Los amantes ven llegar el día desde adentro. Han sido iluminados mutuamente en la noche por la intensidad y el viento ardiente que une sus cuerpos y al despertar siguen haciéndolo.

Por Alberto Ruy-Sánchez.