Una de las tantas formas que toma la amada en la imaginación del enamorado es la de  fantasma: habitante indomable de su cuerpo. Una aparición venerada: este poema cuenta su breve  historia.

Por Alberto Ruy-Sánchez