Los amantes ejercen su fuerza de gravedad sobre sus cuerpos, su sorda atracción sin medida. Ejercen también los poderes de su luz, la fuerza de iluminar y algunas veces incluso logran borrar las fronteras del despertar y las del día.

Por Alberto Ruy-Sánchez.