Violaciones que a nadie importan

- enero 8 de 2013 - 0:02
COLUMNAS, Tronera - 14 comentarios

 

Si se quiere, el mundo es un espejo. El cierre del 2012 en la India estuvo marcado por el caso de Amantar, mujer de 23 años de edad violada y asesinada en Nueva Delhi. La muerte de la joven provocó movilizaciones en aquella nación asiática, que ahora discute en voz alta un fenómeno que allá, como en México, se alimenta del silencio y la indiferencia social para perpetuarse.

Casi en idéntica fecha de la tragedia de Amantar, en el valle de México se vivió un caso de violación múltiple que poco o nada conmocionó en nuestro país. A continuación, parte de la nota que el 19 de diciembre publicó Reforma al respecto:

“Lidia toma fuerza para contar su historia, pero no hay llanto ni dudas en su relato, pues quiere dar ejemplo a su familia y seguir adelante.
“El 30 de noviembre, la joven de 25 años de edad, cuyo verdadero nombre ha sido cambiado por seguridad, fue secuestrada junto con otros 20 pasajeros de un autobús en Toluca, por seis jóvenes.
“Eran alrededor de las 20:45 horas cuando, fingiendo ser pasajeros, seis individuos abordaron el autobús. (…) No llevaban capuchas ni gorras; uno de ellos parecía portar un arma de fuego, pero el resto empuñaba cuchillos. A simple vista, aseguró Lidia, ninguno tendría más de 25 años de edad y olían a thinner.
“Quitaron el letrero del camión y apagaron las luces, pero sin temor a equivocarme puedo decir que eran unos escuincles”, relató la joven.
“Tras despojarlos a todos de sus pertenencias, mientras el autobús circulaba por calles solitarias y sin que nadie en el exterior se diera cuenta de lo que pasaba, los delincuentes separaron a las mujeres de los hombres.
“A estos últimos los golpearon. Todo era risas y el vehículo se llenaba de nubes de humo por los cigarros. A las mujeres las revisaron una a una y separaron a seis, entre ellas, Lidia.
“Durante las siguientes horas fueron violadas en el pasillo de la unidad o en alguno de los asientos”.

En otra nota sobre esa violación múltiple, esta de El Universal, se menciona que 40 empresas de transporte “ya habían denunciado ante autoridades de la SSC y la PGJEM que diariamente se estaban presentando 160 robos (cuatro casos por cada empresa), además de ‘secuestros exprés’, como una nueva modalidad y dos intentos de violación”.

Las violadas en este evento sufrieron aún más. La prensa consignó que al llegar a la oficina del Ministerio Público el trato que recibieron fue despótico: “Como que no sienten el dolor ajeno, no sé si creen que estamos exagerando, pero ¿cómo puedo exagerar que me atacaron varios tipos, que me obligaron a hacer cosas, que no sé si estoy infectada de algo? Lo único que pido es que haya justicia”, dijo una de las víctimas citada en otra nota de Reforma.

Dos especialistas consultadas ayer coincidieron en explicar que México “está atorado” en el tema de la violación: no nos gusta hablar de ello, no le queremos entrar. Las cifras que se tienen, de unos 15 mil casos al año, son consideradas bajísimas, muy lejanas a la realidad.

El estudio Feminicidio en México. Aproximación, tendencias y cambios, 1985-2009, publicado el año pasado por la ONU, el Inmujeres y la Cámara de Diputados, se destaca que “un fenómeno particularmente perturbador es la prevalencia de violaciones sexuales. A diferencia de las muertes violentas, en las que el subregistro estaría relacionado con el no hallazgo de los cadáveres, en el caso de la violación depende de las denuncias levantadas ante el Ministerio Público, de manera que los problemas de la información derivan, en primer lugar, de la falta de denuncia de los hechos”.

Consultada al respecto, Regina Tamés, de GIRE, me comentó que “en general en México no nos conmocionan estos casos de violaciones. Para empezar casi nadie denuncia, y es entendible porque cuando denuncian les va súper mal. La situación se vuelve en contra de la víctima. La burocracia que hemos construido para tratar a las víctimas no ha tenido ningún impacto en garantizarles que no habrá nueva victimización”.

Por su parte, Laura Carrera me explicó que en la violación tenemos la misma problemática que en otros renglones de la violencia: distintos niveles e instancias de gobierno reportan cada uno por su lado estadísticas no homologadas en torno a la violación. “¿Cuántos casos de violación no existen? Pues no sabemos. No hay registros enteramente confiables. Tanto porque muchos no se denuncian, como porque no nos hemos organizado para armar esas bases de datos. Estamos atorados en este tema”.

“La gente no le entra al tema”, agrega Tamés, quien opina que sociedad y gobierno que las cosas no van a cambiar mucho si se intenta “construir todo para dar respuesta a algo de lo que no se habla”.

El Estado de México y el Distrito Federal son las entidades donde más violaciones hay (con 2,990 y 1,344 casos, respectivamente), pero si las medimos por cada 100 mil habitantes Quintana Roo, Chihuahua, Tabasco, Baja California, Morelos y Baja California Sur están peor que el Edomex.

El mundo puede ser un espejo para mirar problemáticas de otros y reconocer las propias. O puede ser un paisaje del que no aprendamos nada. En la India ya reaccionaron. En el Valle de México violaron a seis en un autobús, en un evento que fue todo menos aislado, y todos como si nada. Corrijo. Casi todos como si nada, porque si algo faltara para indignarse con la historia reconstruida por Reforma, hay que agregar que “Lidia”, la mujer que contó su experiencia al reportero Antonio Nieto, “ya había sido violada en marzo por un taxista que aún está prófugo”.


Leer más sobre este autor

Es periodista y conductor de radio.


Publicaciones anteriores de


14 comentarios en "Violaciones que a nadie importan"

  1. javier crúz 08/01/2013 a las 1:31 AM · Responder

    Tema indispensable… empezando por la prensa mexicana. Bien que Camarena lo pone en blanco y negro, pero hay datos para reforzar el análisis. 1) Miércoles 19 de dic. Reforma publica la nota en la parte baja de la página 7 de la sección Justicia (o sea: en la cola de la sección Ciudad). 2) Mismo día, en la portada de Reforma: ni rastro de la historia de Lidia; eso sí, en portada está la indispensable nota sobre cómo esperan el final del mundo en Cancún. Los misterios de la jerarquización son insondables. 3) Tiene mérito, admitámoslo, que los editores de Justicia de Reforma le hayan dado seguimiento a la historia de la violación en el autobús con otra nota, también en la página 7 de su sección, el 20 de diciembre. Después, como en las novelas policiacas, se pierde el rastro. 4) La historia de la violación (que ya devino homicidio) en la India ha sido consistentemente jerarquizada muy arriba por la BBC (en su canal de TV BBC World), por semanas, y se le ha dado un tratamiento serio y profundo. No he analizado diarios en la India, por lo tanto no especulo sobre la cobertura que se le haya dado allá: si alguien se anima será agradecido (¿Camarena, un tiempito, para completar lo que tan bien empezaste?).
    Mi punto: para que las autoridades responsables cambien sus actitudes deben sentir presión pública; pero no la presión de la indignada madre de Lidia, sino la presión constante, bien documentada; de la prensa. No nos hagamos guajes: es responsabilidad nuestra, de los periodistas, elevar el nivel de la agenda temática. Dos notitas en la página 7 y un bienintencionado comentario en sinembargo no alcanzarán. Vean, empero, lo que sucederá si sinembargo, para empezar, adopta esta historia y la persigue con rigor durante un mes sin parar, todos los días en portada, todos los días un elemento periodístico nuevo sobre el mismo tema. Ya encarrilados, podrían seguirse a fondo con la historia completa del 1DMX.

    Parafraseo abusivamente a Camarena: Si se quiere, la prensa puede estar al servicio de la sociedad.
    ¿Qué se lo impide?

    • Pilar 08/01/2013 a las 8:52 AM · Responder

      Excelente punto de vista, parece que los lectores, solo vemos lo que nos permiten ver, sea este medio o sea cualquier otro.

    • Lupita GM 08/01/2013 a las 3:52 PM · Responder

      TOTALMENTE DE ACUERDO!!!
      Ya se logró hacer presión por los detenidos el 1o, se comprobó que en conjunto y sin quitar el dedo del renglón se puede. Como mujer es horrible y frustrante vivir con miedo.
      Hace medio año hubo un intento de violación a media cuadra de mi casa, afortunadamente los vecinos auxiliaron a la chica que era una estudiante de secundara de ser violada a las 7 pm. Los abusos son indignantes, manoseos, insultos, obscenidades, frotaciones, masturbaciones y exhibicionismo son historias del día a día que escuchas de bocas cada vez más cercanas o que hemos experimentado en cuerpo propio, una ya tiene miedo de tomar un taxi, ir en el metro o camión.
      Ya no hay horario ni patrón claro para estas actividades, pero yo creo que estos sujetos empiezan de a poco y al ratito vienen las violaciones, mutilaciones, secuestros y asesinatos.
      NO MÁS!!!

  2. karina ruiz 08/01/2013 a las 8:15 AM · Responder

    Es evidente cómo el periodista en México se convierte en el investigador, en quien confiamos para hacer denuncias. Ese lugar le corresponde a las autoridades.

  3. enrique fernando nieto garcia 08/01/2013 a las 9:12 AM · Responder

    mucha jente ha pasado lo mismo es desvastador , seguramente solo cuando le matan un familiar sea peor . este delito termina muchas veces desbaratando hasta las familias
    ESPERAR QUE LAS AUTORIDADES HAGAN ALGO ES ABSURDO NO LES INTERESA
    ADEMAS NO TIENEN LA MAS MINIMA CAPACIDAD PARA MANEJO DE ESTAS CRISIS
    QUE BUENO PARA JUECES POLICIAS Y MALEANTES QUE LOS CIUDADANOS QUE SOPORTAMOS TODO NO PODEMOS ORGANIZARNOS PARA AHORCARLOS A TODOS JUNTOS CON LOS POLITICOS . PERO ESTE PAIS YA NO VA A DURAR MUCHO

    • MA. GABRIELA GARRIDO AMARO 28/01/2013 a las 2:34 AM · Responder

      SR. ENRIQUE FERNANDO NIETO GARCIA. USTED CREE REALMENTE QUE SI TOMAMOS LA JUSTICIA POR NUESTRA PROPIA MANO NO ESTEMOS RETROCEDIENDO, PARA ESO ESTAN
      LAS INSTITUCIOES PARA ESO EXISTE EL ESTADO DE DERECHO. OJALA Y SE HAYA ENTERADO DE LO QUE OCURRIO NO HACE MUCHO EN EL EDO DE MEX. YO NO CREO QUE ESA SEA LA SOLUCION.

  4. alylupe 08/01/2013 a las 10:31 AM · Responder

    desgraciadamente la violacion es un delito poco perseguido porque no faltan pendejetes como un curita que escribia en el periodico de la arquidiocesis de mexico llmamado desde la fe, dicieno uno de los mas misoginos punto de vista : la mujer que es violada es porque se viste provocativamente y anda contando chistes picantes, con esta torpe declaracion, como quieren que se persiga tan horrible delito ? pero eso si, a la mujer que aborta, aunque sea en forma espontanea, la meten a la carcel

    • Casilda 08/01/2013 a las 4:48 PM · Responder

      O como un panista en Nuevo León que declaró que “al fin y al cabo, la violada, violada ya estaba”.

      • alylupe 08/01/2013 a las 9:26 PM · Responder

        y te apuesto casilda, que si hubisen sido las violadas o su madre o su hija, no diria semensajnte pendejada el hijo de su p… madre

  5. Enrique Villa 08/01/2013 a las 1:15 PM · Responder

    Muy bueno el comentario de Javier Cruz. A un hecho tan deleznable le correpondería un tratamiento profesional, como el que ha hecho Camarena, más las apelas de la opinión pública y la labor política en los pasillos del poder, con el fin de conseguir una sinergia que permitiera cambiar la legislación en términos de derechos humanos y disciminación hacia la mujer. Al mismo tiempo, se debería evitar que el esfuerzo fuera secuestrado por algún farsante esquirol como la corrupta señora Wallace y medios irresponsables se regodearan en los detalles sórdidos del crimen. Difícilmente algo así va a pasar, en México. La última vez que se pudo conseguir cierta movilización fue cuando el asesinato de la niña Paulette…, y, bueno, ya sabemos en qué terminó todo. Claro, si las chicas fueran de clase alta, algunos elementos se pondrían a trabajar, pero como no los son. Si varias miles de chicas de escasos recursos en Ciudad Juárez no les importaron…

  6. Eduardo 09/01/2013 a las 2:13 AM · Responder

    Wow, que fuerte. En que línea de autobuses se suscitó éste hecho?

  7. vago 09/01/2013 a las 10:14 AM · Responder

    Pues sí, el estado de México puede ser más cruel que la India y sin permitir que les toquen un pelo a sus machos mexiquenses, que se cansan pronto de sus viejas imitando a sus machos padres, las botan, las golpean, las engañan, preñan a otras, se deslindan, se consiguen gaviotas, etc.

    • AMA 09/01/2013 a las 2:45 PM · Responder

      Sólo una corrección: en comparación con las mexicanas, las mujeres indias de clase baja y pertenecientes a la casta de los intocables, o sea millones de mujeres, no tienen en la práctica ningún derecho, sus padres pueden venderlas, evitan enviarlas a la escuela, concertan matrimonios cuando soy niñas, cuanto más jóvenes mejor, porque cuesta menos mantenerlas; los esposos pueden hacer con ellas lo que quieran: abandonarlas, desfigurarlas, mutilarlas o matarlas, en cualquier caso el hombre sale inmune. Está es una práctica cultural que ha existido por siglos y que los gobiernos de la India han hecho muy poco para garantizar los pocos derechos constitucionales otorgados a las mujeres. Seguramente hay situaciones como estas en México pero son, en número, menores que en la India, ojo, no me estoy refiriendo al número de casos de violación.

      Si este caso está teniendo un impacto tan fuerte en la India fue por la brutalidad del ataque, las violaciones allá son tan comunes que pocos las reportan; es por eso que las mujeres y hombres de clase media, que están mejor educados, quieren cambios estructurales en el país, de lo contrario este crimen de género quedaría impune como es habitual en la sociedad india.

  8. MEZTLI MAZATL 17/01/2013 a las 4:13 PM · Responder

    Ama: ¿Cómo obtuviste esos datos?. Me gustaría saber si existe una estadística en la India y si las violaciones son menos brutales aquí que allá o viceversa. En este delito las comparaciones no son buenas. Lo que sí debemos tomar como ejemplo es la forma en que los ciudadanos de allá se indignaronl Aquí muchos hemos visto por internet videos en los que se exculpan a violadores y asesinos de mujeres y en donde se mata a una mujer indefensa frente al palacio de gobierno la cual protesta por la falta de castigo del asesino de su hijo. Al parecer todo el mundo ha quedado en silencio y las situaciones similares siguen ocurriendo sin que haya apoyo de la sociedad o el gobierno.
    ¿Y los secuestros, y la explotación sexual, y los abusos sexuales hacia los menores, etc.?
    Hay mucho que hacer como sociedad.

Deja un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".

comm comm comm