Uno de cada tres niños mexicanos nacidos a partir del año 2010 desarrollará diabetes a lo largo de su vida. Esta estimación se ha realizado a partir de la incidencia de diabetes en 2005. Si se toma la incidencia de esta enfermedad en 2010 la proyección es que uno de cada dos niños nacidos a partir del 2010 desarrollará diabetes.

Circulando por la Feria de Chapultepec, la feria más popular y conocida en la República Mexicana, ubicada en el parque público más importante del país, se puede ver a esos niños en un medio ambiente que sin duda los llevará a la diabetes. Las condiciones ambientales de la Feria explican cómo hemos llegado a esta situación calificada de emergencia por autoridades internacionales. El abandono del gobierno del Distrito Federal que debería poner condiciones en sus concesiones y licitaciones, es evidente.

No hay un solo bebedero de agua en toda la Feria, parece que se ha olvidado que es una condición esencial para el ser humano la hidratación. Podríamos pensar el parque sin baños, pues así de obligatorios deben ser los bebederos. Al respecto venimos avanzando en el DF y esperamos que muy pronto ya estén instalados en la Feria los bebederos y dispensadores de agua en la Feria y en todos los centros comerciales y los principales espacios públicos, como se ha anunciado. Pero, ¿qué pasa con los demás?.

Fotografía: Theme Park Review

Fotografía: Theme Park Review

La Feria es el imperio de la empresa Pepsico. En la altura se puede ver el logo de Pepsi, desde el Periférico, Reforma, Constituyentes y todos los alrededores. Los niños bajan en costales por un tobogán que es la cola de Cheetos, domina parte del parque una gran imagen de Ruffles, los señalamientos están formados por una gran lata de Pepsi  de la cual sale una especie de popote donde se ubican las flechas que indican los diversos destinos. Transitan los papas, en su mayoría con sobrepeso y obesidad, seguramente son más del 70% que es el promedio nacional entre los adultos. Llevan a sus hijos, entre más grandes es mayor el porcentaje que presenta sobrepeso y obesidad. Seguramente, un alto porcentaje de los adolescentes y uno significativo de los niños que circulan por la Feria ya presenta manifestaciones de hígado graso, un antecedente de la diabetes que sufrirán. Entre adolescentes un alto porcentaje, alrededor de uno de cada tres ya debe presentar hipertensión.

Estos niños, adolescentes y adultos son los mayores consumidores de refresco, de sopas instantáneas y, seguramente, de frituras y dulces en el mundo. Los altos excesos de azúcar en su dieta, así como de sal y grasas, son los causantes de las enfermedades que cargan. Muchos no saben que cargan con estas enfermedades, aproximadamente la mitad de los mexicanos que sufren diabetes no lo sabe y cuando van a atenderse la enfermedad ya ha avanzado significativamente, cuando ya es difícil detenerla.

Sin duda, los concesionarios del parque, el Grupo Entreteparq, han hecho el gran negocio con la empresa Pepsico, seguramente la presencia de esta empresa les genera grandes beneficios. El parque se ha convertido en Pepsilandia, el Imperio de Pepsico.  Dirá la empresa Entreteparq que no son ellos los responsables de la situación de salud de la población que entra a la Feria. Son los padres de familia, cada quien elige lo que come. No importa que no sepan el daño que les causan esos productos, no importa que no existan etiquetas que les adviertan los riesgos, no importa que la publicidad y el diseño de estos productos sean adictivos, no importa que los niños no tengan acceso a agua, no importa la publicidad invasiva y no importa que la mayor parte de los lugares que visitan tengan un ambiente más o menos semejante y que vivan en un país que no es todo Pepsilandia, pero sí Chatarrilandia.

Busco un pequeño expendio que venda frutas o verduras y obtengo el mismo resultado que al buscar los bebederos: no hay. La oferta es de refrescos de Pepsico, de Sabritas, Cheetos, Ruffles y demás de Pepsico y de una multitud de dulces Sonric´s de Pepsico, además de hamburguesas, hotdogs y pizzas. Un par de puestos de quesadillas y de tacos servirá para decir que hay opciones frente a las decenas de puestos de los productos de Pepsico: refrescos, botanas y dulces.

En el restaurant ubicado bajo la montaña rusa se encuentra en promoción un paquete “Combo Kid”, una selección especial para los niños. El Combo Kid está constituido por una bebida Jumex Fresh que contiene 2% de jugo, 5 ½ cucharadas cafeteras de jarabe de maíz de alta fructuosa –más peligroso que el azúcar de caña- endulzantes artificiales como aspartame y asesulfame K, colorantes artificiales como tartazina y amarillo ocaso, entre otros aditivos químicos (radiografía del producto en: http://bit.ly/1anKXsV); unos Cheetos, una bomba de sal, grasa, colorantes artificiales, glutamato monosódico y un condimento que contiene 20 ingredientes (ver radiografía en: http://bit.ly/1Dc6Khm),  y unos Nuggets de Pollo, vaya usted a saber sus ingredientes. El Combo Kid es una buena bomba de azúcar, grasas y sal, constituido por un coctel de decenas de aditivos químicos para darle sabor, dulzura y color, todo pensado para su pequeño.

combo kids final

Y donde está el gobierno del Distrito Federal. Fue el propio Departamento del Distrito Federal el que inauguró en 1964 los “Juegos Mercánicos de Chapultepec” que contaba ya con su principal atracción la Montaña Rusa. Desde 1993 comenzaron las licitaciones a empresas y en 2009 fue adquirida por el Grupo Entreteparq ya como “La Feria de Chapultepec Mágico”. Este grupo ha realizado un acuerdo, que debe ser multimillonario, con la empresa Pepsico, para que tome el parque, para que lo invada con su publicidad y productos. El negocio es el negocio y la emergencia en salud pasa a segundo plano. Sin embargo, la lógica de la empresa no debe ser la lógica del gobierno que ha concesionado o licitado este espacio en el Bosque de Chapultepec. El gobierno del Distrito Federal está obligado a convertir este espacio de un ambiente obesigénico a un ambiente saludable.