De pronto, todo cambia. Y cambia de nuevo. El azar y el cuerpo transforman el sabor que podemos tener del universo. Y todo afuera es imagen de otra cosa muy adentro del cuerpo.

Por Alberto Ruy-Sánchez