Los amantes se dejan mensajes escondidos en todo lo que han compartido: las sábanas, el tiempo, el horizonte, el silencio, la respiración, el grito.

Por Alberto Ruy-Sánchez.