A juzgar por el tono, no se augura un buen resultado de la negociación a propósito de la reforma energética. Cada una de las partes está utilizando una y la misma palabra para, a partir de ahí, esgrimir sus argumentos. La palabra es catástrofe.

Por Ricardo Raphael