En el corazón de la ciudad prohibida de Beijing,
frente al Pabellón de la Felicidad y la Paz,
donde el emperador elegía a sus concubinas,
como un paisaje a la vez celestial y submarino,
se extiende un extraño jardín de enormes rocas.

Por Alberto Ruy-Sánchez