Después de haber tenido sus voces resonando dentro, los amantes se vuelven imborrables, ajenos al olvido. O parecen serlo. Y hasta cuando no están ahí, el eco de sus voces, como huellas de humedad, marcan sus más profundos tejidos.

Por Alberto Ruy-Sánchez.