En su compleja y transparente relación con los humanos los gatos deciden y hacen más de lo que cualquiera sospecha. El gato es como el deseo, posesivo y tenaz, pero también fugaz e independiente. Temible y seductor, el gato mira y hasta sin irse se va.

Por Alberto Ruy-Sánchez.