pueden ser voluntarias, la fiscal asegura que en muchos casos en Sao Paulo un desaparecido fue visto por última vez cuando era abordado por policías o fuerzas de seguridad.

Otro caso común de desapariciones, agregó, corresponde a personas vinculadas con actividades ilícitas, como el tráfico de drogas.