Falta mirar las últimas encuestas, pero puede uno suponer que a pesar de que los tres partidos grandes ya tienen candidato, o candidata en el caso del PAN, la distancia entre el PRI, entre Enrique Peña Nieto, y sus competidores sigue siendo amplia: un confortable más/menos 15 puntos que será todavía difícil de vencer. Cada partido, el PRD o el PAN, tratarán de acortar esa distancia buscando en la manga sus mejores cartas, las más eficaces.

Por Ricardo Raphael