Nuevamente Michoacán se vuelve el sitio en donde un presidente se juega su credibilidad. Peña Nieto le entregó el mando a Alfredo Castillo y es la misma “cantaleta” de siempre, sin embargo ahora hay un rostro al frente de lo que allí ocurra.

Por Ricardo Raphael.