En la lengua del deseo la lluvia es el abrazo que el universo da a los amantes. Y una vez que se ha gozado su afecto no puede llover sin que les llueva dentro. En la penumbra de los cuerpos amándose, la lluvia es invocación con vocación de estruendo.

Por Alberto Ruy Sánchez.