El activista alemán anti-armas Jürgen Grässlin presentó cargos contra Sig Sauer tras la difusión pública de las revelaciones del sicario, José Enrique Jiménez Zavala alias "El Wicked". Foto: dpa

El activista alemán anti-armas Jürgen Grässlin presentó cargos contra Sig Sauer tras la difusión pública de las revelaciones del sicario, José Enrique Jiménez Zavala alias “El Wicked”. Foto: dpa

Ciudad de México, 31 de agosto (SinEmbargo).- El fabricante de armas alemán Sig Sauer enfrenta cargos criminales en su país por haber exportado armamento a México de forma ilegal. Y una de esas armas, una pistola 9mm, fue usada por sicarios del crimen organizado para matar a por lo menos una docena de víctimas. Entre ellas la defensora de derechos humanos Marisela Escobedo Ortiz.

Escobedo fue asesinada frente a las puertas del Palacio de Gobierno de Chihuahua mientras protestaba por el asesinato de su hija de 16 años, ocurrido en el año 2008. Su protesta inició cuando gobernaba José Reyes Baeza Terrazas, hoy ascendido por Enrique Peña Nieto como director general del ISSSTE. La mataron siendo Gobernador César Duarte Jáquez, un 16 de diciembre de 2010.

Le dieron un balazo en la cabeza con una pistola que fue importada ilegalmente por Sig Sauer.

La empresa Sig Sauer no es enjuiciada en México.

Deustche Welle (DW) dijo hoy que este es el segundo juicio que enfrenta la armería alemana luego de que un sicario del narcotráfico confesó su participación en dichos asesinatos, perpetrados con una de las pistolas 9 mm fabricadas por Sig Sauer.

El activista alemán anti-armas Jürgen Grässlin presentó cargos contra Sig Sauer tras la difusión pública de las revelaciones del sicario, José Enrique Jiménez Zavala alias “El Wicked”, quien fue asesinado en su celda el pasado 31 de diciembre.

El activista presentó los cargos tras la publicación de documentos judiciales sobre el asesinato de 2010 de Marisela Escobedo, dice DW.

Escobedo de 52 años de edad, se convirtió en una destacada activista en Chihuahua después de un hombre [su yerno Sergio Barraza Bocanegra], confesó haber asesinado a su hija de 16 años de edad, para luego ser absuelto por los jueces Catalina Ochoa Contreras, Netzahualcóyotl Zúñiga Vázquez y Rafael Boudid.

Los jueces argumentaron no haber encontrado elementos de prueba para sentenciar al presunto asesino, miembro de Los Zetas, por lo que ordenaron su libertad.

El 30 de abril del 2010 Marisela Escobedo inició una serie de movilizaciones tras la liberación del asesino de su hija Marisol Fraire Escobedo en enero del 2009 en Ciudad Juárez.

La activista, y la pistola que le quitó la vida. Fotos: Archivo

La activista, y la pistola que le quitó la vida. Fotos: Archivo

Siete meses después, el 16 de diciembre de 2010 Marisela Escobedo, mantenía un plantón en la plaza Hidalgo, junto al palacio de gobierno. Jiménez Zavala se le acercó y la amagó con una pistola.

Marisela Escobedo logró zafarse y corrió para refugiarse en el Palacio de Gobierno pero fue alcanzada por Jiménez Zavala, que le disparó a corta distancia. El 7 de octubre del 2012, Jiménez Zavala fue detenido.

“Fui responsable de privar de la vida a la señora Escobedo por órdenes que yo tenía de la organización a la que yo pertenezco [La Línea]”, declaró Jiménez Zavala en octubre de 2012.

“El Wicked” fue asesinado por su compañero de celda cuando se encontraba sujeto a proceso por el homicidio de la activista y había recibido una sentencia de prisión vitalicia, por el homicidio de 16 personas dentro de un bar de la ciudad de Chihuahua el 20 de abril del 2012.

El sicario aseguraba ser responsable de la muerte de más de 200 personas en ejecuciones, enfrentamientos, o en sesiones de tortura a miembros de bandas rivales. Por lo menos 12 de esas víctimas fueron asesinadas con armas de Sig Sauer, cuyo lema es: “Cuando se cuenta”.

Por lo menos 12 de esas víctimas fueron asesinadas con armas de Sig Sauer, cuyo lema es: "Cuando se cuenta". Foto: dpa

Por lo menos 12 de esas víctimas fueron asesinadas con armas de Sig Sauer, cuyo lema es: “Cuando se cuenta”. Foto: dpa

CASO DE MARISELA SACUDE A ALEMANIA

Ayer domingo por la noche, la cadena alemana de televisión estatal ARD mostró imágenes de “El Wicked” persiguiendo a Escobedo hasta que la ejecutó de un disparo de arma de fuego en la cabeza, justo frente a las puertas del Palacio de Gobierno de Chihuahua, dice DW.

Antes, la televisora ARD había mostrado el momento en que Escobedo había roto en llanto en 2010, en una sala de audiencias, justo después de que los jueces dieran lectura del veredicto en el que absolvieron al asesino de su hija, aunque este había confesado el asesinato y había llevado a las autoridades al lugar donde dejó el cuerpo.

“Es un caso particularmente horrible, pero también es un caso especial, es muy raro”, dijo el activista Grässlin. “Tenemos un asesino convicto que confesó haber matado al menos a 12 personas, y el número de serie del arma, además de que en Sig Sauer reconocen que sí es una de sus armas”.

“No sabemos exactamente dónde se montó el arma, pero sabemos que fue la experiencia alemana, tecnología alemana, ya sea por separado o en una sola pieza, la que encontró su camino hacia el perpetrador en México. El arma que él tenía era ilegal [‘El Wicked’], porque no había ninguna licencia de exportación”, dijo el activista alemán a DW.

El abogado Gabino Gómez, estrecho colaborador de Escobedo, le dijo a ARD que la pistola homicida de la activista fue una entre un arsenal de unas 200 armas de fuego que se encontraban en poder de “El Wicked”.

“Ahora sabemos que se trataba de una pistola 9 mm, de una firma alemana”, dijo Gómez. “De acuerdo a los archivos, mató a otras 11 personas sólo con esta arma”, afirmó el abogado.

SIN LICENCIA DE EXPORTACIÓN

Grässlin, un activista con más de 20 años de experiencia, recuerda que el estado de Chihuahua es uno de las cuatro entidades de la República Mexicana que el gobierno alemán ha declarado como demasiado peligrosa y corrupta para exportar armas.

El activista asegura además que el Ministerio de Economía alemán confirmó que a Sig Sauer no le fue concedida ninguna licencia de exportación a México desde el año 2000.

Sig Sauer no respondió a la solicitud de comentarios realizada por DW, pero de acuerdo con ARD afirmó que el arma homicida fue producida en su fábrica de New Hampshire, en los Estados Unidos, y vendida, probablemente en un lote de varios cientos, a un distribuidor legal en México.

“Pero si quieren pasar las entregas, a Colombia, a México, a Venezuela o donde sea, que necesitan otra licencia de exportación”, dijo Grässlin. “Esto definitivamente no fue así”.

Según la Oficina Federal de Alemania de Control de las Exportaciones, una licencia de exportación sigue siendo necesario si “la tecnología de Alemania se ha exportado a la empresa filial en los Estados Unidos con antelación”.

Sig Sauer, cuya base de operaciones se encuentra en Eckernförde, al norte de Alemania, ya está bajo presión legal significativa después de que el año pasado se reveló que decenas de miles de sus pistolas, fabricados en Alemania, fueron exportadas a Colombia a través de su filial en Estados Unidos.

Grässlin presentó cargos contra la empresa sobre las revelaciones realizadas en julio de 2014, y en pocos días el gobierno alemán prohibió a la empresa la exportación de más armas.

Aunque la empresa niega los cargos, existen indicios de que Sig Sauer habría dado datos falsos a las autoridades indicando que las exportaciones tenían como destino a Estados Unidos.

INUNDAN MÉXICO

En abril pasado, el Diputado alemán Ralf Wieland confirmó a SinEmbargo que el Congreso federal de Alemania realizaba sus propias investigaciones en torno a los fusiles de asalto alemanes modelo G-36 producidos por la empresa Heckler & Koch que policías de Iguala, Guerrero, portaban la noche del 26 de septiembre de 2014, cuando desaparecieron 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

En diciembre del año pasado, el diario alemán Tages Zeitung (TAZ) reveló que al menos 36 armas fabricadas en ese país europeo fueron decomisadas a la policía de Iguala por el ataque a normalistas, a pesar de que las leyes alemanas prohíben su exportación a países con conflictos bélicos o donde se violen los derechos humanos.

El mismo diario publicó que rifles de asalto G36 fueron observados en el repliegue de estudiantes normalistas que bloquearon la autopista México-Acapulco en demanda de mayor presupuesto para la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, ocurrido el 12 de diciembre de 2011.

Asimismo planteó que rifles alemanes han sido observados en manos de policías federales en Chihuahua y en Oaxaca.