Pues al parecer las sorpresas por el gabinete no se detuvieron en el nombramiento de los secretarios. Ahora, en el segundo nivel de la parrilla, los subsecretarios, también nos encontramos con datos interesantes que habría que leer con cuidado porque en el ruidajal que implica la entrada del gobierno, uno puede perder señales que son pequeñas, pero acabarán siendo contundentes.

Por Ricardo Raphael