Los cuerpos de los amantes tienen algunas partes visibles, otras intensamente invisibles. Y, en los momentos más insospechados, todo crece fértil en la piel enamorada, como un trópico incontenible.

Por Alberto Ruy-Sánchez.