Hace poco más de tres años un par de jóvenes mexicanos se juntaron para hacer una revista digital, el lanzamiento del primer número fue en el Centro Histórico de la Ciudad de México,  Radiador Magazine se presentó en la terraza de un hotel desde donde se pueden mirar el Templo Mayor, la catedral, la torre latinoamericana, entre otras construcciones que juntan el tiempo y sus delirios en un  mismo espacio. El lanzamiento del primer número estuvo acompañado de lecturas de poesía, proyección de video, música en vivo, máscaras, rostros pintados y pirotecnia. Desde ese momento se le podía augurar larga vida a este proyecto, y así es, con 27 números publicados, una beca para revistas independientes y más de cien autores en sus filas Radiador crece y crece y abarca una pantalla y crece y abarca una ciudad y crece y abarca un país y crece…

Considero importante crear revistas independientes que sirven como plataformas de despegue para nuevos autores, para otras propuestas literarias, visuales, de concepción del mundo, sin embargo en la mayoría de los casos estas publicaciones desaparecen apenas iniciadas y casi siempre se pierden entre tantos proyectos editoriales que nacen y mueren a diario. Hacer una publicación periódica autogestiva es asumir una entrega total a dicho proyecto. Se dedica mucho tiempo para la recepción de trabajos a publicar, se dedica tiempo al dictamen, al diseño, a la difusión. Entrega sin límites, es por esto que Radiador Magazine ha crecido y poco a poco marca algunas pautas para las revistas digitales de inicio de este siglo.

Hace unos días hablé con Daniel Malpica vía email desde Argentina hasta Finlandia, Malpica es uno de los dos fundadores de este genial proyecto, el otro fundador es Emmanuel Vizcaya, poeta y editor. Daniel me cuenta sus experiencias como editor y diseñador de la revista. El diseño de Radiador es fundamental. A partir de un hilo conductor visual que sirve de base para la revista se generan otros diseños que se adaptan en cada número, tal es el caso del tema de Morfopoesía o el número de Unknown, Reescrituras, en todas ellas “se privilegian formatos de escritura no convencionales como poesía visual, performance y spoken word, experimentos digitales y video poemas. En la edición del Unknown publicamos fragmentos del libro “Atlas”, un proyecto de correspondencia entre dos artistas catalanes, el poeta Joan Navarro y el pintor Pere Salinas. El proyecto consiste en un poema que es recibido por el pintor, y a su vez él responde enviando una pintura que será contestada con un poema y así sucesivamente. El resultado es brutal. ” Dice Daniel.

Radiador Magazine no solo busca difundir autores recientes, también ha dedicado números a la tradición literaria, aforismos, haikus. En su cuarto número publicaron material sobre Repentismo Cubano: un artículo de Leandro Camargo y una entrevista al músico Daibel Rodríguez Portales, ambos cubanos.

“Ha habido literatura de crítica social, poesía y ovnis, zombies y poesía, literatura y soportes digitales, twitteratura. A todo esto Emmanuel ha sido un excelente curador poético, porque no es sencillo realizar temáticas mensuales con visiones de la literatura fundamentalmente opuestas. Y en gran medida se requiere ser abierto, crítico, pero a la vez lector implacable y auto-crítico.

Por supuesto que el proyecto es generoso, hacemos esta revista altruistamente, pretendiendo dejar un registro importante sobre la escena literaria y artística de este tiempo, en múltiples direcciones, no sólo privilegiando a un sector. Se ha publicado obra que apuesta por la métrica, dado difusión a Bandas de música, editamos un número sobre el porno, un texto científico donde se entrevista a Tom Barclay de la NASA. Y la lista sigue al hablar de generaciones, disciplinas y latitudes.” Cuenta Daniel Malpica en un email que apasiona.

Hacer una revista es también un acto de resistencia creativa ante un mundo que se presenta hostil con las propuestas frescas y con la capacidad creativa de los jóvenes. Así, Radiador Magazine se proyecta todavía con 12 números más y lo que venga.  Cuando le pido a Daniel unas  palabras para cerrar este espacio me dice “a tres años, podemos decir que la Radiador tiene algo de pirata, copyleft, cartonero. Y es ahí donde se advierte nuestro discurso. Por lo pronto tenemos temáticas para al menos 12 ediciones más. Esta nueva etapa pretende una apuesta visual aún más limpia y arriesgada, seguiremos recuperando material de autores perdidos y artistas jóvenes. Y bueno, la incertidumbre es la sorpresa que mantenemos para nuestros lectores”