Las negociaciones -casi secretas- entre la SEGOB y los líderes de la CNTE, no han podido hacer que esta mueva su plantón de la Plaza de la República, con todo el caos que ello implica, y el enojo que provoca en los ciudadanos. Los resultados de dichos acuerdos se muestran a ‘cuenta gotas’, y a pesar de las concesiones excesivas otorgadas por el Gobierno Federal, la CNTE siguió marchando y tomando las calles de la Ciudad de México por varias semanas. Algunas concesiones están hasta de más, pero lo que más enoja, es que las negociaciones para otorgarlas, no sean públicas, y no tengan representación de todos los profesores. Esto además de que los interesados en los temas educativos, o las organizaciones sociales, se vayan enterando lentamente, y con incertidumbre, de lo que ahí se está negociando. Este es un método  inaceptable, pues debe ser transparente, con apertura, sobre lo que allí está ocurriendo. No más chantajes y extorsiones.

Por Ricardo Raphael