Para los amantes que conocen la intensidad que dura y dura, toda duda es goce del detenimiento y toda confusión es un acierto.

Por Alberto Ruy-Sánchez.