El imperio de la necesidad

- febrero 20 de 2014 - 0:00
Cacho en Sinembargo, COLUMNAS - 28 comentarios

 

Las actuales generaciones de europeos siguen viviendo del subproducto de las riquezas que les dejó la esclavitud durante un centenar de años. Basta regresar a los libros de historia para comprender cómo la economía puede construir un discurso positivo sobre la explotación sistemática de sus súbditos.

Debo el título de esta columna a Greg Grandin, autor del magnífico libro The empire of necesssity (sin traducción al español todavía). Esta extraordinaria obra regresa a la era de la esclavitud retomando un capítulo que hiciera famoso el novelista Herman Melville, para explicarnos cómo se construyó la historia de poder y dinero alrededor de la compraventa de seres humanos. Lo que los historiadores hispanoamericanos llamaron en sus libros la Revolución del Mercado no es otra cosa, dice el autor con evidencia en mano, que la normalización de una economía que sacrifica a un grupo humano para enriquecer a otro, sin mirar atrás dos veces.

Grandin cuenta la anécdota de uno de los más famosos piratas jacobinos, el francés El manco Mordeille, quien iba por los mares asegurando ser un hombre progresista,una especie de Robin Hood de los mares que odiaba a los más ricos y apoyaba a la Revolución Francesa. Pues el tal Mordeille, admirado por los navegantes españoles, capturó en 1804 el barco Neptune justo cerca de Montevideo (hoy Uruguay). El navío secuestrado venía de Liverpool cargado de esclavos negros. Cuando el muy revolucionario Mordeille abrió las puertas de la crujía se encontró con cerca de 400 africanos, hombres y niños de entre 12 y 25 años. De inmediato olvidó sus principios libertadores de los oprimidos y decidió vender a los esclavos por 80 mil pesos de aquél entonces. ¿Le suena conocido?

Grandin describe con lujo de detalle el sufrimiento de los esclavos, muy similar al que leemos en reportajes en los periódicos sobre transmigrantes y víctimas de trata de personas explotadas en fábricas. El barco Joaquín salió de África hacia América con 301 esclavos y sólo 30 llegaron vivos. Indignados, los jefes de la flota Real enviaron a  un grupo de médicos para estudiar por qué morían los esclavos. El resumen médico muestra que las mujeres y hombres negros morían de nostalgia, melancolía y sufrimiento (sumado a ello  estaba la falta de higiene, que viajaban en galeras pestilentes y infestadas de ratas, orines y heces).

Los políticos responsables de la economía de la esclavitud no sintieron pena alguna por el sufrimiento resultante del secuestro, de la tortura y el sentido de pérdida de la dignidad; lo que hicieron fue crear nuevas reglas para mejorar la economía esclava con menos sufrimiento, siempre centrados en tener menores pérdidas económicas (digamos que jugaron a darles derechos parciales a los esclavos). Los detalles narrativos de la convivencia entre esclavos y esclavistas nos recuerdan cómo difícilmente hemos superado la economía de la servidumbre; la sumisión como condición para la supervivencia. Antes y ahora, aunque hoy día seamos políticamente correctos, la esclavitud en su versión Neoliberal sigue siendo una salida para poner en portada los avances económicos del país.

Contrario a la realidad de la esclavitud, este libro no tiene desperdicio. La extraordinaria capacidad narrativa de Grandin hace leer una historia real como una novela de suspenso. En este libro encontramos una fuerte crítica sobre los paradigmas económicos, que tanto a principios de Siglo diecinueve como en el veintiuno, aceitan la maquinaria de la pobreza para mantener a una parte de la humanidad necesitada a tal grado, que es capaz de ver la esclavitud como destino manifiesto. De entre los esclavos rebeldes habrá siempre quienes reproduzcan el modelo explotador. La cultura no cambia por decreto de supervivencia, eso queda claro.

Grandin nos recuerda esas contradicciones que no debemos olvidar; aquellas donde el nuevo mundo transitó a la edad de las libertades y para llegar al enriquecimiento de algunas naciones creó la era de la esclavitud para otras. Si esto le parece un lugar común es porque ciertamente lo es. Ahora, como antes, los emperadores de la economía esclava aparecen como héroes del progreso y la riqueza en portadas de las revistas más prestigiadas, todos ellos han abrevando del imperio de la necesidad. En su comparsa están quienes pretenden vendernos la idea de que la esclavitud debe ser regulada, porque la pobreza y la desigualdad son verdaderamente inevitables. El reto está en entender la historia y comprender que seguimos creyendo eso porque el paradigma económico difícilmente ha cambiado y habrá que deconstruirlo.


Leer más sobre este autor

Es periodista y activista.


Publicaciones anteriores de


28 comentarios en "El imperio de la necesidad"

  1. José Alberto 20/02/2014 a las 7:36 AM · Responder

    Perdón Lydia, pero Europa quedó quebrada y en la devastación después de la segunda guerra muncial, eso de que siguen viviendo del subproducto es muy debatible.

    Saludos

    • Lydia Cacho 20/02/2014 a las 11:13 AM · Responder

      Estimado José Alberto
      Eso mismo he pensado desde que comencé a estudiar la esclavitud (hace unos ocho años) pero luego de leer a Granvile, un gran académico, investigador y divulgador de la historia, entendí cuántas familias europeas hicieron sus fortunas que sobreviven a las crisis, gracias a la esclavitud. Si tienes tiempo te recomiendo el libro. Gracias por tu opinión
      Lydia

    • Luis Alba 20/02/2014 a las 1:54 PM · Responder

      Estoy de acuerdo con usted….

  2. Boogie el aceitoso 20/02/2014 a las 9:17 AM · Responder

    Y no cambiara Lydia, el quererse imponer y controlar es parte de la condición humana y como bien lo dices la historia es una prueba de ello. Es utópico pensar que cambiara, la dinámica del paradigma dominante es salir de cacería para buscar para los tuyos y nada mas. Lo mismo hacen los gobiernos a escala global, salir a garantizar la riqueza para sus pueblos. Es el darwinismo económico puro.
    Mucho se habla de poner los fuertes como villanos, lo que la gente no se detiene a pensar es que la humanidad en su conjunto es la que se tiene que autoevaluar, pues no se trata de nacionalidades, ni de bloques, se trata de entender como el hombre no ha cambiado ni cambiara por ser victima de sus propias creaciones.
    Por otro lado el tener poder pesa mas que cualquier cosa en la política actual y en la de antes, el presidente Peña responde a una manera de pensar y hacer las cosas. Lo que sucede es que mucha gente ignora que es lo que realmente representa cada jugador en política. Digan lo que digan, de lo bueno que nos dejara esto es que nos seguiremos colando entre los ricos del continente, siendo pobres naturalmente, pero cuando ves como viven en el cono sur dejando a un lado a países como Chile, se dará cuenta la gente como por lo menos siendo pobres estamos en mejores condiciones que la mayoría de los países de Latinoamérica, tenemos practicas comerciales y mercados mas desarrollados y condiciones de modernidad mas parecidas a las de Norteamérica. Somos muy diferentes y que bueno que así sea.

    • Lydia Cacho 20/02/2014 a las 11:25 AM · Responder

      Ciertamente esa es una forma de pensar válida y realista. Luego estoy segura -a mis cincuenta años-de que hay paradigmas que pueden cambiar, pero esto no sucederá en la medida en que creamos que son inamovibles y que el darwinismo económico es una especie de decreto social (muy al estilo de los deterministas), incluso en las condiciones más duras se ha demostrado que la biología y la genética no nos determinan al cien por ciento, las neurociencias han evideneciado que los patrones de comportamiento pueden cambiar al organismo y este a su vez se transforma para que las generaciones futuras tengan mejoras genéticas. La sociedad como organismo vivo puede cambiar sus paradigmas y eventualmente construir nuevo discursos sociales y prácticas sociales y económicas.Con todo respeto te digo que irse a comparar con Bolivia no es bueno. Ya no podemos hablar de economía nacional sin entender la globalización, la esclavitud en China, India, Bolivia y Kyrgystán se vincula con nosotros. Si tienes Ipad, Ipod, Iphone, Blackberry, Samsung y compras ropa hecha en esos países, es tu problema también, como es mío. Consumimos productos de mano esclava, ese es el foco de mi trabajo.
      Lydia

      • Israel Alanís Valera 21/02/2014 a las 10:49 AM · Responder

        No creo que el Darwinismo económico sea algo verdaderamente universal y tangible. No se pueden aplicar criterios biológicos al ámbito económico. Los capitalistas pretenden engañarnos y hacernos creer que su sistema es algo así como un proceso natural, como si no fuese un producto de las condiciones históricas y los procesos de acumulación, expoliación, explotación y asesinato. La economía occidental tiene una visión todavía muy limitada. En un conocido museo de economía se equipara llanamente esto con el dinero.

        • Boggie el aceitoso 21/02/2014 a las 2:44 PM · Responder

          Entonces explica porque durante toda la historia el hombre siempre busca imponerse y por que esto no cambia. Observa la selva y comparala con: Roma, Grecia, el imperio britanico, el imperio americano, etc.
          Si tu no te salvas y salvas a los tuyos el mundo no esperara para devorarlos.

    • Israel Alanís Valera 21/02/2014 a las 10:44 AM · Responder

      Cito: “Lo mismo hacen los gobiernos a escala global, salir a garantizar la riqueza para sus pueblos.” No creo que los gobiernos en verdad estén interesados por sus ciudadanos, sino por el capital, que hoy importa más que la gente. Los nacionalismos sólo sirven para tratar de justificar los intereses irracionales de gente que se vale de esto para enfrentar a los otros y sacar provecho económico. Bush no movió un dedo en Irak, mandó muchísimo gringo estúpido que se tragó el cuento ese de que “hay que servir a la Patria y liberar al mundo de los dictadores y terroristas”.

    • vlado 22/02/2014 a las 10:22 AM · Responder

      la lucha de clases es tan vieja como la humanidad misma; siempre habrá vivales más listos que otros para aprovecharse de los demás, en principio eran los “chamanes” de las tribús quienes entendieron los cambios climatológicos para después usarlos a su favor, como si fueran ellos los únicos interlocutores entre su tribu y los dioses; La religión y la ignorancia siempre han utilizados para continuar con la explotación, la misma religión católica dice que “los primeros en entrar al reino de Dios son los más pobres” y sin embargo, sus líderes nadan en dinero…

      en todo caso, las personas siempre encontrarán la manera de joderse al projimo, porque lo pueden hacer, es el principio del libre albeldrío.. saludos!

  3. el voto perdido 20/02/2014 a las 10:59 AM · Responder

    Puede que no este muy de acuerdo en algunas cosas que dice, pero lo que ha dicho en este artículo es una verdad a puños, por eso mantenían el criollismo en la cultura latinoamericana, hast hace relativamente poco tiempo que fue reemplazada por que sencillamente ya no era efectiva en un grupo poblacional totalmente opuesto a la segregación racial, en México por desgracia esa doctrina sigue fuerte solo que la cubren con ese termino maquillado de “discriminación”, y ya ven como está México, porque para un ejemplo de decadencia europea es España, la cual se a convertido desde base militar hasta “burdel y plaza de haga lo que usted quiera” para sus amigos anglosajones y europeos, tundidos en corrupción y vendidos por partes y sobre todo la venganza de los serfardis que se están cobrando lo que les hicieron en siglo XV y XVI son como un México pero con acento en las S y Z.

  4. El Charro Negro 20/02/2014 a las 12:05 PM · Responder

    Con la historia de Kunta Kinte, padre de uno de los investigadores negros de EE UU. Queda claro el gran negocio que fue la esclavitud.

    Pero hoy 13 millones de mexicanos sin derechos en EE UU, Es un gran ejemplo de desarropar el derecho de los seres humanos criminalizando su vida!

    Esto es neo liberalismo… Totalmente contrario al liberalismo del siglo 19.

    Las palabras se han cambiado liberal hoy es ser conservador¿? y no es verdad liberal es ser un progresista¿?¿? ¡pero según Russell el progreso como término de modernidad desapareció con la segunda guerra mundial!

    Ya que el contenido de mejor a calidad de vida no iba de la mano con el progreso científico y tecnológico, sino por el contrario iba en contra…

    Habría que replatearnos que es lo que hace la humanidad de si misma, pues entre mayor conocimiento científico, más abusos e injusticias hay.

  5. El Charro Negro 20/02/2014 a las 12:08 PM · Responder

    La colonia futurista detrás de la frontera sur de EE UU es una fantasía de Tea Party, Eso no puede suceder por la porosidad de la misma y la inmensa cantidad que mexicanos tienen a algún familiar en México…

  6. Antonio Hdez 20/02/2014 a las 12:59 PM · Responder

    Lo único que no comprendo , o no explica , o deja una laguna muy amplia es , cómo se corresponden sus ejemplos entre los negros de Uruguay y la trata de personas del siglo XXI ?

  7. Armando 20/02/2014 a las 3:02 PM · Responder

    Lydia pero no sólo los europeos, los americanos, latinoamericanos y todos aquellos que han hecho sus grandes fortunas a través de prácticas inmorales y sin ética como la explotación, dominación, esclavitud y monopolio gozan de los beneficios de sus actos. Rockefeller, Gates, Slim, la familia real británica y muchos otros se han hecho ricos de esa manera.

    La venta de esclavos era la principal fuente de ingresos de las metrópolis europeas en los siglos XVI, XVII y XVII, hasta las iglesias no sólo la católica tenían dividendos. La declaración de los derechos del hombre de los americanos solo aplicaba a los blancos, no a los nativos o los negros; la revolucionaria Francia mantuvo la esclavitud viva bien entrado en siglo XIX, la capitalista Inglaterra no dudó de vender alimentos a sus vecinos sin impotar la muerte de un millón de sus súbditos irlandeses durante dos hambrunas. La abolición de la esclavitud sólo cambio de nombre a los esclavos que ahora se llamaban peones, sirvientes, empleados, obreros, etc.

    Si compro mis canzoncitos en un tianguis o en el palacio de hierto sé que participo activamente en la explotación de personas ya sea en México, Bangladesh o China.

    Si la actual crisis económica ha hecho a millones de europeos y americanos pobres, también ha hecho a los ricos más ricos.

    No sé cuál sería la solución.

    • Alejandro Benitez 20/02/2014 a las 7:02 PM · Responder

      Señor Armando ético. Y cómo recompondría la esclavoglobalización de la que usted se beneficia. Y bueno, supongo que la ensayista Cacho envía sus colaboraciones a través de un ordenador , que a su vez fue fabricado con componentes de mano de obra barata , y transportado en algún contenador manipulado por migrantes indocumentados.Todo está mal ?

    • Armando 21/02/2014 a las 11:31 AM · Responder

      Sr Benítez, así como yo, usted y todos cada vez que adquirimos algo participamos activa aunque involuntariamente en la continuación de la esclavoglobalización como Ud la llama, carezco de autoridad moral para dictar que deberíamos o no deberíamos hacer, mi punto es que cualquier acción que uno haga afectará positiva o negativamente a otros.

      Continuando con el ejemplo de mis canzoncitos, prefiero comprarlos baratos, de preferencia de fabricación nacional y sólo cuando me hagan falta, en una tienda que pague el iva, al menos sé que parte de los impuestos será usado en algo y que varias personas en el proceso de compra y venta continuarán con empleo.

  8. adolfo mavillard garcía 20/02/2014 a las 5:17 PM · Responder

    Gran artículo Lydia, mi admiración y respeto reiterado por tu profesionalismo y activismo. Desde hace varios años que veo que la esclavitud se ha instalado con mayor fuerza en nuestra era, desde que escuché a Humberto Eco decir que vivimos en una nueva era feudal, me ha quedado claro que los regímenes que se declaran democráticos (v. gr. EEUU) son quienes hipócritamente se sostienen gracias a la esclavitud, claro está que ahora no son tierras las que se detentan sino la propiedad de la “mano de obra barata” que no es más que sinónimo de la nueva era de la esclavitud. Un abrazo.

  9. Luis Enrique 20/02/2014 a las 6:29 PM · Responder

    Lydia, tendrás idea para cuando será publicado este libro en Español?

    Si sabes me avisas.

    Saludos,

    Luis Enrique

  10. hector martinez 20/02/2014 a las 7:47 PM · Responder

    Estimada señora Cacho, es una sorpresa que alguien lea, pero consulte a sus asesores porque Engels, Marx et al han escrito abundantemente acerca de la esclavitud y la economía, no se sorprenda con lo epidérmico aunque sus amigos sean priistas.

  11. irene guerrero escobedo 20/02/2014 a las 10:55 PM · Responder

    Es sorprendente esta publicación, me siento afortunada de ser una de tus seguidores y así poder acceder a este tema que ahora nos compartes, pienso que es totalmente cierta la tendencia a esclavizar al hombre en el mundo, tenemos ejemplos claros, el hecho que participemos en la aconomía global permite que esta condición cobre toda su vigencia, yo lo veo así, los empresarios que invierten en maquiladoras en nuestro país, le sacan a la vuelta a los salarios mínimos de 10 dólares la hora, por un salario esclavizante de un salario mínimo, a como corra acá en Mexico, quiere decir que seguimos vendiendo esclavos. Esa es mi humilde opinión. Gracias Lidia por compartir este libro.

  12. Hugo Nuñez 21/02/2014 a las 10:44 AM · Responder

    La cosa es muy sencilla, por cada rico tiene que haber 1000 pobres, por eso la America Latina aunque rica en recursos naturales la mayoria de sus habitantes siempre seran pobres. Las reformas aprobadas en “copetilandia” estan hechas para acabar con la clase media y crear mas “esclavos” como lo dicta el imperio.

  13. Maria Eugenia salinas Urquieta 21/02/2014 a las 11:31 AM · Responder

    Querida Lydia te felicito por lograr cada vez mayor profundidad en tu análisis de la moderna esclavitud de los seres humanos y de las mujeres en particular. Un fuerte abrazo sororal

  14. Jesús E. Silva 21/02/2014 a las 2:52 PM · Responder

    Mi estimada Lydia:
    Estoy de acuerdo con tus comentarios sobre la esclavitud y por supuesto con el escritor Greg Grandin, que aunque no he leído su libro.
    La esclavitud era algo natural en el pasado, ahora sigue siendo igual de natural, sólo que ahora lo disfrazamos, con salarios y prestaciones disque honorables. El aumento al salario mínimo de dos pesotes, que acaba de aprobarse, es una demostración de la esclavitud y si vemos las pensiones de miseria que cobra la mayoría de los pensionados, claro, todos menos los exempleados del IMSS, del ISSTE, de PEMEX, de la CFE, que tal vez sean los únicos que reciban lo justo; pero los demás, sólo miseria.
    En México las pensiones de los trabajadores han servido para todo tipo de negocios, hasta para comprar un equipo de futbol; bueno esos es por mencionar a los llamados trabajadore formales, pero si vemos a los informales, esos están peor, aunque parece ser que ganan más que los formales, “los impuestos” que pagan a los líderes y políticos que los controlan a través de permisos y dádivas, envejecen y se quedan sin nada ¿Cuándo se formalizarán esos trabajadores, si sus aportaciones llegan directamente a los políticos en el poder?
    ¡Nunca mi querida Lydia! Siempre seremos esclavos a menos que hagamos algo drástico.
    Un abrazo.

  15. Mexica 22/02/2014 a las 3:06 AM · Responder

    Hooola, un ejemplo donde aplica la esclavitud esta en “tiendas de autoservicio neto” propiedad de salinas priego, los empleados trabajan jornadas largas, regularmente si trabajan tiempo extra no se les toma en cuenta, el sueldo de estos trabajadores es muy bajo, y hay una serie de detalles que deja ver el abuso de el poderoso salinas priego al cual su único interés es el aumento de su fortuna, fortuna basada en la esclavitud de hoy. el sometimiento de mano de obra muy barata con una fila larga, en espera de que algún esclavo no aguante, para que otro tome su lugar. Tiendas neto ejemplo de esclavitud, hoy, en México.

  16. Ser 22/02/2014 a las 4:12 PM · Responder

    Para cualquier estudioso de la esclavitud, tendrá una gran deficiencia si no tiene en cuenta que no fueron los europeos quienes fueron los grandes responsables de la esclavitud. Cuando se estudia a profundidad el tema, la raíz viene del Islam en Africa. Los árabes son sin duda una sociedad completamente racista, Lydia, puedes comprobarlo, a pesar de Egipto y los países musulmanes del norte de Africa, casi no tienen negros y eso que están en el continente africano. Puedes ver los cientos de videos en youtube de la primavera árabes y no encontrarás negros y están en Africa. No se han profudizado en este estudfio si no se ha leído el libro The Legacy of Arab Islam in Africa por John Alembillah Azumah.
    El autor tiene razón en decir que como el occidente se ha olvidado de que el Islam, aún en día permite la esclavitud de los infieles y lo aplica en países africanos como Mauritania, Sudán, en la Malí antes de la reciente intervención francesa, Reciente en facebook un anuncio en Arabia Saudira vendía un esclavo africano. De los miles que llegan cada año a servidunbre en el reino saudí. Las grandes ciudades modernas como Dubai, fueron construídas por esclavos asiaticos, a quienes se les contrata y cuando llegan a los reinos del Golfo Pérsico, se les destruye el pasaporte para que no puedan huir y se les esclaviza sin ningún pago por su trabajo. Recientemente The Guadian, publico un reportaje de los esclavos que construyen los estadios para la Copa Mundial de Futbol Qatar 2022. Hay que ver el video de los gemidos de los esclavos para impresionarse de la esclavitud actual, ¿Y la Fifa? ¿Y la ONU? ¿Y Derechos Humanos de la ONU? ver:
    http://www.theguardian.com/world/2013/sep/26/qatar-world-cup-slaves-fifa-uk
    Todos los nmusulmanes ricos tienen derecho a esclavas sexuales de las mujeres de los infieles (no musulmanes) Cuando Mursi en Egipto tomó el poder se iniciaron las bodas de esclavas sexuales en Egipto, como las hay en países islámicos con la Sharia como sistema judicial. Ver video de estas bodas de esclavas sexuales: http://www.youtube.com/watch?v=qjoxz9uRHVA
    http://www.youtube.com/watch?v=qjoxz9uRHVA
    http://www.youtube.com/watch?v=KxtfvLG3GBs

    Esclavitud en la musulmana Sudán:
    http://www.youtube.com/watch?v=AfV5PIAqkSQ

    Esclavitud hoy en la musulmana Mauritania
    http://www.youtube.com/watch?v=7Uzv5hURAXQ
    http://www.youtube.com/watch?v=CZmW_9kr9fw

    Esclavitud actual en los países del Golfo Pérsico
    http://www.youtube.com/watch?v=4D_O3tU3Vss
    http://www.youtube.com/watch?v=ZuJQGc5XEwA
    Sin olvidad de la venta de niños y niñas en las musulmanas Agfanistan, las zonas tribales de Pakistan.

    AL parecer la esclavitud en las zonas musulmanes está tan dinámica y activa como en América hace 300 años ¿Y la ONU? ¿Y Derechos Humanos de la ONU? AL parecer estan miopes sólo mirando y condenando a Israel

  17. francisco Aguirre 22/02/2014 a las 9:38 PM · Responder

    Excelente artículo Lydia, excelentes reflexiones. Felicidades por tu capacidad de análisis y comprensión. Abrazo cada uno de tus artículos. Saludos.

  18. Paz Robledo 11/03/2014 a las 4:09 PM · Responder

    Siempre me había preguntado porqué si en algún confín de la tierra un país tiene discrepancias con otro, Estados Unidos, se levanta para amenazar al país con el que no coincida; ahora lo veo más claro, la guerra que es uno de sus mejores negocios, es el campo de cultivo perfecto para la esclavitud humana y Estados unidos fomenta la enfermedad, lleva el remedio y el trapito, porque la necesidad de “los otros” vista desde su perspectiva es un negocio redondo para el imperio.

    Mi admiración y respeto para ti Lydia, por levantarte cada mañana y seguir en la lucha, después de saber todo lo que sabes y recibir tantas amenazas que has recibido!

Deja un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".

comm comm comm