El caso Monex ha dado mucho de qué hablar en el último mes y ha puesto en tela de juicio la legitimidad del triunfo priista en las pasadas elecciones. La supuesta relación entre el PRI y la empresa comenzó a salir a la luz en junio, cuando el empresario José Luis Ponce de Aquino, presidente de Frontera Television Networks (FTN), reveló un presunto acercamiento de ese instituto político para posicionar a Enrique Peña Nieto en Estados Unidos a través de publicidad, acto por el que, según dijo, se le pagaría a través de Banca Monex. El 14 de junio pasado denunció al equipo de campaña del mexiquense por la comisión de un fraude por 56 millones de dólares, lo que originó que el PRD denunciara al tricolor ante la Procuraduría General de la República. Así, poco a poco fueron revelándose datos del caso involucrando al tricolor, que desde entonces, a través de diversos funcionarios, incluido el propio candidato Peña Nieto, negó al menos en 20 ocasiones cualquier vínculo con esa institución financiera, antes de desdecirse y aceptar que sí hubo acuerdos con Monex.

Junio 22. Durante una mesa de debate entre los coordinadores de campaña de tres de los cuatro candidatos a la Presidencia de México, realizada en Radio Fórmula, los representantes del PAN, Roberto Gil Zuarth, y de la coalición Movimiento Progresista, Ricardo Monreal, exigieron al PRI esclarecer el uso de tarjetas de débito Monex por parte de sus operadores de campaña.

Ante las acusaciones, Luis Videgaray, coordinador de campaña de Enrique Peña Nieto, negó que los operadores priístas utilizaran dichas tarjetas para pagar hoteles, restaurantes y muchas otras cosas que implica una campaña política y expresó:

“Lo negamos. Lo negamos. Estamos totalmente tranquilos al respecto”.

Ese mismo día, el senador del PRD Carlos Navarrete informó que la dirigencia de su partido presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) por el presunto fraude cometido por el equipo de campaña priista por 56 millones de dólares en Estados Unidos, e informó que recibió información de que militantes priistas operaron gastos de campaña a través de monederos electrónicos de la institución financiera Monex.

Junio 22. En respuesta, Pedro Joaquín Coldwell, presidente nacional del PRI, rechazó que su partido entregara tarjetas para coaccionar el voto a favor de su candidato presidencial, Enrique Peña Nieto y aseveró:

“El PRI no está haciendo acciones de compra de votos ni con tarjetas ni sin tarjetas”.

Tres días después, durante una conferencia de prensa, Roberto Gil Zuarth, coordinador de la campaña de la candidata panista a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota, denunció una operación del Revolucionario Institucional para la compra de votos por medio de tarjetas de débito con el Grupo Financiero Monex con depósitos que sumaban más de 700 millones de pesos. Al siguiente día, solicitó al IFE congelar cuentas del tricolor.

La empresa Monex se defendería a través de un comunicado en el que rechazó las acusaciones hechas por el blanquiazul y afirmó que todas sus empresas están reguladas y sujetas a la supervisión de las autoridades financieras.

Junio 26Joaquín Coldwell señaló que la queja presentada por Acción Nacional ante el IFE “no tiene base alguna, es una acusación absolutamente inverosímil”, porque no se tienen cuentas con Monex.

En entrevista en la sede del Instituto Federal Electoral (IFE) refirió que en la queja se responsabiliza al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de repartir monederos electrónicos a quienes fungirán como sus representantes de casilla el 1 de julio próximo y negó tal acción:

“No tenemos cuentas con Monex. El PRI ya abrió todas sus cuentas, tenemos 25 auditores de la Secretaría de Finanzas del partido desde los primeros días de la campaña”.

Junio 26.  El líder del Movimiento Territorial del PRI, Carlos Flores Rico, calificó como una “volada” la denuncia de Acción Nacional por el supuesto reparto de tarjetas de débito en el país, y rechazó tajante que su partido haya efectuado acciones de “delincuencia electoral organizada”.

Flores Rico aseguró que con esa acción el PAN justificaba su ineficacia electoral y buscaba “catafixiar” su mal desempeño por indefensión por un supuesto “abuso del ganador” y dijo:

“Las denuncias del PAN acerca de fabulosas cantidades de dinero y de millonarias sumas de tarjetas de débito, son una ‘volada’ propia de un equipo tan frenético como desesperado por la angustiosa e inminente derrota electoral”.

Por su parte, el diputado priista Alfonso Navarrete Prida defendió a su partido. Calificó de falsas las declaraciones del presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, quien sostuvo que el PRI repartía tarjetas de débito de la empresa Monex para que votaran por sus aspirantes, y que gobernadores priistas en estados como Chihuahua, Tabasco y Veracruz entregaban obras y artículos.

Navarrete Prida sentenció que se trataba de una estrategia del Partido Acción Nacional para deslegitimar los resultados de las elecciones:

“Lo que pretende el PAN es deslegitimar los resultados de la elección presidencial, y que en todo caso hay instancias legales en donde se deben presentar esas denuncias”.

Junio 26. También ese día, el tricolor emitió un comunicado en relación con las afirmaciones de Gil Zuarth y la queja promovida por el PAN ante el IFE y expuso lo siguente:

1. Los dichos de Roberto Gil son falsos, absurdos y temerarios.

2. Ni el Comité Ejecutivo Nacional del PRI ni la Coordinación de Campaña Presidencial, tienen cuentas bancarias ni manejan recursos a través de Grupo Financiero Monex.

3. El 13 de junio de 2012 el PRI presentó una denuncia ante la PGR con el propósito de que el IFE investigue una posible extorsión en la que estarían involucradas personas que han presentado contratos entre particulares, como si fuesen documentos relacionados con el PRI. De igual forma, hemos solicitado se investiguen supuestas cuentas bajo custodia de Grupo Financiero Monex.

4. Confiamos en que la PGR, obtenga oportunamente de las autoridades financieras la información necesaria para esclarecer la existencia, el origen y el destino de los supuestos recursos en custodia de Grupo Financiero Monex.

5. Esperamos que el PAN utilice las horas que restan de campaña para conseguir votos, en lugar de continuar descalificando a sus adversarios.

Junio 27. Luego de que Roberto Gil, presentara elementos para sustentar sus acusaciones contra el PRI sobre un presunto uso de recursos depositados en cuentas del banco Monex para la coacción y compra del voto, el coordinador de campaña de Enrique Peña Nieto, negó los hechos.

En la mesa de coordinadores de Noticias MVS primera emisión, Luis Videgaray Caso dijo:

“Las acusaciones del PAN son falsas, absurdas y temerarias, ni el Comité Ejecutivo Nacional del PRI ni Enrique Peña Nieto tienen cuentas ni manejan recursos a través de Monex, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores lo puede averiguar rápidamente.

“Nos interesa que se abran las cuentas de Monex, de Carrillo Garza-Sada, de Jiramos, que se abran las cuentas.

“No creemos que el PRI vaya a cometer la ingenuidad de meter 700 millones de pesos en una cuenta (…) que el IFE requiera a Monex para que nos diga el origen de esos recursos, todo parece indicar que el gobierno del Estado de México, a través de Monex, está financiando coacción del voto a través de una estructura paralela”.

Al día siguiente, Ricardo Monreal, coordinador de  campaña del candidato de la izquierda Andrés Manuel López Obrador, presentó 3 mil tarjetas prepagadas de la tienda Soriana, que los priístas utilizarían supuestamente para comprar el voto. Monreal afirmó que habían comprobado que  el PRI pagaría unos 70 millones de pesos a 9 mil operadores con tarjetas Monex.  El 4 de julio, entregó a Noticias MVS los comprobantes fiscales digitales de Banca Monex, a través de las cuales  presuntamente se emitieron 100 mil monederos electrónicos cargados con 160 millones de pesos y que supuestamnte fueron entregados a cambio de votos a favor del PRI.

Julio 5. En  entrevista con BBC Mundo, el virtual ganador de los comicios, Enrique Peña Nieto, negó que su partido haya comprado votos o se sobornara a los votantes a cambio de su sufragio y refirió que durante su campaña no se hizo  nada fuera de la legislación electoral.

“El partido se apegó a Derecho y siguió un proceso transparente. El partido invirtió a lo largo de la campaña lo que la ley le permite”, dijo.

“El más interesado porque se observara escrupulosamente el tope de gastos de campaña era yo y mi partido”, insistió.

Julio 13. Enrique Peña Nieto habló del tema y rechazó la supuesta compra de votos y el rebase de topes de campaña.

“Mi triunfo es legal y legítimo”, declaró al diario La Jornada en una entrevista en la que también habló de López Obrador y afirmó que “la legitimidad no la da la oposición ni las expresiones de quienes perdieron y respiran por la herida”.

Aseguró que su partido no tiene relación alguna con las tarjetas de Monex y Soriana. “El PRI no las ofreció”, sostuvo y se limitó a decir:

 “Seguimos negando completamente y desconociendo ese tema”.

 Julio 16. El tricolor presentó ante el IFE alegatos, argumentos y pruebas para sustentar el triunfo electoral del candidato de la coalición Compromiso por México a la Presidencia, Enrique Peña Nieto.

El coordinador de Asuntos Jurídicos para la defensa del voto del 1 de julio, Jesús Murillo Karam, y un grupo de especialistas se presentaron ante la Oficialía de Partes del IFE para entregar el documento como terceros interesados ante el juicio promovido por el Movimiento Progresista que solicita la invalidez de la elección.

En entrevista, Murillo Karam aseveró:

“Construyen una novela a partir de una premisa falsa, ya que nunca han demostrado el presunto rebase de tope campaña (…) cada una de las mentiras les hemos respondido con montón de verdades”.

 Julio 16. Ese mismo día, ell coordinador jurídico del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, Benito Nemer Sastre, explicó que en la defensa del triunfo de Peña Nieto y dijo:

“Se desconoce cualquier relación con el Grupo Financiero Monex”.

Y consideró “una falacia” el supuesto rebase de topes de campaña del abanderado presidencial de los partidos Verde Ecologista de México (PVEM) y PRI.

 Julio 16. Por su parte, Joaquín Coldwell, en conferencia de prensa, sostuvo que los argumentos del abanderado de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, carecen de veracidad y sustento jurídico.

Sostuvo que son falsas las acusaciones relacionadas con el supuesto rebase en los gastos de campaña, la intervención de las televisoras, la supuesta manipulación de las encuestas, el caso de presunta compra de voto con tarjetas de Soriana, la participación de Gobernadores con “cuotas de votos” y la ilegalidad de los recursos empleados por Peña Nieto y expresó:

“El PRI niega categóricamente todas las acusaciones que se han realizado sobre este tema.

“Nos ajustamos estrictamente a los topes de campaña que marca la ley. La aplicación de los recursos se llevó a cabo con estricto apego al marco legal y no se desviaron, para compra de voto, como falsamente se nos imputa”.

 Julio 16. La tarde de ese día, Coldwell presentó las “SEIS MENTIRAS” que, dijo, el Movimiento Progresista lanzó en su contra por la presunta desviación de recursos en favor de su candidato presidencial, Enrique Peña Nieto.

Acompañado por Eduardo Sánchez, vocero del Comité Ejecutivo Nacional, aseguró que en la elección del 1 de julio hubo un voto razonado que premió y castigó a distintas instancias gubernamentales.

El la última supuesta mentira, se refirió a Monex:

“Sexta Mentira: Supuestas Estructuras Paralelas de Financiamiento.

“En el caso particular de Monex, los propios directivos de la empresa han negado categóricamente la existencia de esquemas de financiamiento paralelos que lo relacionen con los partidos políticos, asimismo le ha presentado a las autoridades competentes la documentación que lo demuestra.

“Sobre este particular, afirmamos lo siguiente:

“El origen de todos los recursos de campaña es lícito.

“Nos ajustamos estrictamente a los topes de campaña que marca la ley.

“La aplicación de los recursos se llevó a cabo conforme al marco legal y no se desviaron para compra de votos como falsamente se nos imputa.

“El PRI niega categóricamente todas las acusaciones que se han realizado sobre este tema. Tal y como se demuestra en el escrito que se está entregando a la autoridad electoral”.

Julio 18. Jesús Murillo Karam reconoció que el sistema de plásticos fue empleado por el tricolor para evitar el traslado de dinero en efectivo por el territorio nacional; así, el PRI sostuvo que utilizó un sistema de tarjetas para distribuir recursos, pero negó que Monex estuviera involucrada, o que este dinero plástico se usara para comprar votos y dijo:

“El otro asunto, son tarjetas que ocupamos en nuestro gasto corriente como también lo demostramos con toda claridad y no son las cantidades que dicen en ningún caso y por ningún concepto”.

Al ser cuestionado por un reportero de Reforma sobre el caso, el coordinador jurídico del equipo de trabajo de Peña Nieto aseveró:

“Nosotros hicimos un contrato con una empresa que usamos para el gasto que se da en los estados, para evitar tener que trasladar dinero, se maneja con tarjetas. Se va a presentar el contrato con la empresa que se hizo o se presentó ya y ahí se señalan cuáles son los montos reales”.

Sin embargo, un día después en el programa de Salvador Camarena en W Radio, Jesús Murillo Karam reconoció que sí existía un vinculo “indirecto” entre el grupo Monex y la campaña presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Murillo Karam dijo que la firma fue contratada por Alkino Servicios y Calidad S.A. de C.V. para proporcionar tarjetas de prepago para los sueldos de su estructura y argumentó:

“Los partidos manejan dos presupuestos, uno que es para la campaña y el presupuesto normal que es el que se plantea su vida política, en el normal está incluido obviamente el mantenimiento de la estructura y el día de la elección pues la estructura tiene un aumento y cuando la preparación para la representación, acuérdese que son cerca de 300 mil representantes en todas las casillas, la preparación también implica gastos. La única manera de  manejar dinero en esas condiciones en todas las casillas del país es con tarjetas, es la única manera segura, transparente. Hicimos un contrato, no con la campaña, la campaña no tiene nada que ver con esto, es la estructura del partido, el partido con su gasto corriente hace un contrato con una empresa que se llama Alkino de mediación financiera para que ésta nos aporte las tarjetas de prepago, que son las que repartimos, como si fueran salarios, en lugar de pagar con nómina, pagamos con tarjeta. Esto es lo que hicimos, este es el único contrato que hicimos, nosotros no hicimos ningún contrato con Monex. Yo no estoy juzgando a Monex, si es buena o mala, nada. Alkino nos aporta tarjetas, Monex, que son las que nosotros distribuimos para el pago de nuestra estructura y que están sustentadas en un contrato que fue registrado, que se pagó iva, que se registró ante las autoridades que tienen que evaluar y auditar estas cuestiones que está totalmente apegado a la ley y al gasto. Si usted ve la cantidad parece mucha, tiene que considerar que son varios meses y al final 300 mil representantes que comen, se mueven que gastan gasolina”.

Julio 19. En conferencia de prensa, el dirigente nacional priista, acompañado del coordinador de asuntos jurídicos, Jesús Murillo Karam informó que se exigirá a la PGR una investigación exhaustiva para deslindar responsabilidades en las acusaciones presentadas por los dirigentes de los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática.

Refirió que “hay enormes inconsistencias en las denuncias del PAN y del PRD” y que ellos no tienen nada que ver con ningún despacho ni ningún lavado de dinero, como lo diera a conocer la periodista Carmen Aristegui en su programa de noticias matutino.

Aclaró que no hay contrato ni relación alguna con Monex, “la única imposición sería poner al candidato que perdió”, dijo.

Murillo Karam agregó:

“La gente que se movió en la campaña tenía que comer, que moverse. Lo mejor era darle una tarjeta”.

Julio 19. El secretario jurídico del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Raúl Cervantes Andrade, entregó ante la oficialía de partes de la Procuraduría General de la República (PGR) los documentos con los cuales rechaza las imputaciones de compra de votos y operaciones de lavado de dinero.

En el acto, la dirigencia nacional del PRI reconoció que utilizó 7 mil 851 de tarjetas de prepago para distribuir más de 66.32 millones de pesos con el objetivo de financiar su estructura electoral y de organización para los comicios del 1 de julio, pero aseguró que durante el proceso electoral federal 2011-2012 sus acciones se ajustaron escrupulosamente al marco legal y manifestó:

“En ese sentido son falsas las imputaciones sobre una supuesta contratación con Banca Monex S.A., Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero Monex, para la distribución de tarjetas de prepago con la leyenda ‘Monex recompensa’ y con las cuales los demandantes aseguraron que la coalición Compromiso por México recibió una contribución equivalente a por lo menos 250 millones 455 mil 227.71 pesos”.

El PRI insistió en rechazar cualquier relación jurídica o comercial con Banco Monex y negó haber recibido dinero o aportaciones de personas morales.

Julio 20. El diputado priista Jorge Carlos Ramírez Marín rechazó que su partido tenga algún vínculo con operaciones relacionadas con lavado de dinero y exhortó al PAN y PRD a superar la etapa electoral y trabajar a favor de México, mientras que estos partidos exigieron una investigación profunda.

“El PRI tiene absoluta tranquilidad de que no tenemos nada que esconder en cuanto al financiamiento del partido y mucho menos en el tema de Monex”, aseveró.

Indicó que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha entregado al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y a la Procuraduría General de República (PGR) los datos sobre la compra de monederos electrónicos, la cual, señaló, no se hizo a través de la mencionada institución bancaria.

Julio 21. La coalición Compromiso por México, que integran PRI y PVEM, rechazó haber comprado votos a través de cuentas Monex.

La alianza,a  través de un documento, solicitó sean desestimadas las pruebas aportadas en el caso, toda vez que “carecen de validez” y expresó:

“Se solicita se sirvan desestimar los alegatos de una supuesta aportación, en dinero o en especie, de manera directa o por interpósita persona, por parte de la empresa Banca Monex o las denominadas Grupo Comercial Inizzio y Comercializadora Efra”.

Julio 22Pedro Joaquín Coldwell aseguró que su partido colabora con el Instituto Federal Electoral (IFE) para aclarar las acusaciones en el caso Monex.

Entrevistado al término del tercer informe de gobierno de José Calzada, Gobernador de Querétaro, señaló que el PRI entrega toda la documentación que se le solicita para aclarar el caso.

“Nosotros estamos cooperando con el IFE, estamos pidiendo que esto se aclare (…) Hay un triunfo legítimo y contundente de Enrique Peña Nieto, que se pretende desvirtuar a partir de calificaciones sin prueba”.

Ese día dijo también:

“Las acusaciones de lavado de dinero y un supuesto rebase del tope de gastos de campaña de Enrique Peña Nieto a través de la empresa Monex ofende a los mexicanos”.

Julio 25.  El PRI aseguró que los recursos para financiar los monederos Monex se usaron para pagar “capacitación” a sus representantes, por lo que no se trata de gastos de campaña (sueldos y salarios) sino erogaciones ordinarias de este partido.

De acuerdo con el diario La Jornada, Jesús Murillo Karam afirmó:

“Ese dinero se utilizó, entre muchas otras cosas, para capacitar. Siempre digo ‘entre muchas otras cosas’; no es lo único, tiene qué ver con la estructura del partido no con la de la campaña”.

“No tenemos ni una sola cosa que pueda justificar la anulación de una casilla; vaya, ni siquiera hay protestas en casillas (…) No hay duda, Enrique Peña Nieto ganó, fue una elección limpia en la que hay 51 millones de testigos de que la elección fue limpia y libre. Las cuentas ahí están. Cualquier cosa que implicara modificar la voluntad de los mexicanos eso sí sería fraude”.