A unos días de que se venza el plazo para llegar a un acuerdo entre México y Estados Unidos sobre el conflicto donde ambas nacionales se acusan de practicas antidumping (competencia desleal) los azucareros mexicanos exigen la imposición de aranceles al producto de EU luego de que la industria de aquel país lanzó un publicado en el que acusa a México de provocar el cierre de la producción de azúcar en Hawaii.

Ciudad de México, 31 de mayo (SinEmbargo).- La Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA) reiteró la exigencia al gobierno de México para que imponga “de inmediato” impuestos contra la fructuosa proveniente de Estados Unidos (EU) pues acusaron a la American Sugar Alliance (ASA), de impulsar “falsa publicidad que insulta a nuestro país”. La urgencia la lanzan a días de que se cumpla la fecha para llegar a un acuerdo o Estados Unidos reanudará los aranceles “antidumping” a la importación de azúcar mexicana.

En un comunicado de prensa, acusaron que la industria azucarera en el vecino país ha impulzado mentiras contra México. Ayer la ASA publicó un desplegado en el periódico Washington Post titulado “Cuando Aloha quiere decir Adiós”, donde acusa al azúcar mexicana de causar el cierre de la producción de azúcar en el Estado de Hawaii el año pasado, como argumento para que el Gobierno de EU imponga impuestos al azúcar mexicana el próximo 5 de junio, explicó la CNIAA.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), ha informado que el 80 por ciento de la producción de azúcar de Hawaii ya había cerrado antes de que entrara en vigor la liberalización del comercio de edulcorantes bajo el TLCAN en 2008, replicó Juan Cortina Gallardo, Presidente de los azucareros.

“Además, el comunicado de prensa de enero de 2016 emitido por The Hawaiian Commercial and Sugar Company nunca mencionó a México como factor que influyera en el cierre de la empresa, y en vez de ello se refirió a temas como la oposición de la comunidad a la quema de la caña”, agrega el comunicado.

Los azucareros afirman que dichas “mentiras demuestran que la industria azucarera de EU no cuenta con argumentos para defender su verdadera intención, que consiste en obligar a que el azúcar de México se destine a dos empresas refinadoras de dicho país, en detrimento de otros competidores internos” concluyó Cortina.

Por ello es que urgieron al gobierno de México para que tome acciones y medidas, tales como la imposición de de impuestos.

El próximo 5 de junio se cumplirá el plazo para la determinación final de la revisión administrativa sobre la operación de los acuerdos de suspensión.

El Gobierno de Estados Unidos anunció que si no se llega a un acuerdo para la fecha citada reanudará el cobro de aranceles compensatorios a México, ya que, afirmó que las actuales conversaciones se encuentran “estancadas”.

El Departamento de Comercio indicó en un comunicado que, tras llegar las negociaciones a un punto muerto, notificó este lunes al Gobierno mexicano su intención de reanudar el cobro de esas tarifas sobre las importaciones del azúcar de ese país de mantenerse esta situación.

“Espero que México y Estados Unidos puedan llegar antes de junio a un acuerdo justo”, dijo en el comunicado el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wylbur Ross, quien lamentó que se tuviera que llegar a la aplicación de esas sanciones por competencia desleal.

“Si para el 5 de junio no se llega a un acuerdo, entonces las órdenes para la imposición de aranceles compensatorios por la competencia desleal que actualmente están suspendidos volverán a entrar en vigor y se requerirán depósitos en efectivo sobre las importaciones”, insistió el Departamento de Comercio.

Los envíos de azúcar a Estados Unidos han sumado tres años de caídas a partir de la firma del acuerdo. En 2014 se exportaron 1.64 millones de toneladas; para 2015 los envíos representaron 1.30 millones de toneladas; mientras que el año pasado sumaron un 1.1 millones de toneladas, según información de Sagarpa.

Luego de años de numerosas controversias entre México y Estados Unidos, en 2008 se alcanzó el libre comercio en el sector de edulcorantes de América del Norte, al abrir por completo el acceso a las importaciones de fructosa proveniente de Estados Unidos y a las exportaciones de azúcar de México a EU, recordó la Secretaría de Economía en un comunicado.

Pero en marzo de 2014, la industria doméstica estadounidense inició investigaciones por antidumping y por subsidios en contra de la industria mexicana.

A finales de ese mismo año, negociadores mexicanos acordaron con el Departamento de Comercio de Estados Unidos la suspensión de cualquier impuesto a las exportaciones de azúcar mexicanas tras establecer un mecanismo y unos precios mínimos, reconociendo que en la industria de Estados Unidos había déficit de la materia.

No obstante, siguieron produciéndose conversaciones entre ambas partes, en las que los productores han buscado “limitar el abasto de azúcar cruda de México exclusivamente para sus refinerías y eliminar toda competencia de azúcar refinada de México en el mercado estadounidense”, ha denunciado la dependencia.

Con información de EFE