Las escisión del sexo y el amor

Por: - noviembre 14 de 2013 - 0:02
Cacho en Sinembargo, COLUMNAS - 36 comentarios

 

Entrevisté a tres chicas mexicanas de doce años, que van a uno de los colegios más caros de la ciudad de México, ellas descubrieron que volarse una clase para una bejay (adaptación del anglicismo Blow job o felatio) en el baño de niños, les dará prestigio entre los chicos, y tal vez se harán merecedoras de algún regalo. Otras chicas de secundaria de Monterrey, al norte de México, descubrieron una nueva moda: los chavos un poco mayores, les obsequiarán desde un brazalete, hasta un teléfono inteligente, o una iPad usada, a cambio de favores sexuales sin vínculos afectivos.

“El chiste es que estés de acuerdo en que no eres novios ¿entiendes?, sólo el bejay  y ya. Si no lo haces eres muy teta ¿ves?. Es sólo sexo y nadie más se entera” dice A de trece años. Las chicas de secundaria en una escuela de los Legionarios de Cancún, hacen lo mismo, su discurso está plagado de paradojas que muestran una desesperación por ser aceptadas. La presión entre iguales es un factor común. Ellas no creen en el amor, sino en tener “amigos con privilegios”, que no son lo mismo que los freebes (encuentros sexuales rapiditos. Una suerte de rito de aceptación escolar para las chicas).

En la era de la información, el sexo virtual ha dado paso a una nueva forma de diálogo despersonalizado, en que el sexo se contempla como una mercancía y no como parte de un proceso de intercambio apasionado. La pornografía adulta ha perdido importancia y clientela, de allí que los dueños de esa industria multimillonaria global comprendieron que su mercado está, en las y los púberes. Niñas, niños y adolescentes se han convertido, sin que la mayoría de padres, madres o tutores se enteren, en la clientela receptora y consumidora de un discurso de hipersexualización infantil, en apariencia inocua porque se transmite por medios electrónicos, ya sea desde una computadora hasta un teléfono inteligente.

Ante nuestros ojos, y en medio de un confuso debate que asegura que todo lo que cuestione la sexualidad postmoderna hoy en día es moralino o represor, chicas y chicos se entregan sin muchos miramientos a la pornutopia: la utopía de lo pornográfico, de lo sexualmente explícito, que poco a poco construye el andamiaje sobre el que comienza a sostenerse un nuevo discurso de la sexualidad juvenil, que deja tras de sí toda carga de romanticismo o vinculación afectiva.

El amor y el sexo son transgresores cuando se sitúan fuera de la lógica social dominante. En la década de los sesenta, el amor libre era lo que transgredía las normas. Así, que quienes deseaban romper los paradigmas tradicionales, tanto de las relaciones afectivas como eróticas, se negaban a asumir la monogamia y el amor romántico de principios de Siglo. Poco a poco se construyó un discurso que abarcaba la revolución sexual, impregnada de una carga de libertad amorosa, asimilada por hombres y mujeres que simplemente no deseaban atenerse a las convenciones del cortejo amoroso para llegar a la cama (a la hamaca o la playa).

Ya para entonces Masters y  Johnson, así como la doctora Hite, habían documentado los vínculos entre la biología, el deseo, el amor y la reproducción. Los experimentos científicos ayudaron a las generaciones de los años setenta, y posteriores, a comprender los mecanismos del orgasmo y los secretos de la atracción sexual, que dan paso a la construcción de  una relación erótica y afectiva. Hasta hoy en día, cuando hablamos de relaciones interpersonales, existe el consenso de que el camino hacia el erotismo, pasa por el enamoramiento; mientras que para tener un encuentro sexual, basta con la disposición genital (aunque cada quien haga sus trampas mentales después).

Tanto Octavio Paz como Rougemont, planteaban que el amor para vivirse en plenitud, necesita ser transgresor. En la modernidad la sexualidad genitalizada era lo que transgredía las normas; hoy en día, ni lo explícitamente sexual, ni la pornografía adulta, ni el sadomasoquismo, ni siquiera el amor homosexual, son ya infractores sociales. Sin duda, hay quienes consideran la sexualidad entre dos hombres o dos mujeres, como una perversión, pero en general, el erotismo y el romance homosexual ya no son marginales (lo es la familia homosexual con progenie, pero ese es tema de otro texto).

Para estos chicos y chicas, el sexo entendido como pasión tiene un vida corta, y pasa del descubrimiento inicial del propio cuerpo y su respuesta al deseo, a la repetición promiscua con parejas  múltiples. Incluso con esta nueva construcción de la sexualidad juvenil, la heterosexualidad pierde cada vez más poder y las etiquetas se difuminan. Las cientos de chicas que he entrevistado para mi investigación, aseguran que se descubren a sí mismas como seres deseantes, tanto con mujeres como con hombres y, aunque en México los hombres adolescentes son más homófobos que los de otros países, también hay una tendencia a la experimentación sexual de varones con varones, que ellos mismos califican de amistad con sexo y, por lo tanto, no es contemplada como parte de una relación homosexual, por la simple y sencilla razón, de que no son relaciones románticas ni eróticas. Más bien son, según ellos, meros encuentros sexuales momentáneos que responden a un deseo de placer aquí y ahora: “con quien tengo cerca, es accesible y no pide nada de mi”. Es decir, con todas las complejidades que esto implica, todo parece indicar que frente a nosotras se construyen nuevas subjetividades de lo sexual y lo amoroso.

Estos constructos comenzaron a germinar hace décadas, pero han encontrado la vía de la normalización a partir de la híper comunicación tecnológica en la que se normalizan las amistades virtuales, las relaciones afectivas extracorporales, y el sexting.

Estamos frente al sexo como un producto de consumo compulsivo, desprovisto casi siempre de significado. Entre los y las adolescentes que entrevisté para mis libros, que revelaron sin tapujos estos nuevos vínculos sexuales, encontré una constante: la rebelión contra el amor romántico, un descreimiento del matrimonio y de las relaciones monógamas tradicionales. Pero también encontré en las miradas de esas chicas y chicos, ese destello fugaz cuando les pregunté como viven el rechazo o la aceptación de los otros a partir de su sexualidad. Desean el amor, pero no saben qué amor desean.

Aunque quienes me hablaron del poliamor con un discurso más elaborado, fueron jóvenes de entre 20 y 25 años, si encontré a adolecentes con plena convicción de que es posible acostarse y amar a varias personas, sin entrar en conflicto emocional. Creen sin embargo, que algún día se enamorarán y vivirán con alguien con quien probablemente tengan una familia, ignoran si cuando llegue ese día, volverán al amor convencional como el de sus padres y madres.

Mientras tanto frente a nosotras, hay una evolución de la sexualidad adolescente, no desprovista de una suerte de escisión entre el cuerpo y los sentimientos. Por ahora, para ellas y ellos, el sexo es sólo un cambalache muy parecido al que proponen las y los promotores del sexo comercial y la prostitución: el cuerpo como objeto, el sexo como moneda de cambio. Los embarazos adolescentes en ese contexto, son responsabilidad única de las chicas, ese es el trato según J, un chico de catorce años que ha tenido sexo ya con veintitrés niñas.

Leer más sobre este autor

Es periodista y activista.


Publicaciones anteriores de


36 comentarios en "Las escisión del sexo y el amor"

  1. Diania14 14/11/2013 a las 1:28 AM · Responder

    Me encanta tu artículo, sin duda aterrizas dos temas paralelos: el sexo y el amor… tal parece que el amor al igual que el sexo van capitalizándose más día a día.

    Soy tu fan :-D

    • ObradorAnarquistaSoy132 14/11/2013 a las 3:37 PM · Responder

      Doña Lydia,al menos las “putas” de escuela privada COBRAN por sus serivcios sexuales.(cobrar es la palabra no obzequios es un eufemismo).

      YO un par de veces vi a chavitas de secundaria “escondidas” en parques fornicando con chavos pelusita arriesgando la salud, la reputacion y el fisico creo que por nada…

      Doña Lydia, nos han dicho que cada ser humano es “unico” y valiso solo por respirar pero eso es mentira, existe una gran cantidad de personas que NO valoran su cuerpo y sexo en lo que vale realmente, muchisimo cariño y mucha pasiencia si es que el o ella quieren de mi algo sexual.

      Creo Doña Lydia que en esta vida existe un gran y mayoritario grupo de chavitos y chavas que no nadamas venden su cuerpo por cacahuates, tambien venden su “felicidad” por gramos de drogas toxicas o su valiosisimo tiempo en telenovelas y fiestas ahogadas en alcohol.

      El problema no es que estas zorras vendan un blowjob por un celular…el problema es que No lo venden por un AUTO una casa

      Quieres un “mamut” ? yo valgo un departamento? te parecde mucho? pues buscate una barata

      Recuredo que en la prepa cuando se ponian los examenes de fisica pesadisimos e intentamos sobornar a un profesor en “broma” el nos contestaba con otra:

      “como no, te pongo el 10 pero quiero un AUTO para mi estereo”, y creo que fue lo correcto

      Si me vas a sobornar y me voy a denigrar que no sea por un trinche celular. al menos que sea por un Auto.

      • E 19/11/2013 a las 9:29 AM · Responder

        Me parece parcial tu aproximación, en primera instancia, solamente “descalificas” la actitud de las chicas, pero a los chicos no los llamas “zorros” o “putos” (quizás porque si se utiliza esta palabra pudiera entenderse que son homosexuales y no simplemente promiscuos como en la aplicación del vocablo a las féminas… quizás por la arraigada idiosincracia cultural en ese sentido). En segundo lugar, no podemos considerar que correcto sería venderse más caro (no por una ipad, ¿pero sí por un departamento?), sino que lo “correcto” sería lo ético. Lo ético podría consistir en, simple y sencillamente, como dos seres humanos, dos personas pensantes, darse cuenta de lo que bien mencionas: el riesgo de dañar la propia salud, la psíque y a la sociedad y con esta realización coartar el deseo de llevar a cabo el acto, por cualquiera de las partes.

  2. Católica 14/11/2013 a las 1:52 AM · Responder

    Excelente reportaje. Además, me parece que vivir así el amor, quizá también es vivirlo de forma romántica. Subyace dentro de esta creencia de la objevitización la idea de la “salvación” por el verdadero amor, con el cual el sexo quedará lavado. no se, es muy complejo, ya quisiera leer tu próximo libro.

  3. Zopilote Mojado 14/11/2013 a las 7:46 AM · Responder

    El vínculo padre-madre-hijos requiere más atención, Sugiero a la redacción corregir el apellido de Octavio Paz.

    • Lydia Cacho 14/11/2013 a las 12:31 PM · Responder

      Efectivamente coincido contigo. Gracias, ya mismo hacemos la corrección a mayúscula.
      Saludos
      Lydia

      • erga 14/11/2013 a las 7:59 PM · Responder

        Soy de mente amplia pero EL DESPARPAJO no me gusta!!

  4. Ricardo Espinosa de los Monteros zazueta 14/11/2013 a las 7:47 AM · Responder

    Excelente articulo. Esclarecedor para mi, que hace algun tiempo deje la adolescencia. La maestra Lidia Cacho, es una experta en la materia . Este articulo esta reforzado por trabajo de campo ( por encuestas), ella no pontifica, solo expresa los resultados de las encuestas y las respuestas de los cuestionarios. Eso es periodismo con rigor. Por lo demas, como me gustaria leer proximamente, otro articulo relacionado con este, que orientara a los jovenes para un uso mas responsable y digno de su sexualidad y desde luego a los padres con hijos adolescentes, por que lo que estamos advieriendo ( entre otras cosas) es una suerte de conciente, autonoma y libre prostitucion infantil, aunque la maestra le llame eufemisticamente, la utilizacion del sexo como moneda de cambio, en español regular, eso se llama prostitucion y los estragos sicologicos y emocionales posteriores en la conducta de quien en un futuro no lejano sera un adulto, se advierten devastadores. O entramos de lleno a la era del nihilismo hedonistico sin vuelta atras!? .Magnifico articulo.

    • Lydia Cacho 14/11/2013 a las 12:38 PM · Responder

      Estimado Ricardo
      Estoy de acuerdo contigo, este es sólo uno de varios textos y ciertamente hay una preocupación por cómo estos comportamientos profundizan las desigualdades y abonan a una cultura de prostitución. Este es un pequeño artículo y creo que hay una gran necesidad de tener más interlocutores/as que nos ayuden a elaborar un diálogo profundo para entender a las y los chicos que temen ser juzgad@s pero ciertamente necesitan ser escuchad@s. Es también importante la aportación de personas adultas ¿están hablando con sus hijas sobre esto? ¿cómo es la educación sexual actual? Tenemos mucho por descubrir y aprender
      Saludos
      Lydia

      • Mexica 14/11/2013 a las 10:53 PM · Responder

        Hooola, excelente escrito que invita a la reflexión señorita Lydia, también hay chicos que -por decirlo así- se prostituyen, las niñas pagan.
        ¿Hasta donde pueden llegar las consecuencias de esta realidad?
        Creo también hace falta un articulo con las innumerables consecuencias a corto, mediano y no a tan largo plazo, y sobre las acciones que deben tomar los padres de las nuevas olas, pues veo grandes carencias en los padres de hoy, pues no creo que este asunto sea para dejarlo correr así como así, la juventud saldrá seriamente lastimada, las consecuencias no creo terminen al final siendo tan agradables como parecen en ese breve momento. No puede tener un final feliz para quienes viven esa supuesta libertad , ya que puede sumarse a ello el consumo de alcohol o las drogas. El reporte llama severamente mi atención que debo poner en mis dos hijos, que no por el hecho de ser hombres debe alegrarme del todo que mantengan relaciones sexuales de esa forma. las niñas, adolescentes, jovencitas, mujeres son quienes en la mayoría de los casos sufren mas las consecuencias que pueden lastimarles y dejar huella a veces imborrables.

      • Denis GL 19/11/2013 a las 8:49 PM · Responder

        Hola Lydia:
        Mi nombre es Denis y tengo 19 años.
        Recientemente hice un ensayo sobre la Explotación Sexual Comercial Infantil. En un principio simplemente tenía la intención de informar sobre este problema mundial pero se ha convertido en algo más que eso. Estoy por terminar de leer tu libro”Esclavas del poder” y verdaderamente me interesa el tema. Mi intención con estas líneas es para pedirte que me orientes más sobre cómo puedo apoyar a estas niñas y mujeres. ¿Qué puedo hacer para hacer un cambio real?.
        No espero ser un lector más que se conforma con emitir criticas y comentarios, realmente estoy dispuesta a hacer más que eso, a hacer una diferencia porque estoy arta de que se cosifique a las mujeres, de que nos de miedo alzar la voz.

        Soy de un lugar cerca de Puebla donde hace algunas semanas se llevaron unos tipos a 2 niñitas que vendían flores, menores de 10 años, las violaron 5 hombres y después las regresaron al pueblo y tan tan, nadie hizo nada.

        Espero contar con tu apoyo y orientación.

  5. yomero 14/11/2013 a las 9:04 AM · Responder

    El problema del sexo “infantil” en toda la historia de la humanidad es hormonal: Las mujeres deben renunciar a tener sexo antes de los 18, aunque tengan 6 años menstruando (siendo capaces de tener hijos). Algo parecido pasa con los niños, desde temprana edad, sus hormonas los atormentan. Esa situación forzada se complica cuando las mujeres de 18, llegan a esa edad con un desconocimiento de la sexualidad promovido por la religión y ese curioso sentido de culpa hacia el sexo por parte de padres y tutores. Y no es que las muchachas sean tontas, a los 8 años son capaces de hacer maravillas en el deporte, la música… pero el sexo se mantiene como un tabú muy caro. Quizás los pederastas poderosos: sacerdotes, políticos, comunicadores, “artistas”, jotos… provoquen este problema.

  6. Lulu 14/11/2013 a las 9:10 AM · Responder

    Que interesante artículo…

    Es alarmante esta situación, si esto está ocurriendo en pubertos, ya de adolescentes es más connotado como “free”, de adultos ¿Que nombre podrá adquirir?. Sin ser moralista, estas prácticas no son sanas para los jóvenes, debido a su madurez fisiológica y la confusión mental puede ser gigantesca. ¿Hasta que grado los adolescentes pueden llegar a ser materialistas? ¿Dónde quedan sus valores y principios? ¿Es acaso responsabilidad de los padres no inculcar buenos valores? ¿Es un aliciente tener lo último en tecnología y bajo qué costo?

    Es triste reconocer que la familia a influido mucho en esto, padres divorciados y separados que dedican más tiempo a pelear que a estar con sus hijos, padres que no ponen límites a sus hijos y que tienen flojera a ser padres, ya que la responsabilidad no es nada más económica, sino es la responsabilidad de criar a un ser, de educarlo, de ponerle límites, de escuchar sus inquietudes, de fomentar sus valores y principios, de aconsejarle, de dejarlo crecer y que experimente (estando siempre al tanto), de fomentar su independencia.

    Así que como padres, nos queda estar atentos a todo lo que ocurre, desafortunadamente en pleno siglo XXI, México sigue siendo una sociedad machista, en la cual la mujer es desvirtuada al grado de servir como para satisfacer las necesidades del hombre, y no me refiero al ámbito sexual, sino al laboral, como ama de casa, como madre, como hija y como MUJER.

  7. ana 14/11/2013 a las 9:48 AM · Responder

    Es triste y preocupante la sexualización que viven los ninios hoy en día.

  8. Omar 14/11/2013 a las 10:22 AM · Responder

    Y los estragos físicos: trabajo en una escuela de adolescentes y jóvenes adultos; en la unidad médica no saben qué hacer con tanta poliinfección (no recuerdo el nombre que nos dieron en una plática): VPH y gonorrea en la misma chavita, en el mismo chavo… de 17 años… Y varios casos así de los que alguno se complicó con un embarazo. Nos dijeron que la muchachita, peleaba con los médicos porque quería un parto en agua, con incienso y todas las cosas posmodernas (como dice Ud., señora Cacho) y los médicos se negaron siempre a arriesgar el paso de la bebé por el cuello del útero, dadas las condiciones deplorables de infección en las que se encontraba.

  9. Francisca Mockabee Murillo 14/11/2013 a las 11:40 AM · Responder

    ¡Excelente artículo! Sin duda representa todo un reto la realidad de los adolescentes para quienes trabajamos dentro del espacio educativo. Son situaciones que en lo común no se comentan, se ignoran, se evaden, pensamos que con estas actitudes éstas dejan de existir.

  10. Pepe 14/11/2013 a las 12:06 PM · Responder

    Me recordaste la pelicula mexicana “Despúes de Lucia”, donde se aprecia toda esa cuestión del sexo irresponsable entre los jovenes de hoy y las consecuencias de la dinamica de violencia cruda entre el bullying y el despestar sexual que los rodea.Preocupante.

    • Israel Alanis 15/11/2013 a las 6:43 PM · Responder

      Esa muchacha tuvo el único error de no denunciar a sus agresores. Nadie en su salón tenía moral. Nadie la defendía de las humillaciones ni de la violación que sufrió. Eso pasa a menudo. Yo me enojé con los protagonistas, pero luego reflexioné en que son actores. Si algo así estuviese sucediendo a mi alrededor,sería mi obligación detenerlo.

  11. Rain 14/11/2013 a las 12:19 PM · Responder

    Me parecen temas muy importantes, pero siento que no abarca el tema en general de esta rebelión a la moralina impuesta por los padres que de generación en generación, han visto “MAL” el hecho de acostarse sin estar enamorado, (aunque ellos/as mismos lo hayan hecho) y a
    la CULPA que tratan de implantar; hay veces que chicos/as que “enamoran” a otro/a solo para tener sexo por explorar su cuerpo y sus sensaciones y eso está muy mal, es preferible en mi opinión ser sinceros y decir “solo quiero tener sexo y explorar” y las niñas y niños que lo hacen necesitan información sobre su propia seguridad personal y sobre sus sentimientos y ética personal ¿me hace sentir bien acostarme con alguien sin sentir cariño? o ¿me hace sentir bien acostarme con alguien sin conocerlo/a?.

    Necesitan conocer su ética.

    En ese otro tema de intercambiar sexo por cosas o dinero es prostitución y ese es un camino que eligen tomar (claro si no están siendo obligadas) la cuestión es: que chicos y chicas vean bien esto es una desinformación terrible, sumándole que sitios que no son aptos para menores de 18 años etc. son frecuentemente visitados por ellas/os no se pueden ignorar estas reglas de edad y los padres deberían saberlo al comprarle el aparato al hijo que abre todo tipo de información.

    Los vínculos o el cariño pienso que si son una parte fundamental del erotismo y de la seguridad en el acto, hay muchas confusiones al respecto de todo esto, ya que no a todas/os les funciona lo mismo, independientemente de las tecnologías, etc, el cariño no siempre es un factor, o puede ser algo creado por la mente para darle una connotación más “humana” al acto y no tan animal, pero cualquiera de las dos es viable.

    Las mujeres corren mayor riesgo debido al factor del embarazo, esto quiere decir que
    NIÑOS Y NIÑAS necesitan más información al respecto de sus sentimientos y de cómo tratar a otro ser humano ya sea mujer u hombre , porque hay muchos factores en especial la falta de conocimiento de ética que no se está fomentando, por el cual la gente actúa de forma despersonalizada.

  12. Ubi 14/11/2013 a las 2:35 PM · Responder

    Es en realidad preocupante, las formas en las que los adolescentes enfrentan esta temática… Me preocupa porque se que del degenere que ellos adopten a lo largo de estos años de juventud, crearán conflictos sociales que desencadenan en trata de blancas, pornografía infantil, abuso sexual, y violaciones… Este fenómeno lo he vislumbrado sobre todo en adolescentes que viven en las ciudades, no es raro ver los perfiles sociales de estos muchachos donde publican fotos sobre todo de niñas besándose o tocándose o haciendo declaraciones de amor entre chicos del mismo sexo y al mismo tiempo publican el nombre de su novio o novia … Bueno que recuerde en mi época de adolescente eso a la mayoría de chicas no nos interesaba hacer… Han cambiado las reglas supongo.. antes hacer una declaración pública que tu mejor amiga es tu novia costaría que se burlaran de ti el resto del año escolar… Aparentemente a los niños les atrae mucho la bisexualidad… Es momento que los padres y madres pongamos más atención en lo que hacen nuestros hijos, su inocencia es muy frágil cualquier persona la puede echar a perder.

  13. Tania 14/11/2013 a las 5:14 PM · Responder

    Tengo 28 años y cada día me sorprendo de todo esto, pero me pregunto de dónde sacan tantas cosas los jóvenes.
    Podrán seguir culpando a la música, los medios de comunicación, los amigos, pero eso no es lidiar con las causas si no con los efectos.
    Hasta que no seamos responsables por la educación de los niños (sean nuestros o no) seguirán pasando estas y más cosas.
    Todo viene del mismo mal: la falta de respeto y la búsqueda de superioridad a través de la humillación, la presión social por querer pertenecer a un círculo a cualquier precio, con tal de no sufrir la humillación por la “superioridad” de los demás. EGO finalmente.
    Falta de conciencia, pero conciencia de qué? de que los niños han dejado de ser niños? Dios no permita que esto siga aumentando.

  14. Rubi 14/11/2013 a las 5:19 PM · Responder

    Es un muy buen articulo, escrito magistralmente y el cual nos deja ver las carencias con las que estamos educando a nuestros jóvenes en busca de la libertad, sin ver limites y entrando claramente al libertinaje, es preocupante lo digo como madre saber a que están expuestos tus hijos y yo no se si de verdad no lo vemos o no queremos quitarnos esta venda de los ojos, que estamos haciendo mal?, estamos educando a nuestros hijos a no respetarse así mismos? se nos esta olvidando enseñarles que un cuerpo es mas que genitales y placer? que justamente el amor es lo que nos diferencia de los animalitos que hacen las cosas por simplemente aparearse, siguiendo sin pensar a la hembra que esta en celo. En que estamos cayendo, no quiero sonar moralista, pero hacer el amor es un acto que debe ser pensado y sentido y no es algo que se cambia por un celular. Los jóvenes piensan que seguir esas tendencias es cool o lo hacen por presión o por ser aceptados, pero acaso no se sienten utilizados? esto claro mas las chicas que como dice el niño son las que se quedan con el “problema” pero ahora el mejor de los males es un embarazo no deseado, a cuantas enfermedades se exponen…

  15. Nadia 14/11/2013 a las 8:14 PM · Responder

    Lydia,

    El día de hoy leí en el portal de internet Alfa, que en Toluca, Estado de México, de enero a agosto habían desaparecido 51 mujeres y sólo en septiembre y octubre desaparecieron por lo menos 86. Yo no soy experta en la materia, pero me parece que es un número espeluznante, ¿sabes algo tú al respecto? Podrías escribir sobre el asunto, tal vez así las autoridades por lo menos reconozcan el problema y con suerte trabajen en resolverlo.

  16. Alejandra 14/11/2013 a las 11:41 PM · Responder

    No me parece una “evolución de la sexualidad adolescente” sino una involución de la sexualidad, de la autoestima y del sentido de la vida de estos adolescentes.

  17. Rafael Zarco 15/11/2013 a las 9:23 AM · Responder

    Lydia: Excelente artículo, tan crudo y real que me impacta y me convence que no me he equivocado al reforzar los valores en mi hijo, se que nosotros, sus padres no podremos estar siempre a su lado para cuidarlo, sin embargo, si podemos hacerlo sembrando en el sentimientos y actitudes nobles. Gracias por la reflexión provocada y la advertencia de algo cada vez más común.

  18. Rafael Zarco 15/11/2013 a las 9:23 AM · Responder

    Lydia: Excelente artículo, tan crudo y real que me impacta y me convence que no me he equivocado al reforzar los valores en mi hijo, se que nosotros, sus padres no podremos estar siempre a su lado para cuidarlo, sin embargo, si podemos hacerlo sembrando en el sentimientos y actitudes nobles. Gracias por la reflexión provocada y la advertencia de algo cada vez más común.

  19. Luciano 15/11/2013 a las 9:34 AM · Responder

    Lydia, que tu próxima nota sea sobre la sexualidad en la política y como gente como tu, utilizando los recursos más bajos, intentó posicionarse en el PRD sin ningún éxito a pesar de entregarte “en cuerpo y alma”. Luego, como todos sabemos y gracias a tu habilidad para hacerte la víctima, llegaste a ser “luchadora social” de best seller, utilizando a las pobres niñas quintanarroenses..El coro de paleros que tu misma auspicias seguramente me contestará con nuevos insultos, pero eso no cambia la historia..aquí en Cancún te conocemos bien!!!!

    • Pilar 16/11/2013 a las 4:30 PM · Responder

      Ay por favor como si posicionarse en el PRD,o en cualquier otro partido, fuera tan díficil…. por favor usa su cerebro para cosas más inteligentes.

    • Para Luciano 16/11/2013 a las 5:09 PM · Responder

      ¿De veras? ¿A poco? Lydia Cacho no es santa de mi devoción ni me auspicia nadie, pero por tu mala leche sin fundamentos, se nota que eres un lame botas de Kamel Nacif.

  20. Reflexivo 15/11/2013 a las 10:28 AM · Responder

    Escelente articulo, que aborda la crisis de valores de nuestra sociedad, la felicito por su noble labor y su valentia en defender los derechos humanos de las mujeres y los niños y dencunciar el abuso del poder
    Si tuvieramos mas gente como usted en nuestro pais, nuestro Mexico sería diferente, la admiro mucho
    saludos

  21. Yered Alemán H 15/11/2013 a las 2:20 PM · Responder

    Creo que este tema de la separación (para mi artificial, dado que no se puede desligar el uno del otro, si los diferentes cuerpos de un ser humano están comunicados entre sí) del sexo y el amor, es consecuencia de la taxonomización occidental. Desde hace mucho que el occidente ha -cortado- vínculos en apariencia invisibles (y tomarlos objetivamente como un ente separado de lo demás, para conocer el todo; si bien una herramienta útil es el método científico, su uso pudo llevar a tomarlo como verdad única y no como herramienta). Por eso la crisis de los fármacos que apuntan a una molécula objetivo (o varias similares), pero dejan de lado las interacciones de esta molécula con otras más (documentadas o aún no documentadas). Esa taxonomización que corta a diestra y siniestra.

  22. Nuri laborde 16/11/2013 a las 12:41 AM · Responder

    Es interesante tu artïculo, pero un poco sesgado. Trabajo en una preparatoria, y aunque los jóvenes son mucho más liberales que en mi generación -me refiero a sus ideas, tolerancia, etc-, también es cierto que muchos no tienen sexo, y se mantienen castos. Muchos también son asexuales. Lo comento porque hay de todo.

  23. Juan Álvarez 16/11/2013 a las 3:25 PM · Responder

    El título está mal. ¿No revisan sus contenidos antes de publicar?

    • Carlos Álvarez Acevedo 17/11/2013 a las 1:37 AM · Responder

      El título está bien y está bien escrito.

  24. MARÍA LUISA MENDOZA 17/11/2013 a las 7:43 AM · Responder

    Buen día Lydia , estoy terminando un trabajo con temas relacionados a éste; coincido contigo, sobre todo que existe una ausencia de valores en lo personal, al interior de la familia, instituciones educativas y sociedad.
    Es difícil creer que exista una falta de amor hacia si mismo y se busque que otro nos de lo que no somos capáz de cubrir… que tengas un Hermoso día.

  25. Ivonne 26/11/2013 a las 8:54 PM · Responder

    Lydia:
    Tu articulo viene a confirmar la urgencia de integrar en la formación educativa de los jóvenes la orientación sexual y formación de valores porque es preocupante ver como influyen en su sexualidad los medios masivos de comunicación bombardeando a los jóvenes de imágenes sexuales que implican un status y un vacío de valores. El valor que se les transmite es el poder y el dinero, porque sin esto no hay “felicidad”. De la formación que te hablo no es la moralista o persignada, sino una formación en el respeto y dignidad a si mismos.
    Déjame comentarte que te admiro por todo el trabajo que has realizado como periodista y como ser humano.

Deja un comentario

comm comm comm