Los amantes aprenden a leer en el cuerpo amado advertencias, anuncios, promesas de todo lo que en la vida va despertando.

Por Alberto Ruy-Sánchez.