Esta luz, que todo lo toca, dice a cada quien algo distinto. Es capaz de diluir rejas en hojas y alborotar  a pájaros dormidos. Para algunos, el escalofrío de esos dedos luminosos puede ser el despertar de un deseo profundo.

Por Alberto Ruy-Sánchez.