Fuente infinita de sensaciones, compuerta, misterio, acto de entrega, de humildad y al mismo tiempo, algunas veces, de insaciable arrogancia posesiva. Todo eso y mucho más es un beso.

Por Alberto Ruy-Sánchez.