Desde cualquier punto de vista es una muy buena noticia que el presidente Peña Nieto y las principales fuerzas políticas se empeñen en realizar una reforma educativa, primero en la Constitución y luego a la Ley General con el propósito de profesionalizar al magisterio, de evaluar al sistema educativo, de contar con mejor inventario, de escuelas, de profesores, incluso del equipamiento que tienen hoy los centros educativos.

Por Ricardo Raphael