¿Será cierto que realmente existe una estrategia distinta entre la que ha llevado el presidente Calderón y la que promete llevar o conducir el presidente entrante? ¿Dónde están los matices, dónde las diferencias, dónde las circunstancias precisas que llevarían a distinguir entre una y otra estrategia?

Por Ricardo Raphael